| 4/28/2010 8:00:00 AM

Liberalización del comercio contribuyó a reducir pobreza en AL

Un reciente estudio publicado por el Banco Interamericano de Desarrollo analiza el impacto de una mayor globalización y la apertura comercial sobre la pobreza y la distribución del ingreso.

En las últimas dos décadas, las estrategias globales de integración de América Latina y el Caribe han generado un debate apasionado: por un lado, los críticos de la globalización suelen culpar a la integración económica como la raíz de todos los problemas de desarrollo. Por su parte, un entusiasmo excesivo por los beneficios de la liberalización comercial genera expectativas injustificadas.

El libro Comercio y Pobreza en América Latina, recientemente publicado por el Banco Interamericano de Desarrollo (BID), es el primer examen exhaustivo de la evidencia empírica en esta región sobre este tema ampliamente debatido.

El libro analiza el impacto de la liberalización del comercio sobre la distribución del ingreso y la pobreza en la región. También identifica medidas capaces de garantizar que el comercio sirva para promover el desarrollo y reducir la pobreza.

El estudio revela que los efectos de la liberalización del comercio en la reducción de la pobreza han sido positivos, aunque a un nivel muy limitado. Al mismo tiempo, refuta el argumento de que la integración comercial es perjudicial para los pobres, así como la noción contraria de que el comercio es una panacea para el desarrollo.

El libro recomienda que los gestores de políticas públicas se concentren en utilizar el comercio para el desarrollo y la reducción de la pobreza. Por ejemplo, muchos puestos de trabajo creados por la liberalización del comercio requieren mano de obra calificada, por lo que se hace necesario proporcionar una mejor educación y capacitación técnica para que personas de bajos ingresos puedan acceder a nuevas oportunidades de empleo.

En el ámbito de las políticas públicas, el libro formula cuatro recomendaciones:

¦Los efectos positivos del comercio sobre la pobreza se materializan a largo plazo, mientras que los costos se pagan por adelantado, por lo cual resulta crucial mantener el impulso de la integración para superar este desfase.


¦La capacidad del comercio para mejorar el bienestar social no sólo depende de los resultados comerciales sino también de un amplio conjunto de políticas no comerciales, como las inversiones en redes de seguridad social, educación, tecnología e infraestructura.


¦En el corto plazo, algunos segmentos de la sociedad no pueden soportar los costos de transición sin contar con apoyo estatal, por ejemplo paquetes de compensación por ajuste a las nuevas políticas comerciales.


¦Los efectos del comercio dependen en gran medida de las condiciones locales, por lo cual es esencial ir más allá de las soluciones únicas, diseñando, ejecutando y financiando ambiciosas estrategias de integración global.


La publicación forma parte de una iniciativa por una integración comercial favorable a los pobres financiada por el Fondo Fiduciario de Comercio y Pobreza del Departamento para el Desarrollo Internacional (DFID, según sus siglas en inglés) del Reino Unido. El sector de Integración y Comercio del BID, adscrito a la Vicepresidencia de Sectores y Conocimiento, coordinó la investigación y publicación del libro.

 

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?