| 10/13/2011 3:00:00 PM

Los mejores abogados

Posse, Herrera & Ruiz fue elegida por segundo año consecutivo como la mejor firma colombiana de abogados, según Chambers & Partners.

Una enorme sorpresa se llevaron los socios de Posse, Herrera & Ruiz que viajaron a Miami el pasado 29 de septiembre a la entrega de los premios Chambers & Partners a los mejores abogados del planeta. Por segundo año consecutivo fueron elegidos como el mejor bufete de Colombia.

Se trata de una de las mediciones más esperadas por el sector y una de las referencias internacionales del área jurídica. Chambers & Partners selecciona los ganadores teniendo en cuenta los logros de los últimos 12 meses en tres áreas específicas: trabajo destacado, crecimiento estratégico y calidad en el servicio al cliente.

La historia de Posse, Herrera & Ruiz empezó hace 15 años, sobre las bases que dejó la firma L. Posse y Cía. creada en 1927. Hoy tiene más de 75 abogados. Su presencia abarca campos como las fusiones y adquisiciones, derecho de la competencia, derecho corporativo, planeación tributaria, impuestos y comercio exterior, derecho financiero, resolución de conflictos, recursos naturales y energía.

Incorporó nuevas áreas, como desarrollo inmobiliario y fiducia, y derecho de la competencia y propiedad intelectual.

En los últimos cinco años, duplicó sus ingresos al pasar de $10.000 millones en 2006 a más de $20.200 millones en 2010.

Posse, Herrera & Ruiz ha asesorado procesos como la compra de Terpel por parte de Copec, la llegada al país de la chilena Gasco, la venta de Carbones del Caribe a la brasileña Vale, la venta de la marca de aguas Brisa, de Bavaria, a Coca-Cola, entre muchas otras.

Asimismo, asesoró a la Corporación Financiera Internacional en la estructuración del proyecto de la Ruta del Sol y acompaña en temas jurídicos a la Refinería de Cartagena.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?