| 4/24/2007 12:00:00 AM

Las cuatro tribus viajeras

El estudio Future Traveller Tribes 2020, desarrollado por Henley Centre HeadlightVision y Amadeus, identificó cuatro grupos de viajeros emergentes que tendrán una influencia significativa en los servicios de las aerolíneas.

El estudio Future Traveller Tribes 2020, ha identificado las tendencias geopolíticas, económicas, tecnológicas y de consumo que determinarán quién viajará en el futuro, qué grupos podrían ser los más significativos y de mayor impacto en la industria aérea y cuáles serán sus necesidades. El informe ha sido realizado conjuntamente por Henley Centre HeadlightVision, una firma de investigación y consultoría estratégica, y Amadeus, proveedor mundial de soluciones tecnológicas para el sector de los viajes.

Future Traveller Tribes 2020 describe cuatro tribus viajeras cuya importancia, a juzgar por las tendencias sociales, económicas y demográficas, crecerán durante los próximos 10 o 15 años. El informe también pone de manifiesto que el desarrollo y el uso de la tecnología será vital y que deberá responder de forma más intuitiva a las necesidades de cada persona a lo largo del viaje.

Esta evolución tecnológica se hará visible, también en las próximas décadas, en segmentos de desarrollo como las identidades digitales seguras, los sistemas integrados de información, la información en tiempo real o geográfica sobre los itinerarios y las nuevas tecnologías de comunicación interactivas y visuales.

El Director General de Europa Occidental de Amadeus, Ángel Gallego, dijo que su compromiso es el de estar en primera línea a la hora de comprender las necesidades y demandas de los viajeros, ahora y en el futuro. “Este estudio, que identifica las cuatro tribus viajeras más significativas del mañana, con necesidades muy específicas, podría ayudarnos a todos a pensar cómo podemos ofrecer nuevos servicios con más eficacia. Confiamos en que este concepto de la humanización de la tecnología se traduzca en viajes más simples, intuitivos y personalizados para todos”.

Las cuatro tribus viajeras
Future Traveller Tribes 2020 refleja cuáles son las grandes tendencias internacionales de mayor influencia en la industria del viaje, entre ellas la globalización del comercio, el aumento de la población, el aumento de la emigración o las propias innovaciones en el sector aeronáutico.

Estas tendencias son tenidas en cuenta junto con las principales tendencias de consumo: desde el desarrollo de la conciencia medioambiental y el aumento del poder adquisitivo, hasta la creciente demanda de personalización e individualización, y la búsqueda de salud y bienestar. Además, reúne un conjunto de incertidumbres que podrían condicionar la expansión del sector del viaje y la industria aérea, tales como la emergente preocupación por las emisiones de carbono y su impacto medioambiental, y los precios del petróleo.

Aunque estas tribus no conforman el mapa completo de los viajeros del mañana, han sido seleccionadas porque sus integrantes presentan unas necesidades diferenciadas que ponen de manifiesto las oportunidades y retos que se les presentan a los proveedores de viajes, es decir, son los que plantearán los desafíos más interesantes. El número de integrantes de estas tribus aumentará de forma significativa y los servicios que cubran sus necesidades específicas podrán utilizarse, en definitiva, para mejorar calidad de los servicios de viajes para el público en general.

Los grupos son:
1. Ejecutivos Internacionales: viajeros de negocios “de élite”, los de mayor poder adquisitivo, integrada por altos directivos que buscarán siempre la experiencia del lujo, viajando en primera clase y cada vez más en aerotaxi o jet privado. Procederán fundamentalmente de economías emergentes como Brasil, Rusia, India y China, que experimentarán un notable crecimiento en el próximo decenio. Acostumbrados al lujo, demandarán más del servicio prestado en todos los puntos del trayecto. Esperarán un servicio muy personalizado que satisfaga sus necesidades e incluso que se adelante a ellas. En este sentido, será vital ofrecer un itinerario óptimo y fluido, así como cubrir el deseo de trabajar y relajarse en el mismo viaje.

2. Mayores Activos: estos viajeros tendrán entre 50 y 75 años en 2020. A medida que envejece la población mundial, el número de personas mayores viajeras aumentará hasta niveles sin precedentes. Gracias a los avances de la ciencia y la medicina, este grupo gozará de una mejor salud y será más activo que las generaciones anteriores con su misma edad. Disfrutarán de rentas más altas y muchos viajarán por interés cultural y placer, disfrutando de la libertad de la jubilación. Indudablemente, las necesidades físicas y de salud de este grupo plantearán desafíos a los proveedores de productos y servicios de viajes.

3. Profesionales Itinerantes: son el grupo de individuos que residen en una región y se desplazan a trabajar a otra, aprovechando los menores costes de los viajes y las modalidades de trabajo flexible para mejorar su calidad de vida. Los profesionales querrán sacar el máximo provecho al tiempo que pasan viajando y, por lo tanto, la comodidad de la reserva, la rapidez de la facturación y la seguridad serán aspectos prioritarios para ellos. La capacidad para permitir el trabajo en movimiento y dar acceso a la tecnología y un amplio espectro de información durante el trayecto serán un requisito clave para los proveedores de viajes de este grupo.

4. Clanes Mundiales: son un reflejo del crecimiento de la emigración mundial y el consiguiente aumento en el número de individuos y grupos que utilizarán el transporte aéreo para visitar a amigos y familiares dispersos por el mundo. Para muchos de ellos, los aspectos relacionados con la reserva y el precio serán esenciales. Sin embargo, como cada vez más familias viajarán juntas, cubrir las necesidades de los niños, los padres y los abuelos —e incluso los bisabuelos— que viajen juntos planteará importantes retos.

 

Tecnología
En el informe Travelling Tribes 2020 se identifican cuáles son las innovaciones tecnológicas más relevantes para cada uno de los cuatro grupos de viajeros identificados.

- Identidades personales digitales (información detallada sobre el cliente almacenada en formato digital, para que así sea fácil y rápidamente accesible), que permitan ofrecer un servicio mucho más personalizado. Por ejemplo, a corto plazo, la identificación mediante tarjeta SIM y, a largo plazo, las memorias digitales y técnicas biométricas de última generación.

- Sistemas de información integrados que combinen información de diversas fuentes. A corto plazo, por ejemplo, pago integral del viaje a través de telefonía móvil y atención digitalizada a través de un único punto de contacto para el viajero. Y a largo plazo, interconexión de las operaciones aeroportuarias y de las compañías aéreas para agilizar la movilidad.

- Información en tiempo real que las personas reciben en función de sus necesidades y ubicación. A corto plazo, por ejemplo, gestión de datos a través de telefonía móvil y, a largo plazo, la identificación por radiofrecuencia (RFID) y GPS para localización y seguimiento de personas y equipajes o sensores RFID para gestión del tránsito.

- Tecnologías de comunicación interactivas: mayor participación del usuario gracias a la interacción social digital, así como un previsible aumento de la oferta de tecnologías de información visual, con menor coste y un mayor grado de sofisticación. A corto plazo, conexión permanente a internet durante el vuelo y, a largo plazo, tecnologías de reconocimiento de voz y adaptación semántica, terminales inteligentes de autoservicio con capacidad de interpretar emociones o terminales de facturación atendidos por humanoides.

Los escenarios que se han contemplado en el informe incluyen, por ejemplo, “paseos” virtuales que los viajeros podrán realizar antes de salir de casa para familiarizarse con el aeropuerto o el uso de tecnologías de detección para saber si los clientes están nerviosos en el momento de facturar.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?