| 12/31/2006 12:00:00 AM

Los agüeros de la plata

A las 12:00 de la noche del 31 de diciembre, muchas personas piden que el año que comienza les cumpla sus sueños y deseos. Un buen número de estos anhelos están relacionados con el bolsillo y hay quienes creen que la suerte y la energía también influyen en la riqueza.

Cada año, libros sobre la verdadera fórmula para hacerse rico llegan a las listas de los más leídos, y cada día, millares de personas en el mundo toman decisiones para conseguir más ganancias. Sin embargo, todas estas experiencias y teorías parecen irse al traste el 31 de diciembre a las 12 de la noche, cuando personas de todas las condiciones sociales y ciudades del país, se la juegan con los agüeros para ganarle la partida a la suerte.

Los agüeros más utilizados en Colombia para crecer las cuentas de ahorros van desde las 12 uvas de la suerte, hasta la sopa de lentejas a las 12 de la noche. La creencia popular sostiene que a la media noche se producen cambios importantes de energía y que es bueno aprovecharlos al máximo para recibir bienaventuranzas. Así, es aconsejable comerse 12 uvas a esa hora, una por cada mes, con una intención específica. Si se desea hacer dinero, lo mejor es intencionar las uvas que se consideren necesarias en los meses durante los cuales se van a realizar negocios importantes.

Las lentejas por su parte, siempre se han asociado con la abundancia y por ello hay quienes recomiendan disfrutar de un buen plato, justo con el cambio de año.

Los viajes son vistos por muchos como un dinero muy bien aprovechado y para que el año nuevo los lleve a muchas partes, corren alrededor de la manzana de la casa con una maleta. Puede ser vacía.

Un agüero que, dicen, nunca falla, es recibir el año nuevo con billetes y monedas en los bolsillos, por aquello de que plata trae más plata.

Y como champaña y oro son bienes de buen gusto y símbolos de riqueza, muchos recomiendan meter las joyas dentro de la copa de champaña, para que durante todo el año nuevo haya abundancia.

Tal vez porque la plata bien sembrada siempre da frutos, hay quienes recomiendan envolver un billete entre una hoja de lechuga y guardarlo en la billetera, para que la plata se mantenga fresca y llegue como en cosecha.

Hasta el momento, ningún hombre de negocios ha dicho que su fortuna se debe al bueno agüero de un 31 de diciembre y tampoco a un golpe de suerte. Los planes estratégicos, la buena administración, la innovación, el buen manejo de la gente, la tecnología y el conocimiento nunca han dejado de ser las herramientas fundamentales para crear una buena empresa y lo más probable es que el 2 de enero, después de la diversión de todos estos agüeros, más de un ejecutivo y hombre de negocios, deba volver a la realidad de sus negocios y empezar nuevamente a trabajar. Dinero.com les desea un feliz año 2007


¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?