| 7/21/2011 10:10:00 PM

“Lo que está pasando no es una buena señal a las inversiones extranjeras”, Pantin

En rueda de prensa, la compañía Pacific Rubiales aclaró lo sucedido en uno de sus campos petroleros en el departamento del Meta.

El CEO de la organización, Ronald Pantin, aseguró que el origen de las protestas no fue de carácter laboral. “Pacific Rubiales respeta el derecho constitucional de los trabajadores de afiliarse o no al sindicato de su preferencia, pero también exigimos el respeto por las libertades públicas de nuestros trabajadores”, añadió Pantin.

La compañía rechazó el comportamiento de personas infiltradas que entraron de manera violenta al campo petrolero, encapuchados y armados e intimidaron a los trabajadores.

De igual forma, el ejecutivo aseguró 'lo que está pasando aquí no es una buena señal a las inversiones extranjeras, no es una buena señal a las inversiones q se están dando, ni a la seguridad de los colombianos”. Pantin agregó que “no queremos volver a épocas pasadas que vivió Colombia”.

El vicepresidente de Asuntos Corporativos, Federico Restrepo, quien encabezó la mesa de negociación, advirtió que “teníamos una manifestación de trabajadores de un contratista nuestro”. Restrepo adicionó que “a Campo Rubiales, de una manera irregular entraron unos funcionarios de la USO, lo q causó temor porque había personas ajenas, encapuchadas en el campo”.

En los disturbios, los manifestantes quemaron tres contenedores, cinco vehículos y una tractomula, además de encontrar armas de fuego y cortopunzantes dentro de Campo Rubiales.

Asimismo Camilo Valencia, vicepresidente ejecutivo de Meta Petroleum Corp. agregó que ya se empezaron a encender los más de 300 pozos, lo que ayuda a normalizar la producción.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?