| 7/21/2011 1:00:00 PM

Los reyes de las canchas

Las canchas sintéticas de fútbol, microfútbol, tenis y hasta golf se están tomando todas las ciudades del país. ¿Quiénes están detrás de este millonario negocio?

Bodegas, teatros, terrazas de centros comerciales, zonas verdes e incluso parqueaderos se están convirtiendo en el escenario de un nuevo boom: la construcción de canchas sintéticas para distintos deportes.

Las estrategias son diversas. Mientras el microfútbol sube de estrato y tiene canchas altamente tecnificadas, otros deportes como el tenis buscan atraer un mayor número de aficionados ubicándose en barrios populares.

“Un asunto que ayuda es que buena parte de las constructoras del país están vendiendo sus proyectos incluyendo una o varias canchas sintéticas de tenis u otros deportes. En el último año, las ventas de grama de este tipo se han incrementado 60%, cerca de 15.000 m2 por mes, área equivalente a dos estadios de fútbol”, explicó William Vélez, gerente comercial de Grama Sintética V&P, uno de los mayores distribuidores de este producto en el país.

¿Dónde está el negocio? La instalación de una cancha sintética para fútbol 5 puede costar cerca de $50 millones. A esto hay que sumar las mallas de nylon que rodean el sitio, iluminación y los camerinos. A juicio de William Duarte, quien trabajó en Tapisol y ahora vende cerca de 300 canchas de este tipo al año, la inversión se recupera en un año, teniendo en cuenta que en este tipo de negocios se cobran entre $100.000 y $150.000 por cada hora de servicio.

“A eso hay que agregar lo que se recibe por publicidad, venta de comestibles y parqueaderos. Es un negocio redondo”, afirmó Duarte. Tan redondo es, que multinacionales como LG se han dado cuenta de la oportunidad para llegar a este tipo de público y ahora la firma coreana patrocina un campeonato de fútbol 5 en Bogotá.

La otra parte buena del negocio es que estos servicios no tienen una clasificación comercial específica en las cámaras de comercio, por lo que la licencia de operación se tramita bajo la modalidad de gimnasio, exenta de IVA.

Aunque no hay una empresa líder y hegemónica en este mercado, empiezan a aparecer grandes ‘jugadores’, como el ex futbolista de Santa Fe, Lucas Jaramillo. Otros futbolistas como Víctor Hugo Aristizábal, con dos canchas en Medellín, y ‘El Pibe’ Valderrama, con un campo en Barranquilla, han ingresado a este mercado verde. “El furor de las canchas sintéticas también se siente en poblaciones pequeñas y muy alejadas de las grandes ciudades. Acabo de instalar una en San Vicente del Caguán y otra en Dibullá, departamento de La Guajira”, dijo Vélez.

Cálculos de los distribuidores dan cuenta de unas 800 canchas de fútbol 5, cuando hace un par de años no llegaban a 100. Para las poblaciones, el fútbol 5 se ha convertido en una opción de entretenimiento. En el caso de universidades, colegios y clubes, los clientes potenciales se pueden dejar convencer al contar con este tipo de infraestructuras.

Otro empresario que ha logrado escalar con éxito en ese nicho es Hermes López Becaria, gerente de Proyectos y Montajes, con sede en Bucaramanga. “El mercado está disparado porque se recupera rápidamente la inversión y no requiere capital de trabajo. Hemos vendido cerca de 200 canchas de alta calidad”, dijo López.

El empresario aseguró que otros deportes como el golf tienen un potencial interesante debido a la masificación de la actividad. “Estamos trayendo ahora gramas para este deporte debido al alto costo que genera el mantenimiento de este tipo de escenarios”, dijo.

En el caso del tenis, el director de desarrollo de la Federación Colombiana de Tenis, Armando González, afirma que es sorprendente ver el número de canchas que se construyen en el país y atribuye parte de ese boom a las firmas constructoras de vivienda y a los clubes.

“El éxito de nuevos talentos como Alejandro Falla, Juan Sebastián Cabal y Santiago Giraldo, unido a la realización de más torneos y el cubrimiento de los medios de comunicación ha despertado el interés y la fiebre por este deporte, incluso en los barrios populares”, explicó el dirigente deportivo.

Las multinacionales también están sacando su tajada de esta fiebre sintética. El gerente de Forbex, Argentina, Alejandro Leonardi, dijo a Dinero que la compañía tiene cerca de 50% del mercado colombiano.

“Forbex vende canchas sintéticas en todos los países de América Latina y, después de Brasil y Argentina, Colombia es el mercado más dinámico, junto con Chile y Perú”, explicó el directivo desde Buenos Aires, donde la empresa fabrica cada año un millón de metros cúbicos de fibra sintética.

El deporte plástico o sintético está ganando cada día más adeptos y eso se refleja en el número de canchas, empresarios y comercio registrados en torno a esta actividad en el último año. El invierno del año pasado también fue un aliado para catapultar este tipo de negocios, debido a que la mayoría son cubiertos. Sin lugar a dudas, estos proyectos van a seguir ganando terreno. Todo está dado para que ganen este partido.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?