| 7/21/2011 1:00:00 PM

Listos para la foto

El próximo 15 de agosto arranca el TLC con Canadá. Empresas de la talla de Baterías MAC y Casa Luker ya tienen listos sus despachos para ese día.

El 15 de agosto es un día muy esperado por los exportadores colombianos de bienes y servicios. Aunque no se trata de una fecha cabalística, ese día se ‘alinearán los astros’ para que productores de confecciones, calzado, partes para vehículos, productos agroindustriales y cosméticos –entre otros–, comiencen a vender a Canadá sin pagar aranceles o con tributos reducidos.

Ese día entra en vigencia, formalmente, el Tratado de Libre Comercio entre Colombia y Canadá y los preparativos no se han hecho esperar. Durante las dos últimas semanas, los teléfonos y sitios de internet del Ministerio de Comercio, Proexport Colombia y Bancoldex no han parado de sonar por cuenta de las consultas de los interesados en aprovechar las nuevas oportunidades que ofrece este mercado.

María Claudia Lacouture, presidente de Proexport, cree que cada vez hay más conciencia de que este TLC “impactará positivamente al sector productivo” y esto ha llevado al Gobierno a armar una estrategia para apoyar a las empresas colombianas que buscan llegar a este mercado.

Para muchas compañías, el TLC con Canadá representa un segundo aire y la oportunidad de retomar el impulso de sus ventas al exterior, frenadas por la revaluación del peso, la incertidumbre frente a la economía de Estados Unidos, los altos aranceles, y la fuerte competencia internacional. ¿Cómo se están preparando las compañías colombianas y cuáles son sus expectativas en este mercado

Hasta el momento, empresas de todos los tamaños hacen sus preparativos para abordar este desafío pues se trata ni más ni menos del segundo país desarrollado con el que Colombia tiene en vigencia un TLC, un mercado de 34,2 millones de consumidores cuyo ingreso per cápita es de US$46.214; es decir, casi nueve veces el de un colombiano. En 2010, Canadá importó bienes por US$391.600 millones y recibió inversión extranjera directa por US$18.557 millones.

Compañías grandes, como Baterías MAC y Casa Luker, consideran que Canadá no es un mercado desconocido. Diego Mejía, vicepresidente comercial de Baterías MAC, explica que su compañía tuvo exportaciones a Canadá hace unos ocho años pero hace cinco tuvo que salir porque los altos aranceles los dejaban fuera del mercado. Esta es una de las razones por las cuales la puesta en vigencia del TLC tiene a los directivos de MAC a la expectativa, y diseñando un fuerte despliegue comercial para retomar los negocios.

“Para nosotros este es un mercado muy importante porque es maduro, con alta capacidad de compra y donde no tenemos problemas con los pagos; pero, además, tenemos una gran ventaja y es que allí no hay fabricantes locales de baterías”, explica Mejía, quien desde hace un par de meses retomó los contactos con algunos de los clientes para reanudar los despachos a partir de agosto. Los segmentos con mayor potencial son los de reposición en vehículos, botes y equipos de recreación.

La meta de MAC es colocar cerca de 40.000 baterías por año en el mercado canadiense, de las 2 millones que exporta anualmente a 33 países. Aunque esta cifra no se compara con las 400.000 que se enviaban a Estados Unidos y Puerto Rico, sí permite mitigar la disminución en los despachos a estos dos mercados, donde las ventas han mermado por la caída de las preferencias arancelarias del Atpdea.

Casa Luker es otra de las compañías que espera el ‘banderazo’ para iniciar sus despachos a Canadá. Francisco Gómez, director de negocios internacionales de la compañía, participó a mediados de abril, convocado por Proexport, en Sial, la principal feria de alimentos de Canadá, donde contactó a distribuidores en ese país para el producto estrella de Luker, el cacao fino de aroma, un ingrediente para preparaciones gourmet.

Gómez explica que por tratarse de un producto nuevo, de alta calidad, Luker quiere garantizar la mejor red de distribución dentro del territorio canadiense. Pero la meta es bien ambiciosa pues la compañía espera consolidar ventas anuales en ese mercado por US$2 millones. Para 2011, la compañía prevé que sus exportaciones totales alcanzarán los US$25 millones.

Para otras compañías medianas, como Pan Pa’ Ya!, C.I. Uniroca y C.I. Quintero, también es un mercado de oportunidades. Andrés Tobón, director de mercadeo y desarrollo de C.I. Uniroca, especializada en la producción de calzado para exportación, señala que la puesta en vigencia de este tratado le permitirá a su compañía retomar las operaciones que hace unos seis años habían reducido por el tema de costos.

La compañía exportó entre 2006 y 2008 productos por US$1,5 millones a ese mercado, ubicó sus botas de seguridad ‘Steelworker’ entre los productos estrella y abrió una oficina directa de ventas en Canadá. Sin embargo, el alto arancel –de 18%–, la revaluación y la dura competencia de productos de China comprimieron sus posibilidades y la firma redujo esta operación. Según Tobón, “ahora sin aranceles nuestra meta es retomar las misiones comerciales, aumentar el mercadeo, ampliar la oficina y volver con fuerza el mercado canadiense”.

Pan Pa’ Ya!, que tiene 35 puntos en el país y uno en Estados Unidos, también estudia el negocio de exportación de productos étnicos para los colombianos residentes en Canadá. Pedro Felipe Estrada, gerente comercial de la cadena, explica que, tras participar en la feria de alimentos Sial, la compañía estudia una estrategia para entrar en este promisorio mercado, que resulta atractivo por el alto poder adquisitivo.

Daniel Quintero, director de logística internacional de C.I. Quintero, también es optimista con este TLC. Su compañía, con tres décadas en el negocio de la exportación, llegó a Canadá a finales de los 90. Entre 1998 y 2002 tuvo un resultado excepcional; sin embargo, problemas con el distribuidor y posteriores dificultades con la revaluación los obligaron a replantear el negocio, que ahora planean retomar. Los productos marroquineros como carteras, portafolios, bolsos y cinturones, pagan en promedio un arancel de 15% y, con la entrada en vigencia del TLC, este impuesto se elimina.

Las expectativas por el nuevo mercado son todas. Pero solo el trabajo tesonero y la conquista de los consumidores canadienses permitirán resultados concretos de este nuevo acuerdo.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?