| 11/7/2008 12:00:00 AM

Lección de diseño

Qué es lo más importante en el proceso de diseño de los vehículos de General Motors. Cómo serán los carros del futuro. Las respuestas del vicepresidente mundial de Diseño de General Motors, Edward Welburn.

Qué hace que el sistema de diseño de la fabricante de automóviles General Motors, GM, sea diferente. Para el vicepresidente mundial de diseño de esa compañía, Edward Welburn, uno de los elementos que más los diferencia es la existencia de once centros de diseño que tienen alrededor del mundo. Esto los acerca a los consumidores. Les permite entender y reaccionar a las diferencias en conceptos como los de belleza o simetría.

Los cambios que producen los centros de diseño no siempre son sustanciales, pero algunos tienen un valor enorme para la firma. “Podemos modificar los materiales, los colores y sobre todo, evitar errores”, explica el ejecutivo.

Recuerda un caso. GM quería ofrecer un Pick-up en el Oriente Medio. En el carro habían modificado ligeramente el diseño de los tapetes para ponerle unas líneas entrecruzadas de material antideslizante. El centro de diseño local encontró que el patrón que se generaba con las líneas podía ser altamente ofensivo para los compradores de la región. Eso detuvo la venta de los carros con esos tapetes.

“Es un argumento a favor de tener equipos de diseño diversos, con experiencias de vida diferentes”, señala Welburn.

Otro elemento que hace que el diseño sea diferente en GM es la extraordinaria importancia que le da la empresa a esa función. “Yo trabajo para una compañía en la que el diseño es una prioridad. Esa es una gran ventaja”, afirma el vicepresidente.

El área de diseño se trata de dos maneras en una empresa. Como un centro de servicios o como un socio. “En GM somos socios”, asegura. “Yo asisto a juntas de alto nivel. El efecto de eso es que puedo participar en las decisiones corporativas más importantes. Eso es distinto a recibir un mensaje de la alta dirección, diciendo qué es lo que se debe hacer”, manifiesta.

La cercanía con el cliente es el punto más importante de su estrategia. “Es parte de nuestros cimientos”, agrega. “Muy, muy temprano en el proceso de diseño gastamos tiempo con los clientes para encontrar sus necesidades”, dice. Con esas discusiones es posible que no se modifiquen el diseño de una luz trasera de un automóvil, pero sin duda se debe conseguir la información que permita identificar los deseos de los clientes.

A medida que se desarrollan los modelos, prueban varios diseños con los clientes. Sin embargo, con esa información, la decisión final sobre el modelo que se pondrá en la calle es solo responsabilidad del vicepresidente. “Yo doy la señal final sobre el diseño con el que nos vamos”, manifiesta.

Edward Welburn confía más en su instinto que en algunos estudios de mercado, que encuentra limitados. “Las investigaciones de mercado son fabulosas en las manos de las personas correctas. Pero en 2008 nadie puede proyectarse a 2012. Nadie puede saber hoy si un modelo será aceptado en ese momento. Por eso nosotros tenemos la última palabra”, ilustra.

Para su gusto, los diseños más exitosos de GM son sus modelos Malibu y Aveo 5. Su virtud dice, es que ambos se ven más caros de lo que realmente son. “El Aveo es muy exitoso en todas las partes del mundo en las que se vende. Es pequeño, no es muy costoso y tiene un diseño de un vehículo más caro ”, afirma.

El futuro parece reservar cosas buenas para el equipo de diseño de GM. Es la época del calentamiento global y de los precios inciertos del petróleo. Por eso vendrán cambios drásticos en los carros que circulan por las carreteras del mundo. En cinco años espera que el Chevrolet Volt esté en la fase de producción en masa. El Volt es un vehículo híbrido que hoy es un prototipo. Es enchufable y funciona con un motor de gasolina de 1 litro de cilindrada y con uno eléctrico de 120 kW. Edward Welburn cree que la mayoría de los vehículos de GM adoptarán partes de la tecnología de este carro.

Además espera que los vehículos de los próximos años serán más aerodinámicos. Esto implica centenares de horas de trabajo para los ingenieros y los diseñadores. El diseño en este sentido será el elemento más importante para ahorrar combustible. “Es una manera casi gratuita de mejorar el consumo”, concluye.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?