| 11/24/2011 7:40:00 AM

Llegan los magnates

Los grandes multimillonarios de Chile ya tienen un pie en Colombia. Estos son sus negocios en el país y sus apuestas para los próximos meses.

Hace cerca de un mes, la Compañía de Petróleos de Chile (Copec) terminó una oferta pública de acciones de la SIE, entidad que controla la Organización Terpel. Con esta operación –que superó los US$180 millones–, aumentó su participación en Terpel de 26,4% a 39,1%.

Así, los activos de Terpel, la otrora principal empresa privada del país, quedaron en un alto porcentaje en manos chilenas, siendo uno de los principales ejemplos del dinamismo de la inversión de ese país en Colombia.

De hecho, nuestro país se ha convertido en el tercer destino de inversión de los chilenos en la región y el mundo, después de Argentina y Brasil. Según el Ministerio de Relaciones Exteriores de Chile, la inversión chilena en Colombia durante los últimos cinco años superó los US$3.250 millones.

Un vistazo a las más de 75 empresas chilenas que hay en Colombia permite vislumbrar la enorme presencia de los “cacaos” chilenos en nuestro país. Estas son sus billonarias apuestas.

Los cacaos chilenos
Los grandes conglomerados chilenos, Luksic, Angelini y Matte, ya tienen un pie en Colombia. El de mayor presencia sería tal vez el Grupo Angelini, precisamente por la reciente compra de Terpel y su llegada al negocio del gas licuado con la empresa Abastible. Angelini tiene un fuerte interés en llegar a Colombia con su principal negocio: la industria forestal. Esto lo haría a través de Arauco, el consorcio forestal-industrial más importante de Chile y uno de los más grandes del mundo.

Precisamente en esta área hizo sus primeros pinos en Colombia su competidor más inmediato: el Grupo Matte, con la apertura de una planta de procesamiento de papel en Zipaquirá. La principal empresa del multimillonario Eliodoro Matte, la Compañía Manufacturera de Papeles y Cartones (CMPC) ya tiene subsidiaria colombiana: CMPC Drypers Andina S.A. (Protisa Colombia).

Por su parte, el Grupo Luksic –que a través de su holding financiero e industrial Quiñenco compró por US$320 millones el negocio de Terpel en Chile– también ha mostrado su interés en operar en Colombia. A través de su holding minero, liderado por Antofagasta, una de las compañías mineras de cobre más grandes del mundo, estaría explorando opciones en este sector. Por ahora tiene presencia a través de una participación menor en la Compañía Sudamericana de Vapores.

Los gigantes del retail
Otros ‘cacaos australes’ que se la han jugado con gran fuerza en nuestro país son los poderosos grupos chilenos de retail. El más conocido es el Grupo Falabella, holding de las familias Solari, Cúneo y Del Río, quienes no solo tienen participación en empresas en Colombia como Sodimac, Home Center y Eclass Chile sino que acaban de comenzar a operar como banco, siendo el primero de capital chileno en el país.

Pero también está su principal rival en Chile: Cencosud, una de las compañías de comercio más grandes de la región y propiedad del multimillonario Horst Paulmann. Cencosud está en el país con la marca Easy Colombia, su unidad especializada en la venta de productos para el hogar y la construcción. Se dice que el grupo estaría interesado en traer otras ccadenas suyas, como supermercados Jumbo y/o las tiendas por departamentos París que también tienen división bancaria.

Del mismo modo, se ha hablado de la llegada al país en los próximos meses del operador de tiendas por departamentos Ripley, propiedad del millonario Marcelo Calderón, pues está en un plan de expansión internacional que arrancó por Perú. Se especula, por ejemplo, que podría comprar los activos de La Polar en Colombia. El Grupo Calderón también participa activamente en el negocio financiero y está inscrito en la bolsa de valores.

Es claro que la competencia en este exitoso sector en Chile, así como en muchos otros, se está trasladando a nuevos destinos, como el nuestro, ante el limitado tamaño de su mercado interno.

La tercera ola
Si bien la primera ola de inversión chilena (1994-1997) estuvo centrada en generación y distribución de energía; y la segunda, iniciada en 2003, en el sector de retail, esta tercera ola de inversión estará mucho más centrada en el sector industrial y de servicios. “Hay un fuerte interés por sectores como retail, servicios de salud, servicios de informática, servicios financieros y de minería, entre otros” dice José Palma, presidente ejecutivo de la Cámara de Comercio e Industria Colombo-Chilena.

Esto explica la presencia de otros grandes grupos chilenos en diversos sectores. Desde salud, con el Grupo Fernández León y el Grupo Penta, socios principales de Colmédica Medicina Prepagada y la Clínica del Country, hasta el sector naviero, con la empresa Naves, del Grupo Von Appen.

En este sector también está CSAV Group Agency Colombia, perteneciente al Grupo Claro, cuya empresa insignia es Suramericana de Vapores, una de las navieras más grandes del mundo, pero con intereses en otros sectores como el eléctrico, industrial y comunicaciones.

También se destaca la compra de Aires por parte de la aerolínea LAN, hoy propiedad del Grupo Cueto, que la adquirió en enero de 2010 a su fundador, el actual presidente de Chile y empresario Sebastián Piñera.

Otro sector con una gran presencia de grupos chilenos es el de gas licuado de petróleo –el de los cilindros– y oxígeno. Ejemplos de ello es Vidagas, del Grupo Perez-Cruz, y Cryogas, del industrial Hernan Briones. De hecho, ya son líderes en algunos sub-segmentos en sus mercados.

Los empresarios australes también han incursionado en el sector inmobiliario con Inversiones Colombianas Arauco del Grupo Said, propiedad de José Said Saffie, dueño de Parque Arauco, especialista en la construcción de centros comerciales. Ya construyó en Pereira su primer centro comercial en el país, arrancó otro en Bogotá (Parque La Colina) y próximamente estará en Bucaramanga. 

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?