| 8/31/2011 6:00:00 PM

Los cambios

Cuando Ernesto Fajardo llegó a Mundial su primer trabajo fue ordenar la casa, alcanzar mayores eficiencias, buscar negocios más rentables y nuevos destinos.

Aguas, por ejemplo, es un negocio relativamente nuevo que lleva cerca de dos años de operación y que ha permitido llegar a mercados como Brasil, Chile, Argentina, México y Uruguay. En 2010 facturó $200.000 millones y participa con 12% de los ingresos del grupo.

A su vez, comercio desarrolló dos frentes de negocio, apalancado en la estructura de la tradicional Cacharrería Mundial. El primero fueron sus marcas propias, que le ha permitido sobre la misma plataforma duplicar sus márgenes. Al finalizar este año, el 15% de las ventas del sector de comercio de este grupo deben corresponder a marcas propias. Y el segundo modelo es el de mantenimiento, reparación y operación. El objetivo es tener bodegas que permitan atender necesidades de sectores como el hotelero, que requiere elementos de ferretería.

Por su parte, pinturas ha sido una de las banderas del Grupo Mundial, con marcas tan reconocidas como Pintuco, con ventas que significan 26,4% del total. Allí, la estrategia ha sido simplificar el portafolio de marcas y desarrollar una nueva arquitectura de precios para llegar a estratos de bajos ingresos. “El consumo per cápita de pinturas en Colombia es de 1/3 de galón al año, mientras en países desarrollados puede llegar a 8 galones. Incluso en países como Venezuela es de un galón. Hay una gran oportunidad en la medida en que los estratos de bajos ingresos vienen subiendo y mejorando su calidad de vida”, agrega Fajardo.

Finalmente, en químicos –que representa 28% de las ventas del grupo– el conocimiento del mercado en la región le permitió convertirse en comercializador de productos. De hecho, el negocio de comercialización ha venido creciendo 20% anual.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?