Dinero.com Revista Dinero

En capitulaciones, se ve de todo, desde la inclusión de los bienes más preciados, hasta la mascota de alguno, comenta el socio fundador de prietocarrizosa, Martín Carrizosa.

| 8/1/2012 6:00:00 PM

Los reyes del divorcio

Estos son los mejores abogados de divorcios del país. Un negocio creciente que aumenta año tras año en Colombia.

¡Ya no aguanto más, quiero el divorcio!” Si la frase le es familiar, ya sabe qué clase de terrenos estamos pisando, pero si usted es abogado se dará cuenta de que estas siete palabras pueden representar una excelente oportunidad de negocio.

La ‘cantaleta’ de uno u otro lado del lecho, las ‘canitas al aire’ que terminan en fogosas infidelidades o la irresponsabilidad –en cualquier modalidad– de alguno de los esposos, está llenando de parejas insatisfechas las notarías y juzgados del país.

Las estadísticas de la Superintendencia de Notariado y Registro son contundentes. En 2007 se tramitaron 8.304 divorcios en Colombia, frente a los 15.326 del año pasado, casi el doble que hace cinco años.

Y el negocio va en ascenso. Hace unas décadas era tabú divorciarse y el jefe del hogar era, por ley, el hombre. Sobra decir que los tiempos han cambiado. Por eso, el Congreso de la República aprobó hace apenas unas semanas una reforma que les permitirá a los colombianos –a partir del primero de enero de 2014– divorciarse en no más de una hora. Tardará más una pedida de mano.

Aunque no son los negocios más lucrativos para los abogados, más de una oficina puede cuadrar caja si tramita la separación o el divorcio de un famoso o multimillonario empresario.

Ossa Serna y Abogados, prietocarrizosa y G&P Abogados especializados, son solo tres de las firmas con mayor tradición en este negocio. En sus bases de datos reposan cientos de procesos de famosos y no famosos que decidieron poner fin al matrimonio.

Dinero habló con los representantes de estas firmas y una de las primeras sorpresas que encontró es que la infidelidad ya no es la principal causa para ‘separar cobijas’. La motivación más importante y recurrente está atada a las raíces profundas de nuestra idiosincrasia y a la rápida evolución que ha logrado la mujer en la educación y en el mundo laboral.

“Las esposas ven pasar los años sin que ella o sus hijos prosperen. Es el reflejo de una sociedad que está evolucionando rápidamente, en donde las mujeres estudian y ganan mucho más que hace unos años. Eso hace que ellas sean más exigentes con sus parejas o quieran independizarse. Muchos hombres quedan en el camino”, cuenta Luis Gabriel Garzón, socio de G&P Abogados, quien ha tramitado unos 400 divorcios en 20 años.
Es la revolución femenina en su máximo esplendor. Por cada 100 personas que lo buscan en su oficina para divorciarse, 70 son mujeres y casi ninguna titubea a la hora de agilizar los trámites.

La segunda causa de separación es el maltrato físico o sicológico y, la tercera, la infidelidad, según cuenta el mismo abogado.

“Los casos de esposas –sin distinción de estrato– golpeadas por su pareja, que deciden divorciarse, no son hechos aislados, y demuestran que la mujer está tomando un papel más determinante en la sociedad y que ya no es la persona sumisa de antaño”, explica.

Abogados del diablo

Pero divorciarse cuesta y, en algunos casos, mucho. Eso lo saben los abogados quienes, en la mayoría de los casos, determinan el valor de los trámites, teniendo en cuenta el patrimonio del ‘doliente’. Hace poco se especuló que uno de los empresarios más exitosos del país tuvo que poner en venta parte de sus acciones en una petrolera para financiar los gastos de separación. Y ni hablar de los cerca de US$100 millones que tuvo que desembolsar ‘Tiger’ Woods cuando lo pillaron fuera de green.

El divorcio visto como negocio es cada día más lucrativo. Si el trámite incluye bienes y hay hijos de por medio, los costos jurídicos se incrementan notablemente y pueden llegar a 1,5% del valor patrimonial de la pareja. Por el contrario, si hay acuerdo mutuo y no hay hijos en el matrimonio, el proceso puede tardar un par de días y el cheque no supera los $1,5 millones, incluyendo las tarifas notariales que no llegan a los $230.000.

En cuanto a las capitulaciones, hasta hace algunos años ese término no era muy conocido en la sociedad colombiana. Pero a medida que el número de empresas se ha incrementado, también lo ha hecho el número de matrimonios con contrato. “Hay una tendencia entre los empresarios de 27 a 35 años para suscribir un acuerdo antes del matrimonio que permita la protección de los bienes; es decir, que no sean incluidos en la unión marital”, explica Garzón.

Martín Carrizosa, socio fundador de prietocarrizosa, explica que lo usual es incluir dentro de las capitulaciones acciones de sociedades familiares e inmuebles, pero la ley colombiana permite capitular todo tipo de bienes, como mascotas, obras de arte, colecciones musicales y joyas, entre otros. Gracias a este tipo de acuerdos, multimillonarios como Mark Zuckerberg, socio fundador de Facebook, mantiene ‘intocable’ su fortuna en caso de que no funcionen las cosas con su esposa, Priscilla Chan.

Queda claro que en Colombia el panorama familiar ha cambiado mucho desde 1932, cuando las mujeres no podían ser dueñas de ningún bien de la sociedad conyugal o, desde 1978, cuando la autoridad sobre los hijos era solo ejercida por los hombres. A este paso, lo mejor es no preguntarse en qué estaremos en 10 años. Si es casado, pórtese bien y para que su pareja se convierta en un socio con la mitad más uno de las acciones.

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

>

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×