| 9/1/2011 4:05:00 AM

Los siniestros de la ola invernal alcanzan los $600.000 millones

La tendencia de disminución de siniestralidad en 2010 se revierte y se da un alza generalizada en todos los ramos de seguros.

En los primeros siete meses del año, las primas emitidas vienen creciendo dinámicamente (16% nominal) alcanzando los $7,8 billones,  comportamiento que se explica principalmente por los resultados de los ramos de daños. Este acelerado crecimiento, superior al de la economía, permitirá a la industria avanzar en términos de penetración. 

Dentro de los seguros de daños, los ramos de Automóviles y SOAT presentan el mejor comportamiento como resultado del dinamismo en la venta de vehículos en el país, registrando crecimientos del 13% y 15%, respectivamente. 

Por su parte, el ramo de Cumplimiento ha evidenciado una desaceleración en su crecimiento asociada al comportamiento de la construcción de obras civiles. No obstante, se espera que este ramo retorne a su senda de crecimiento una vez comience a andar la locomotora de la infraestructura.

En los ramos de personas las primas emitidas a julio totalizan los $2,1 billones, lo que constituye un crecimiento del 16% con respecto al mismo período del año anterior. Se evidencia un rápido crecimiento en los seguros de vida grupo (18%), los cuales se encuentran asociados a los desembolsos de crédito hipotecario. Del mismo modo, se observa una recuperación en el ramo de Rentas Vitalicias debido a que la siniestralidad del seguro previsional, que viene en ascenso, desemboca en una mayor emisión de este tipo de productos. 

En el campo de Riesgos Profesionales las primas crecen al 16% como consecuencia de un mayor número de trabajadores y de empresas afiliadas, en coherencia con la disminución del desempleo que se ha venido dando durante los últimos meses. 

En cuanto a la siniestralidad, se encuentra que ésta ha venido aumentando en algunos ramos, en particular, en Incendio y Terremoto, donde alcanzó el 60%, como consecuencia de los siniestros asociados a la ola invernal, los cuales alcanzan los $600 mil millones a la fecha. Este catastrófico evento, dejó ver el bajo nivel de aseguramiento de la población colombiana, y advirtió sobre la necesidad de diseñar esquemas de protección para disminuir la vulnerabilidad de los hogares y del mismo Estado frente a este tipo de eventos. 

Pronósticos del Ideam alertan sobre la posibilidad de que a comienzos de septiembre, con la llegada de la temporada invernal, el país se pueda ver sumido nuevamente en una situación de inundaciones y grandes pérdidas materiales. Resulta fundamental avanzar hacia una cultura de aseguramiento para que estos riesgos puedan ser ser mitigados por la sociedad mediante la utilización de herramientas como los seguros.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?