| 3/23/2011 7:00:00 PM

Los españoles desempleados se reúnen en el "Parobook"

Un jardinero sin trabajo oriundo de Madrid fundó una red social especial para los desempleados utilizando el modelo de Facebook.

Para todos aquellos que se encuentran de paro laboral, David Manzanero creó el "Parobook": un sitio en internet muy parecido a su predecesor, que es rojo en lugar de azul. Pero mientras en Facebook los usuarios intercambian mensajes y videos, casi siempre de alegría y felicitación, en la red social de los "parados" se tiende a compartir historias trágicas acerca de los despidos y la situación laboral de cada uno de los miembros.

En España hay 4,3 millones de desempleados registrados, lo que representa el 20% de la fuerza de trabajo. De los jóvenes españoles, se calcula que un 40% está sin empleo.

Intercambio
El creador de la página forma parte de estas estadísticas, pues desde hace tres años no tiene un trabajo estable. Además de poner en contacto directo a empleados y empleadores, David espera que Parobook también pueda servir para intercambiar habilidades. "Por ejemplo, si alguien tiene destrezas para escribir un curriculum vitae, puede compartirlas con el resto de la gente", explica David. "En otros lugares tienes que cancelar algún monto para tener acceso a esa información. Pero nosotros nos enfocamos en ayudar al trabajador de manera gratis", agrega.

En sus inicios, Parobook tuvo que cambiar de servidor y el actual parece estar funcionando. Su motor de búsqueda continúa en desarrollo, aunque hasta el momento son pocas las compañías que se han registrado para ofrecer trabajo.

David admite que se siente más cómodo trabajando con el pasto en un jardín, que administrando una página web, por lo que él mismo ha aprovechado las virtudes de la página y ha solicitado la ayuda de expertos en tecnología para realizar mejoras.

Angustia
Mientras tanto, David tiene una meta: crear un centro de apoyo psicológico en línea, en el que los trabajadores sean voluntarios. "He pasado noches enteras sin poder dormir. Noches en las que no he podido cerrar los ojos ni por un momento, debido a las preocupaciones", admite. "No hay trabajo y tengo un niño de 13 meses y una hipoteca que pagar. Todo eso te va desgastando", agrega.

Al revisar los mensajes que se comparten en Parobook, queda claro que se trata de un sentimiento familiar: una depresión causada por la excesiva cantidad de personas que compiten por un mismo trabajo, las múltiples trabas y el rechazo.

El gobierno calcula que no se generarán nuevos empleos hasta que su PIB mejore en un 2% y eso todavía parece estar lejos.

Un usuario de Parobook propone crear un nuevo partido político que sustituya a los parlamentarios que -según él- tienen la culpa de la extensa y dolorosa crisis económica en el país.

A cualquiera
"Mi ánimo no está bien", escribe Sara, una administradora desempleada de 24 años. "Estoy descorazonada y no sé qué hacer. Aquí estoy para desearnos buena suerte", agrega. Miguel, por su parte, dice estar "desesperado" en un de los mensajes que escribe en Parabook. "La crisis me ha pegado duro", aseguró a la BBC. Miguel ha trabajado como jardinero, mesonero y pintor, entre otras cosas, pero ha estado desempleado durante 3 años ya.

"No tengo trabajo y no tengo casa. Es muy deprimente. La gente te da la espalda cuando estás pasando por situaciones como esta, pero no se dan cuenta de que esto podría ocurrirle a cualquiera". Por ello, David asegura que Parobook fue creada para que la gente se conozca, para que pongan ideas sobre la mesa y, sobre todo, para que desarrollen sus propios proyectos. El futuro de esta página dependerá de la demanda de sus usuarios".

Más de 10.000 personas ya se registrado, incluyendo a trabajadores de limpieza, ingenieros químicos y chóferes de camiones.

"Sería fantástico que algún día alguien pudiera decir que encontró trabajo a través de Parobook", finaliza David.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?