| 12/16/2005 12:00:00 AM

Los mercados financieros de Colombia en 2006

Felipe Gómez, gerente de investigaciones económicas de Porvenir y columnista de Dinero.com, hace un detallado análisis de qué le espera a los mercados durante 2006.

2005 un año de records El año que termina fue definitivamente un año de records en TES, Bonos Globales de Colombia y acciones. Mientras que en el mercado de TES el rendimiento al vencimiento del bono a 10 años se llegó a ubicar en niveles del 8,2% nominal (3,1% real), y en el mercado de Bonos Globales Colombianos la prima de riesgo (spread) medido por la canasta promedio de JP Morgan se ubicó en 230 puntos básicos (pb), en el mercado acciones colombianas las relaciones precio/ganancia y precio/valor en libros (P/VL) de las siete compañías más líquidas de la Bolsa, se ubicaron a noviembre en niveles aproximados de 29 y 2,2 veces respectivamente. Cifras nunca antes vistas.

En el mercado cambiario por su parte, aun no se registra un récord de largo plazo, pero sí uno de corto plazo. El Índice de Tasa de Cambio Real (ITCR - IPC), que busca medir el valor de la moneda ajustado por las inflaciones locales y externas, se llegó a ubicar en noviembre de 2005 en 104,70. Este nivel, aunque no es un récord histórico, es el nivel mínimo observado desde junio de 1999. El récord histórico de este indicador se registró en abril de 1997, cuando se ubicó en 82,10.

En plata blanca, anualizado los retornos obtenidos por estos activos financieros locales en los primeros once meses de 2005, se puede ver que las acciones colombianas fueron las ganadoras, con retornos reales en pesos del orden del 105,0%. A este activo lo siguieron los TES de Largo Plazo con 21,7%, los bonos globales de Colombia con 5,4% (17,0% en dólares) y las inversiones a la vista con 1,6%. Las pérdidas se dieron por el lado del dólar, donde el peso registró una revaluación real del 9,9%.

¿A qué se debió esta situación?... Las razones se sustentan tanto en factores internos como externos. Por el lado interno, el país está creciendo por encima de lo esperado, la inflación se ha mantenido bajo control, el déficit fiscal estará por debajo de lo estimado y el clima de orden público sigue mejorando. Externamente, aún hay altos niveles de liquidez rondando por el mundo, el apetito por riesgo se encuentra exacerbado, el crecimiento económico es adecuado y los precios de los bienes primarios como el petróleo se dispararon. Además, a pesar de que en Estados Unidos la  Reserva Federal (FED) subió la tasa intradía del 2,00% al 4,25% las tasas de los Bonos del Tesoro a 10 años tan solo se incrementaron 25 puntos básicos, al pasar de 4,20% a 4,45%.

¿Se repetirá la historia en el 2006?

Aunque el año 2006 pinta bien para Colombia y el mundo, las probabilidades de lograr las rentabilidades que se presentaron en 2005 son bajas. En TES por ejemplo, para lograr una rentabilidad igual a la obtenida en 2005, los rendimientos al vencimiento de la canasta de Porvenir de TES Tasa Fija de Largo Plazo, deberán caer en promedio 450, pasando de 8,3% a 3,8%. Esta tasa no es coherente con una meta de inflación que tiene el Banco de la República para 2006 entre 4,0% y 5,0%.

En bonos globales por su parte, si se supone una tasa de los bonos del tesoro a 10 años estable en niveles de 4,50%, para mantener los mismos rendimientos en dólares obtenidos en 2005, el spread de la deuda colombiana debería bajar 200 pb, ubicándose en 50 pb. Un spread de 50 pb sobre los Bonos del Tesoro no lo ha tenido en su historia ningún país con la misma calificación de Colombia.

Por tanto, aunque son muchas cosas las que pueden cambiar, y muchos avances positivos los que se pueden dar en la economía colombiana y mundial durante 2006, la probabilidad de que se repita un año de records como 2006 es bastante baja.



Entorno macroeconómico colombiano para 2006

Para 2006, existe en general un consenso de que Colombia seguirá mostrando buenas tasas de crecimiento económico, impulsadas por la buena confianza que se tiene en el país, y de que la inflación seguirá cayendo, gracias a que las empresas aun no han visto en su estructura de costos presiones importantes (esto se ratifica con la inflación al productor, que en noviembre de 2005 se ubicaba tan solo en un 1,8% anual). Además, el buen desempeño de la economía seguirá permitiendo que el Gobierno recaudos tributarios suficientes para cumplir sus metas fiscales. Sin embargo, donde aun existe incertidumbre es en el comportamiento futuro de las tasas de interés.

Con relación a las tasas de interés, el Banco de la República ha estado dando pistas que apuntan a futuras alzas. En su informe de inflación del tercer trimestre de 2005 afirmó que dada la buena dinámica que está presentando la demanda interna, existe una alta probabilidad de que a futuro surjan presiones inflacionarias. Esto quiere decir que para que en el 2007 la inflación no suba, es necesario que desde 2006 el Emisor comience a apretar la holgada liquidez que ha venido dando, subiendo las tasas de corto plazo.

Ahora, ¿Un alza en las tasas de intervención del Banco de la República ocasionará un alza en las tasas de los TES de largo plazo?... No necesariamente. En la medida que el Emisor siga comprometido con sus metas de mantener una inflación controlada y a la baja, los inversionistas tendrán confianza para seguir financiando al Gobierno a mayores plazos. En otras palabras, si el Emisor hace bien su tarea y sube las tasas de interés de corto plazo para evitar presiones inflacionarias futuras, las tasas de largo plazo no deberían afectarse y la curva de rendimientos de TES debería aplanarse.

Lo anterior supone que en Estados Unidos las tasas de interés se mantendrían también controladas, y que el entorno político local y regional no generaría mayores turbulencias. Estos temas se analizaran más adelante, y no solo son importantes para los TES, sino también para el tipo de cambio en 2006.

Proyectar el precio del dólar tiene una alta dificultad, y aunque para 2006 todos los analistas estamos pronosticando una devaluación del peso, en los dos últimos años también lo hemos pronosticado sin tener éxito. Esperamos que en el 2006 no nos pase lo que le pasó al pastorcito mentiroso. De hecho, los modelos que se manejan en la Gerencia de Investigaciones Económicas de Porvenir S.A., sólo dan una probabilidad del 12% a que el peso se siga revaluando.

De todas formas, la devaluación esperada para 2006 no es muy alta. podría estar alrededor de un 2,00% real. En la medida que en Estados Unidos las tasas de interés se incrementen, y que los inversionistas perciban que los activos colombianos han subido de precio significativamente, es muy probable que poco a poco deje de entrar inversión extranjera al país y que los colombianos volvamos a diversificar nuestros portafolios con mayores activos externos.



Entorno político

En el 2002 el peso se devaluó un 16,9% real y el spread de la deuda colombiana alcanzó niveles cercanos a los 1.100 pb. Lo anterior se debió a la incertidumbre política generada por periodos electorales en la Región. Mientras que en Brasil un candidato socialista iba a tener el poder, en Colombia el candidato ganador proponía incrementar los gastos en defensa en medio de una situación muy complicada de las finanzas públicas.

Hoy en día el panorama es diferente. Además de que los mercados financieros han aprendido a vivir en medio de Gobiernos no muy ortodoxos en la región, los principales países que tendrán elecciones en 2006 están prácticamente financiados.

En Colombia particularmente, la probabilidad de que Uribe no se reelija es bastante baja, por lo que las turbulencias podrían venir más por el lado del Congreso. Existen proyectos claves que deberán ser discutidos en 2006: El TLC, la Reforma Tributaria Estructural, la Modificación a la Ley de Transferencias, etc. Estos proyectos permitirán que Colombia pueda seguir teniendo un crecimiento económico consistente y que las finanzas públicas permitan tener un endeudamiento sostenible en el largo plazo.

Por tanto, la incertidumbre política podría llegar en el segundo semestre. Será entonces muy importante que la nueva Configuración del Congreso permita que las discusiones de estos proyectos fluyan adecuadamente, ya que cualquier traspié en este frente podría manifestarse en una menor confianza de locales y externos para invertir en el país, viéndose esto traducido en un alza en el precio del dólar y en las tasas de los TES.



Economía de Estados Unidos

Este es tal vez el principal interrogante que existe para el desempeño de los mercados financieros locales. Mientras que para muchos analistas mundiales las tasas del FED seguirán subiendo hasta alcanzar un 5,00% en 2006, para otros deberán mantenerse en los niveles actuales, o incluso bajar de nuevo a niveles del 4,00%. Todo depende de lo que pase con el crecimiento económico y la inflación.

Una primera hipótesis indica que si la inflación se dispara gracias a la buena dinámica que trae el Consumo y a la influencia de los precios del petróleo, es probable las tasas de interés del FED lleguen a un 5,00% y que la de los Bonos del Tesoro a 10 años suban a niveles superiores a este 5,00%. La segunda hipótesis por su parte, sugiere que si la famosa burbuja de la propiedad raíz se explota antes de lo esperado, el consumo se debilitaría y el FED comenzaría a bajar sus tasas de interés.

Por ahora, la primera hipótesis es la más probable. La economía americana viene presentando señales de fortaleza que son duraderas. Estas señales entrarán en los oídos del nuevo Presidente del FED como una orden de subida de tasas. Esto no significa que la segunda hipótesis no sea cierta. También es probable que más adelante (2007) cuando estas mayores tasas de interés afecten el costo del endeudamiento para adquirir propiedad raíz, se comenzará a presentar una desaceleración en el consumo que traería de nuevo bajas en los tipos de interés.

Mientras tanto, 2006 estará acompañado de tasas de interés más altas a las observadas en 2005. En la medida que estas mayores tasas de interés afecten a los Bonos de Deuda Externa Colombianos, las tasas de los TES deberían subir, y el peso debería devaluarse.



Acciones Colombianas

Antes de pasar a las conclusiones, es importante hacer un par de anotaciones sobre el mercado de acciones colombiano. Si bien los modelos fundamentales muestran que actualmente el mercado se encuentra sobrevalorado, de permanecer el desbalance existente entre la poca oferta de nuevas acciones y la gran demanda de inversionistas institucionales locales y externos, se podrían mantener retornos positivos para este tipo de activos.

Sin embargo, es fundamental aclarar que muy probablemente estos retornos no serán tan altos como los obtenidos en los últimos 5 años, por lo que quien busque diversificar su portafolio con este tipo de activos deberá ser conciente de su alto riesgo. Para 2006 será aun más importante saber elegir que compañías comprar y que compañías vender. La investigación será la clave.

Conclusión En general, después de 5 años de una recuperación económica en Colombia que han traído consigo alzas importantes en el precio de sus activos, los inversionistas en 2006 requerirán mucho más análisis y asesoría para poderle sacar el jugo a sus inversiones.

El entorno macroeconómico pinta bien para Colombia y algo incierto para Estados Unidos. Aunque en Colombia el crecimiento se ve bien, las finanzas públicas siguen mejorando y la inflación está controlada, la incertidumbre existente frente al desempeño de Estados Unidos podría afectar el desempeño de los mercados locales, trayendo consigo un alza en las tasas de interés y en el tipo de cambio.

El escenario más factible para 2005 comprende unas tasas de interés de corto plazo subiendo más que las de largo plazo, un tipo de cambio registrando leves devaluaciones que pueden traer devuelta a las inversiones en moneda extranjera como una alternativa viable dentro de los portafolios, y unas acciones locales con retornos mucho más bajos que los obtenidos en el año que termina. Aunque seguramente el año arrancará con un desempeño positivo como el registrado en 2005, en la medida que se agite el entorno político y la situación sea más clara en materia internacional, los cambios de tendencia en los precios de los activos descritos en este escenario se empezarían a presentar.

Por esto, cada vez es más importante tener un portafolio de inversiones mejor diversificado, según el perfil de riesgo de cada persona. Los inversionistas que deseen tener rendimientos similares a los obtenidos en años anteriores tendrán necesariamente que correr mayores riesgos, apalancándose o entrando en tipos de inversión más volátiles. Lo importante es que sean concientes de dichos riesgos, y que elijan los mejores asesores para sacarle el mejor provecho a sus excedentes. Para inversionistas más conservadores, será vital presupuestar en sus niveles de consumo, que 2006 no será en materia de inversiones la estrella de rentabilidades record que fue 2005. Como se dice en las advertencias legales de las diferentes alternativas de inversión en el país: Las rentabilidades anteriores no son garantía de rentabilidades futuras.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?