| 6/30/2009 12:00:00 AM

Madoff condenado a 150 años

"Un delito de maldad extraordinaria", llamó el juez al caso de la estafa de Bernard Madoff, en su sentencia que lo mantendría el resto de su vida en prisión.

NUEVA YORK - El ex financista estadounidense Bernard Madoff fue condenado el lunes a 150 años de prisión por haber montado el mayor y más descarado fraude en la historia de Wall Street, la pena más alta que podía recibir por lo que el juez llamó un delito de maldad extraordinaria.

La sala del tribunal se inundó de gritos de alegría y aplausos luego de que el juez Denny Chin leyó la condena.

Madoff, de 71 años, permaneció impávido con sus manos enlazadas en la cintura, cuando oyó la sentencia que lo envió a la cárcel por el resto de su vida.

El ex presidente del mercado Nasdaq fue escoltado fuera del tribunal por comisarios federales, pero sin esposas. No se sabe todavía dónde cumplirá su condena. En los últimos tres meses, estuvo en una pequeña celda de Manhattan.

El juez de distrito Denny Chin dijo que el simbolismo de una condena a 150 años era importante, dada la magnitud de un abuso de confianza de décadas.

El magistrado pronunció la sentencia tras oír emotivos testimonios de nueve víctimas, algunas de las cuales perdieron todos sus ahorros, se vieron obligados a vender sus casas y ahora temen pasar su vejez en la pobreza.

"El fraude fue asombroso", dijo el juez antes de imponer una condena equivalente al máximo permitido por cada uno de los 11 delitos por los cuales Madoff se declaró culpable en marzo.

Madoff esperó pasivamente la hora y media de audiencia en la que sus víctimas lo calificaron de "bestia", "animal" y de desgraciado. Vestía un traje oscuro y corbata negra en vez del uniforme de reo que se ha puesto desde marzo.

El confeso estafador pidió perdón a las víctimas, hablándoles directamente.

"Yo viviré con este dolor, con este tormento, por el resto de mi vida", dijo con un tono tranquilo. "Vivo en un estado tormentoso, sabiendo la pena y sufrimiento que he generado", concluyó.

Las víctimas detallaron sus pérdidas y muchos le imploraron al juez que le impusiera la condena más alta en una cárcel de máxima seguridad. Chin dijo que no podía decir dónde deberá cumplir la sentencia, porque esa decisión la adopta la oficina federal de prisiones.

"Sólo espero que esta condena a prisión sea lo suficientemente larga como para que su celda se convierta en su ataúd", dijo Michael Schwartz, de 33 años, quien comentó que su familia fue estafada con los ahorros que usarían para cuidar a su hermano discapacitado mental.

"Has dejado a tus hijos una herencia de vergüenza", le disparó Tom FitzMaurice, de 63 años.

CAIDO EN DESGRACIA

La dramática audiencia cerró una saga de seis meses que golpeó a Wall Street justo cuando sufría su peor crisis financiera desde la Gran Depresión de los años '30.

Madoff, quien llegó a ser un respetado administrador de dinero, fue detenido en diciembre después de que sus dos hijos lo acusaran ante las autoridades de que les había confesado su gigantesca estafa.

El caso generó severas críticas a los reguladores de valores de Estados Unidos, que no le hicieron caso a muchas alertas.

Madoff confesó en marzo haber manejado un gigantesco esquema Ponzi o de pirámide financiera, en el que los nuevos inversionistas de un fondo pagan la rentabilidad de los clientes iniciales, y que puede funcionar sin realizar ninguna operación real en el sistema financiero.

Pero cuando los clientes deciden retirar su dinero, el sistema se derrumba como un castillo de naipes. Entre las víctimas del estafador se hallaban personas, fundaciones de caridad e inversionistas institucionales.

Madoff ha dicho que realizó el fraude solo y no ha nombrado cómplices. La única otra persona acusada es su contador externo.

El hermano de Madoff, Peter, y sus dos hijos, Mark y Andrew, tenían puestos ejecutivos en la unidad de corretaje de la firma de Madoff. Sus abogados sostienen que no sabían ni estaban envueltos en su problemática administradora de fondos.

La esposa de Madoff, Ruth, no estuvo en la corte. Ella no ha sido acusada de ningún delito, pero ha sido vilipendiada por los inversores defraudados, rechazada por su círculo social y perseguida por la prensa neoyorquina.

Los fiscales dicen que por la principal cuenta de Madoff pasaron 170.000 millones de dólares durante décadas y que semanas antes de su arresto en diciembre, las cuentas de la firma mostraron un total de 65.000 millones de dólares.

La empresa encargada de desactivar las firmas de Madoff ha reunido hasta ahora unos 1.200 millones de dólares para devolverlos a los inversores.

(Reuters)

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?