| 3/7/2012 2:00:00 PM

LAN Chile realiza primer vuelo con biocombustible en Suramérica

La aerolínea chilena LAN, una de las mayores de América Latina, y el grupo industrial Empresas Copec realizaron el miércoles el primer vuelo comercial con biocombustible de segunda generación en Sudamérica, en un intento por fomentar fuentes de energía menos contaminantes.

Con el uso de este producto, la industria aerocomercial busca reducir especialmente las emisiones de gases de efecto invernadero, ya que a diferencia de los tradicionales combustibles de aviación no emiten dióxido de carbono adicional a la atmósfera.

El primer vuelo de LAN con biocombustible de segunda generación, que tiene mejores procesos tecnológicos y usa materias primas que no se destinan a la alimentación, unió las ciudades chilenas de Santiago y Concepción.

LAN, que se encuentra en la etapa final de su fusión con la brasileña TAM, tiene operaciones en Argentina, Colombia, Chile, Ecuador y Perú y unidades de carga en Brasil y México.

El gerente general de LAN, Ignacio Cueto, dijo que este primer vuelo se enmarca en el objetivo de promover el desarrollo de biocombustibles sostenibles para la aviación comercial y con un alto potencial de producción en la región.

A nivel mundial, la IATA (sigla en inglés de la Asociación de Transporte Aéreo Internacional) ha planteado la meta de que un 1 por ciento del combustible que se use en el 2015 sea biocombustible y que ese porcentaje llegue al 5 por ciento para el 2020.

"Estamos trabajando para poder abastecer los requerimientos de la industria aerocomercial y tenemos tiempo para ir avanzando", dijo a periodistas Roberto Angelini, presidente de Empresas Copec.

Los biocombustibles utilizados para la aviación comercial se pueden obtener de plantas como algas, jatrofa, halofitos y camelina o residuos orgánicos.


Reuters
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?