| 1/18/2012 6:00:00 PM

Los otros oráculos

Las ventas de calzoncillos, coloretes, faldas e incluso las tarifas de las prostitutas podrían convertirse en unos buenos predictores de lo que nos deparará la economía.

Las tradicionales mediciones de empleo, producción industrial, confianza del consumidor, o índices accionarios, entre otros, no permitieron anticipar las dificultades en los países desarrollados. Mientras estos pasaron las verdes y las maduras, los emergentes se convirtieron en los propulsores del PIB global, otro pronóstico que no anticiparon los indicadores tradicionales.

Por eso hoy, cuando pocos se atreven a decir con certeza si Europa arrastrará al mundo hacia una nueva recesión, parece oportuno buscar nuevos indicadores que permitan hacer una predicción más o menos acertada.

Esto ha llevado a que medios internacionales cada vez les hagan más eco a indicadores económicos poco convencionales que, aunque no tienen una base científica, en algunos países han demostrado su eficacia al ser muy acertados.

La mayoría de estos indicadores alternativos no aplican en Colombia, pues fueron ideados en otras latitudes, pero dado que la economía cada vez está más globalizada, a todos nos conviene saber qué podría pasar.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?