| 9/2/2005 12:00:00 AM

Los secretos de Dell

En entrevista con Dinero.com, dos pesos pesados de Dell describen las fortalezas de su proceso logístico y los beneficios para los consumidores.

Dinero: En términos de logística ¿cómo funciona el modelo de Dell?

Rolando Porras. El criterio de Dell es no mantener inventarios. Digamos que ese es el concepto fundamental. Para no tener inventarios es necesario tener la maquinaria muy bien aceitada y así fabricar lo que el comprador quiere en un tiempo mínimo, transportarlo a su destino también en un tiempo mínimo y mantener bajos costos. Nuestra mayor fortaleza se aplica en la proyección de ventas, en poder realizar los análisis adecuados de qué productos vamos a colocar en el mercado en los próximos meses y a su vez darle a las empresas que nos suministran las partes de nuestros computadores los datos que les permitan a ellos estar listos para entregarnos lo que requerimos.



D: Y en términos de tiempo, ¿cómo operan?

R.P. La idea de "no inventarios" no tiene tiempo. ¡¡Cero inventarios!!



D: ¿Pero cómo realizan su producción?

R.P. Es una cadena. Dell entrega información a sus fabricantes de partes de lo que espera consumir en los próximos periodos de tiempo. Esos datos se revisan semanalmente y algunos casos a diario. Aun así, el concepto es a largo plazo. El proceso consiste en que nosotros informamos a nuestros clientes de nuestras necesidades en cantidades, así ellos preparan sus líneas de fabricación. Utilizamos modelos estadísticos para saber, por ejemplo, en qué fechas hay picos. Un caso hipotético: le avisamos a Intel que necesitamos 50.000 chips e Intel tendrá esos chips listos. Si tenemos que reducir el pedido, lo que sobra se distribuye en otros pedidos. Cuando se produce la venta Dell, no tiene el inventario. Lo tiene Intel en unas bodegas cercanas a la fábrica de Dell que el mismo Dell puede habilitar para el proveedor. En las fábricas de Ashville y Austin fabricamos 40.000 computadores al día.



El mismo día de producción, por la noche, ya comienza la distribución y ya están saliendo los camiones de la fábrica con destino final. Y luego, nosotros recibimos la carga en diferentes sitios, ya tenemos reservados aviones -si es necesario- y lo movemos a su destino final, sea el país que sea. Luego buscamos también en estos países tener la capacidad de recepción de volúmenes, los mismos análisis que usamos de demanda para distribuir el producto con la mayor rapidez posible. Entonces, el inventario dura máximo 15 días, desde que se empezó a fabricar el producto hasta que se entregó.





Simbad Cevallos. Este es un punto muy importante. Es la globalización. Uno se imagina que todas las partes o que todos los computadores se ensamblan en China o con partes asiáticas y realmente nuestro trabajo es alrededor del mundo. Llegamos al mercado, generamos demanda y concentramos órdenes de pedido en centros de fabricación y centros de acopio. Hace poco entregamos en el centro de Portoalegre el paquete número 1.000.000 de fabricación en ese centro. Brasil nos ayuda para la fabricación del ensamblaje y centralización de los productos no sólo para ese país, sino que también, Argentina, Chile, Colombia y Sudáfrica.



Nosotros aprovechamos las ventajas de ser una compañía global no solamente en el proceso de ventas, sino también en el proceso de fabricación y de entrega. Traemos partes de diferentes sitios del mundo, centralizamos en plantas de construcción y de ahí hacemos distribución a diversos puntos del planeta.



D: ¿Cómo juega Colombia en este paquete logístico?

S.C. En América latina estamos creciendo con indicadores muy altos. La región es una de las fuentes de crecimiento de mercado global en computadores. Nos preparamos para tener, no solo desde ventas y de generación de demanda, sino también desde el punto de vista logístico, todo preparado para atender este mercado. Parte de la estrategia es la planta en Brasil donde se atiende no solo la zona norte de Sudamérica sino el cono sur.



Brasil es un centro conveniente porque su ubicación geográfica le permite cubrir a bajo costo el flete y los movimientos de carga a esos diferentes países. ¿Dónde viene el ahorro? Se traen grandes charters vía barco de Asia, barcos que llegan a Brasil, en Portoalegre. Esa zona geográfica permite cubrir un mercado y los volúmenes nos permiten reducir los costos y vemos desde Brasil a Colombia como una oportunidad económica, el segundo mercado para Dell en América Latina.



D: ¿Cómo han evolucionado los precios de sus computadores en Colombia?

R.P. Cuando hace 5 años, los movimientos de carga de nuestros productos a Colombia eran poco volúmenes. El computador que alguien compró ese día salió único, salió solo, pagó la mínima de movimiento de carga de la fábrica a Miami, la mínima en el transporte a Colombia, la nacionalización que paga cargos mínimos y al final podíamos estar pagando US$250 por nacionalizar el PC. El costo de la suma de los mínimos.



Hoy, el volumen que se ha multiplicado por veinte en los últimos 5 años. Ya no es solo un computador diario sino muchos, y es día a día. La carga no es mínima y desaparecen estos impactos, la negociación de fletes por volúmenes y de actividades específicas son más cómodas. La tendencia es que nuestro costo por caja está por debajo de US$40 puesto en Colombia desde cualquiera de nuestras fábricas en promedio, cuando antes era US$250. Ese beneficio va para el cliente. Hay dos costos: la máquina y el costo de importación. Si el costo de importación baja, eso beneficia al cliente final.



S.C. El modelo mismo de Dell permite que rebajemos los costos. Al no tener inventarios, no es necesario estar corriendo ¿Cuál es el promedio que maneja un canal? ¿30 ó 45 días de inventario o más? ¿Cuánto vale eso? Ese dinero lo paso al cliente final. La diferencia entre nuestros portátiles y los de la competencia son de casi $1.000.000 en Colombia. El de la competencia lo entregan inmediatamente. El nuestro se ordena por el cliente a su medida y se demora un tiempo.



D: ¿Cómo funciona cuándo llega un computador en Colombia?

R.P. Lo primero es la plata. Si no hay plata no arranca el proceso. No se fabrica algo que corre el riesgo de convertirse en inventario. Fabricamos lo que ya está vendido. Recibida la plata empiezan a contar los 21 de días compromiso y en el turno de la noche se planea el día siguiente.



Se juntan productos similares y se monta la línea de producción. Puede estar lista el día siguiente y puede llegar al tercer día. Los camiones los recogen a la salida de la bodega. En Estados Unidos se mueven de Austin a Dallas -donde está el centro de nuestro transportador- y de ahí se disparan a Latinoamérica. Si es de Nashville pasan por Atlanta para moverse. Si es de Portoalegre deben moverse a Sao Paulo donde se hacen los procesos de importación. La carga viaja. Llega y se nacionaliza. Todo eso es tercerizado y tenemos acuerdos mundiales que nos hacen más competitivos.



El proceso de nacionalización y aduana varía de dos días a mediodía. Una carga normal llega en el vuelo nocturno, mueven el depósito en horas de la mañana y en la tarde ya se han pasado los papeles a la DIAN y se consigue luz verde en la noche. Al día siguiente iniciamos la distribución. Cuando es mucha carga no hacen el corte en el día y lo hacen al día siguiente. Y con los procesos para agilizar logramos hacer cosas importantes.



D: ¿Qué piensan de los tratados de libre comercio que se están desarrollando en la región?

S.C. Nosotros vemos los tratados de libre comercio que se están haciendo como una oportunidad grandísima no solo para compañías como nosotros que se encargan de hacer las importaciones y manejos de productos, sino también para nuestros consumidores.



Pero tengo una preocupación de fondo. Frente a un tratados como el de libre comercio con Estado Unidos, no todas las empresas colombianas han abordado el tema de tecnología como con la misma dedicación. En un evento de pymes vimos que solamente el 35% de las pequeñas y medianas empresas han abordado proyectos de tecnología y tiene una infraestructura, en este momento, de cara al tratado de libre comercio y para competir con el resto de los países de la región libremente.



Entonces, el llamado es para que abordemos muchos mas proyectos de tecnología. Cada vez que nosotros podamos, vamos a ir bajando los precios y vamos a entrar al mercado con mas recursos. Estamos creciendo con infraestructuras para ir atendiendo mejor al mercado y estamos haciendo un esfuerzo muy importante para que sea bien aprovechado por la pequeña y mediana empresa.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?