| 7/28/2010 11:35:00 AM

¿Les quitarán tres ceros a los billetes?

Un proyecto de ley de Antonio Guerra propone dividir por mil la unidad de cuenta del peso colombiano y la denominación de los billetes. El cambio de billetes y la campaña educativa valdrían cerca de $150.000 millones.

El del ‘peso fuerte’ se podría llamar el proyecto de ley que el senador Antonio Guerra presentó para discusión en el Congreso. Se trataría de quitarle tres ceros a los billetes colombianos en circulación, algo similar a lo que hizo Venezuela con su bolívar en 2008.

Si bien el proyecto de ley de llegó al Banco de la República hace unos días, la entidad solo se ha limitado a presentar los pros y los contras del proyecto, sin tomar partido en el asunto. La principal ventaja sería de registro y de contabilidad. Sin tres ceros en la unidad de cuenta, se reducirían los costos de registro y de impresión que tienen que hacer todas las empresas y las personas naturales en el país. Aunque parezca una nimiedad, el ahorro puede ser significativo.

Este tipo de iniciativas no son nuevas. Al final de los noventa se había considerado el cambio y se había desechado por consideraciones prácticas. Una de ellas es el costo de reemplazar todos los billetes actuales.

Hoy hay 1.485,9 millones de billetes en circulación que tienen un valor facial de $29,2 billones. El costo de fabricación de un billete está entre $52 por las notas de baja denominación hasta $103 por los de mayor denominación.

Con estos datos, la reimpresión de todos los billetes que circulan en Colombia, a un costo promedio de $70 por unidad, valdría $105.000 millones.

Pero hay más costos. El proyecto de ley establece que se debe hacer una campaña educativa de 18 meses en la que se instruya a los colombianos sobre la modificación. La pauta en medios y la elaboración de las piezas publicitarias podría costar cerca de $44.000 millones adicionales.

Este dinero debería salir posiblemente del presupuesto del Banco de la República, que para efectos prácticos equivale a que salga de las cuentas de la Nación, porque las utilidades del emisor hacen parte del presupuesto general.

Esto sería una suma mucho menor que los US$68 millones (Cerca de $126.000 millones) que se usaron en Venezuela en la campaña educativa del bolívar fuerte. En ese país, el costo aumentó porque el gobierno decidió hacer telenovelas y radionovelas para ayudar a que se asimilara el cambio.

Hay otros costos de transformación difíciles de determinar, en especial en sistemas, contabilidades y documentos legales. Adicionalmente el riesgo de que al menos al inicio, aumente la falsificación de billetes. Este último costo no parecería ser muy grande. En el país la tasa de falsificación es de 45 billetes por cada millón de piezas y ha permanecido sin modificación por años. Los elementos de seguridad de las notas del Banco de la República que mantendrían los pesos sin tres ceros, hacen pensar que no debería aumentar.

Aunque siempre este tipo de proyectos es llamativo, habrá que esperar que el Congreso decida si esa plata invertida en escuelas y empresas tiene mejor uso que en borrarles los ceros a las cuentas del país.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?