| 2/15/2011 1:00:00 PM

Los argumentos de los camioneros

Los camioneros esgrimen argumentos para justificar el paro de transporte. Una parte del problema está en la ineficiencia logística de las empresas industriales, en los tiempos de espera y de cargue de las tractomulas.

El argumento central de los transportadores es el de pedirle al gobierno que no emita el decreto de la libertad vigilada.

Pero al lado de ese, tienen otras justificaciones para el paro. Dicen que el gobierno no está preparado para administrar la libertad vigilada. Mencionan como ejemplo que el Manifiesto de Carga, que es un elemento vital para el monitoreo, no funciona.

“En el país se hacen 493.000 viajes por mes. De esos se reportan por Manifiestos de Carga, 49.000 viajes”, explica Orlando Ramírez, director de la Asociación de Transportadores de carga, ATC.

Además de esta tremenda imprecisión, en la que como lo reconoce Orlando Ramírez, también hay responsabilidad de muchas empresas de camiones que no reportan sus datos, también está una demora en la implantación de un manifiesto electrónico de carga. “Desde 2007 es una tarea que emprendió el gobierno y no ha podido, o no ha tenido la voluntad o los recursos”, dice.

Señala que en muchas ocasiones, la información que les envían los camioneros al Ministerio, rebota o en otras, cuando llega, no la sistematiza para usarla de alguna forma que le sea útil al gobierno y a la industria.

Otro problema que señalan es el del registro único, Runt. “Ha sido un verdadero caos para los transportadores”, afirma Orlando Ramírez. Menciona el caso concreto del programa de chatarrización en Medellín. De los 5.000 camiones que se han chatarrizado, 500 no están registrados en el Runt o no han tenido acceso al mismo y por eso no han podido cancelar las matrículas, que son el equivalente a la chatarrización documental que va al lado de la física. Eso ha represado los pagos a los propietarios, afirma.

Se quejan también de la ineficiencia histórica de la Superintendencia de Puertos y Transportes, que sería un nuevo problema para hacer cumplir el régimen de libertad vigilada. “No tiene los elementos jurídicos para cumplir su labor. No tiene capacidad en equipos ni en personas”, señala.

Por último, se queja de ineficiencias logísticas de la industria. Los tiempos de descargue y de espera son demasiado largos, dice. “La industria es la primera responsable de los tiempos muertos. A veces nos demoramos 8 días para descargar. Les falta capacidad instalada”, manifiesta.

Dice que la descarga de una tractomula en Estados Unidos se toma 2 horas en promedio. “En el interior nos demoramos en promedio 36 horas”, argumenta. Aclara que no se trata solo de la labor de cargue, sino también la espera. “El proceso de cargue para el acceso a puertos puede superar dos días”, dice.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?