| 2/6/2007 12:00:00 AM

Más música, y legal

Con el objetivo de combatir la piratería, un grupo de empresas discográficas sacaron al mercado la Rockola, una colección grabada en formato MP3 profesional. Ya se han vendido más de 700.000 copias legales y este año van a la conquista del mercado Latinoamericano.

Los tiempos cambian y con ellos la manera de vivir de las personas o ¿quién no recuerda cuando era necesario llamar a toda la cuadra para que llevaran música a la fiesta? El ritual era casi siempre el mismo. El timbre sonaba, la puerta se abría, y entraban los amigos y con ellos una gran cantidad de discos LP en acetato.

Algunas veces, cuando la fiesta estaba en su mejor momento, había un estruendo y la música se interrumpía. “Se dañó la aguja...” Casi siempre había solución, pero a lo mejor hasta ahí llegaba la celebración. El otro problema era al día siguiente, cuando tocaba entregar la música prestada y no se sabía de quién era qué. Ahora, ¿quién no tuvo problemas con los amigos o hasta con la misma familia porque le “rayaron” ese acetato que no se conseguía porque era traído del extranjero?

Afortunadamente la tecnología existe y avanza a pasos arrolladores. En 1994 llegó el CD y con él, una serie de ventajas. Pero fue sólo hasta 1996 cuando este popular disco multicolor reemplazó a los viejos acetatos. Luego llegó al mercado algo con lo que seguramente las casas discográficas no contaban: la creación del formato MP3 y con ella, la colocación de millones de canciones en la red que desencadenó la quiebra de muchas disqueras en el mundo y la fusión de otras tantas.

Este popular formato logró desplazar al CD original por sus costos, pues mientras un disco compacto cuesta $35.000, una copia “armada” con música bajada de internet no supera los $3.000.

Según Alirio Cardozo, vicepresidente comercial de Comercializando Música (Comúsica), empresa que lanzó en abril del año pasado el proyecto la Rockola MP3 y que ya ha vendido hasta diciembre 700.000 unidades, esta alianza se hizo con las disqueras nacionales, con el fin de ponerle freno a la compra de música ilegal. “El objetivo que tenemos con esta modalidad de ofrecimiento es acercarnos a la gente que consume música, esta vez en un formato MP3, grabado con la mejor calidad, a un precio competitivo, pues los CDs piratas que se comercializan en la calle son grabados de manera casera, no pagan derechos de autor, son ilegales y no tienen ningún estándar de calidad”.

Pero, ¿qué es la Rockola MP3?
Es un CD original que paga derechos de autor y que contribuye a combatir la piratería. La colección consta de 24 discos compactos, con 50 canciones originales en cada uno. Sale quincenalmente uno al mercado. Este negocio, de origen plenamente colombiano, es el primer producto en este formato, legal, que se publicó en el mundo. “Lo que hicimos fue aprovechar la crisis discográfica que se vivió hace algunos años y logramos hacer unas negociaciones con los autores, intérpretes y las fábricas para reducir sustancialmente el precio y poder publicar un CD con 50 canciones a un costo inicial de $12.990”, argumenta Cardozo.

La empresa pretende hacer una enciclopedia musical, pues la idea es que la gente pueda tener las tres partes de la historia en la música: el LP, los CDs y ahora los MP3, pues según el directivo, ahora se puede tener mucha más música en menos espacio. “Lo que queremos es que la gente tenga en un poco de espacio físico, lo más variado de la música”.

Crossover, vallenato, música romántica, boleros, baladas, rancheras, salsa, tropical, despecho, entre otros, hacen parte del repertorio musical que se puede conseguir en puntos de venta, almacenes de cadena, tiendas de discos y puestos de revistas, en todo el país.

Los derechos
Un disco tiene dos derechos: los de autor o de composición y el derecho fonográfico o de interpretación.

“Estas obligaciones las controla Acodem (Asociación Colombiana de Editores de Música). Antes de publicar cualquier disco, pedimos permiso o autorización a ellos para usar las obras. Una vez autorizados, mandamos fabricar los discos. Se les informa cuántos se hicieron y mensualmente, se reportan los discos vendidos, que luego son cruzados con los datos de la fábrica, para así pagar los derechos. En la parte de interpretación el negocio se hace con las compañías discográficas con quien también se hace la liquidación mensual de las ventas para pagarles a ellos. Es un negocio transparente. No hay manera de evitar ningún pago, porque todo es absolutamente legal”, reconoce Cardozo.

También tienen los debidos permisos de Sayco, y de todas las compañías discográficas con las que hicieron negocios.

De acuerdo con Alirio Cardozo, “la licencia para comercializar legalmente el formato MP3 se obtiene en Francia y le pertenece exclusivamente a Comúsica, el cual es un producto que seguirá pagando impuestos y sobre todo tendrá la mejor calidad”.

Proyectos
La empresa pretende abrir el mercado latinoamericano, concretamente tiene planes de entrar a países como Ecuador, Perú y Argentina. En Centroamérica, irá a México, Costa Rica, Honduras y Guatemala. En cada país iniciará con una pequeña operación para poder administrar eficientemente el negocio. Este año aspira vender entre 10 y 15 millones de discos en todos los mercados, sin tener en cuenta México, pues ese sólo mercado puede llegar a ser de 10 millones.

La compañía ha invertido fuerte en publicidad y esto, de una manera u otra, ha hecho que la gente vuelva a mirar los CDs originales como una opción importante.

Un ejemplo de ello es almacenes la Música, que el año pasado abrió tres nuevas tiendas y este año planea abrir otras cuatro en Bogotá, mientras que en el 2004 cerró 20.

En los demás países abrirán mercado de la misma manera, mediante mucha publicidad y con una gran alianza en la parte comercial.

Hasta hora, el parte es satisfactorio tanto del público como de las disqueras que han apoyado el proyecto. En el momento también tiene una alianza con Caracol Televisión, que ha apoyado esta iniciativa.

“El negocio de la música cambió y la recuperación es latente. Sin duda, lo que tienen que hacer las empresas es encontrar fórmulas para poder seguir suministrando música legal mediante nuevas tecnologías, dentro de una oferta competitiva en el mercado”, agrega el vocero de la compañía.

Por ahora, las disqueras multinacionales no han entrado en estas negociaciones porque, debido a sus políticas internacionales, no puede participar en esta clase de formatos. Cabe resaltar entonces, que todos los artistas que hacen parte de las selecciones musicales son de compañías discográficas colombianas.

Así pues, si está pensando en hacer una fiesta o añora tener esa música que “nunca pasará de moda”, sólo tendrá que llamar a sus amigos para que asistan y para que lleven la comida y demás, ya que usted con una mínima inversión musical, podrá ser un buen anfitrión.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?