| 1/18/2012 6:00:00 AM

Las marcas colombianas necesitan una estrategia global

El año 2012 trae grandes desafíos en términos de desarrollo de marca y estrategia global para las compañías colombianas, así lo afirmó a Dinero.com el estratega de marca mundial Kelly Ritchie.

El famoso estratega mundial de marca Kelly Ritchie, quien ha asesorado a empresas como Chase Manhattan Bank, McDonalds, Starbucks, Kentucky Fried Chiken, entre otras, aceptó que el año 2012 será un año de grandes desafíos para los empresarios colombianos quienes deberán desarrollar estrategias de comunicación global y aprovechar las oportunidades de negocios fuera del país.

¿Cómo hacer que sus clientes compren sus productos? Es la pregunta que Ritchie cree que deben resolver los empresarios colombianos en este 2012. “El impacto de la comunicación dentro de la estrategia y el valor que le da a la compañía tener una marca fuerte y global aumenta las ventas de cualquier compañía de inmediato”.

Las compañías colombianas tienen una gran oportunidad de ventas en los mercados internacionales, el éxito depende de la estrategia de comunicación que implementen dentro de la organización. “La comunicación tiene que estar enfocada en entender los desafíos globales y que el cliente siempre va a estar dispuesto a pagar por consumir una marca en especial”, dijo Ritchie.

El estratega insiste que se deben diseñar sistemas y procesos que conducen a obtener resultados "más con menos", con una metodología de persistencia, pensamiento enfocado y obsesivo que convierte a personas normales en equipos de campeonato.

Ritchie visitará el país con el objetivo de dar capacitación a algunos empresarios sobre cómo construir las reglas correctas para hacer exitosos los negocios, cómo construir la confianza de sus consumidores a través de la comunicación y cómo convertir un negocio local a uno global.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?