| 1/18/2012 6:00:00 PM

Los No 1

En tan solo cinco años, JP Morgan se ha consolidado como la principal banca de inversión extranjera en el país. Y ahora va por más.

En noviembre del año pasado, Jamie Dimon, presidente mundial de JP Morgan, visitó el país. Vino a confirmar el exitoso momento por el que pasa su firma en Colombia y a analizar nuevas posibilidades de negocios.

No es habitual que el presidente de una firma de estas características aterrice en Colombia. Sin embargo, las cifras de JP Morgan el año pasado atrajeron su atención: se convirtió en la banca de inversión más importante del país y movió más de US$14.600 millones en estructuración de negocios –en términos de fusiones y adquisiciones–, emisiones de acciones, colocación de bonos y búsqueda de créditos, al tiempo que su área de investigación fue la más acertada en las cifras macroeconómicas del país.

El potencial de negocios en Colombia, con una inversión extranjera en aumento y el interés de las multinacionales en capitalizar este mercado y de las firmas locales en expandirse, hacen del país una de las más interesantes apuestas en la región, comparable con Brasil. Esta tendencia confirma el movimiento global de aprovechar el crecimiento y consolidación de los países emergentes.

Después de estos resultados, la pregunta es ¿qué sigue para JP Morgan en el país, dado que los negocios en el sector financiero han venido en aumento y el mercado es cada vez más atractivo

Las movidas

En tan solo cinco años, JP Morgan se ha consolidado como una de las bancas de inversión internacional más importantes y con mayor presencia en Colombia.

El año pasado ayudó a estructurar y cerrar negocios por más de US$14.600 millones (sin contabilizar los negocios cuyo valor no es público) en cerca de 20 transacciones en el país.

De hecho, estuvo detrás de buena parte de los grandes negocios de 2011, incluida la adquisición de ING en América Latina por parte del Grupo de Inversiones Suramericana, la mayor compra que haya hecho un grupo colombiano en la historia, al conseguir un coinversionista (el Fondo de Private Equity General Atlantic) y buena parte de la financiación.

También asesoró la salida de General Electric de Colpatria; la venta de Protabaco a British American Tobacco (BAT); la venta de la firma comisionista Correval al Banco de Crédito del Perú; la venta de los activos de Terpel en Chile al Grupo Luksic; la compra de la cadena de comercio Disco en Uruguay por parte de Almacenes Éxito; la adquisición que hizo Unilever de las líneas de aseo del hogar de Colgate –con marcas como Fab– en nuestro país y la venta de Termopaipa IV a Contour Global por parte de Evonik. Esto significa, la realización de operaciones de fusiones y adquisiciones empresariales por más de US$5.775 millones.

Del mismo modo, fue el agente estructurador líder en dos de las emisiones de acciones más grandes del año anterior: la de Ecopetrol y la del Éxito, que alcanzaron los $2,3 billones y $2,5 billones, respectivamente. Cerca de US$2.800 millones con lo cual contribuyeron al año récord en materia de emisiones accionarias que tuvo el país.

Por último, ayudó a conseguir más de US$2.720 millones en bonos y US$3.305 millones en créditos a nivel internacional. Realizó la estructuración y colocación de bonos para Bancolombia, Banco de Bogotá, Suramericana y Pacific Rubiales. Los créditos estructurados fueron para el Banco de Bogotá, Suramericana y el Grupo Phoenix (Multidimensionales).

Además de los logros en banca de inversión, otras áreas de la entidad han tenido importantes avances. La tesorería es cada vez más activa y en 2012 se convertirá en creadora de mercado (market maker) para los títulos de deuda mientras que el área de research fue, según datos del Banco de la República, la que hizo los pronósticos de inflación y tasa de cambio más acertados durante el año anterior.

Va por más

“Colombia es un país cada día más importante para JP Morgan y se ha convertido en un ejemplo de expansión para la franquicia. Es la oficina de mayor expectativa de crecimiento en América Latina, junto con Brasil, pues los ojos de los inversionistas del mundo están puestos en nuestro país”, dice Juan Manuel Muñoz, director ejecutivo de banca de inversión, un colombiano que fue el encargado hace un lustro de reabrir la operación de la entidad.

Durante su visita al país, Jamie Dimon, presidente mundial de la firma, expresó públicamente su interés: “tenemos grandes expectativas y queremos seguir ampliando nuestros negocios en Colombia”.

¿Qué significa este anuncio? Ofrecer todos los productos y servicios que brindan en el mundo, lo cual implicará incluso revisar las licencias que tiene en el país (hoy opera como una Corporación Financiera) y duplicar la planta de personal actual (alrededor de 50 personas). De hecho, se mudó recientemente a unas oficinas más amplias y modernas.

Y si bien esto no implica que el banco vaya a entrar al retail, sí podría significar que durante los próximos dos años JP Morgan buscará mayor presencia en productos que hoy se ofrecen off-shore, como derivados, manejo de activos, banca privada, tesorería, acciones, entre otros, para contar con una oferta integral a todos sus clientes.

“Para 2012 esperamos un año muy activo y con un volumen significativo de operaciones”, afirma Muñoz. Y así empezaron. La entidad fue la asesora de la reciente emisión de deuda que hizo el Gobierno en el exterior.

Todo esto muestra cómo una de las instituciones financieras más grandes del mundo, que optó por un crecimiento orgánico en el mercado colombiano, ya está recogiendo los frutos y contribuye a una mayor oferta de productos y una mayor profesionalización de los servicios en el cada vez más competido sector financiero colombiano.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?