| 4/3/2007 12:00:00 AM

La tecnología abre las puertas a nuevas oportunidades

La tecnología de información evoluciona a grandes velocidades y de manera constante. Es una realidad que impacta en la gente, en las comunidades y en los negocios de distintas maneras, procurando nuevas herramientas y opciones para resolver necesidades.

 

Por: Pedro Julio Uribe
Gerente General de Microsoft Colombia

Hoy estas tecnologías han impuesto una nueva forma de relacionarse y de ver el mundo, de educar y formar, de hacer negocios y, por supuesto, de entablar diálogos. Por decirlo de algún modo, se han derrumbado barreras, se han acercado las culturas y se ha permitido un mundo cada vez más conectado, generando nuevas oportunidades de educación, de empleo, de negocios, inimaginables unos años atrás. Porque tener habilidades en el manejo de las tecnologías se ha convertido por esta época en lo que en el pasado correspondía a saber leer y escribir, y carecer de esta capacidad se le ha denominado analfabetismo tecnológico. Tema que afecta y comienza a determinar la inclusión al mundo laboral.

Por eso surge ahora una nueva preocupación para los gobiernos y para las empresas, pues deben estar preparados para competir en ambientes globales. Por eso se deben diseñar políticas claras para procurar el acceso a la tecnología y a su educación, en el caso de los gobiernos, y capacitar a empleados y adquirir herramientas adecuadas que resuelvan las necesidades de los negocios para brindar mejores servicios y tener una producción de calidad, para el caso de las empresas.

En ese sentido, la tecnología se ha convertido en instrumento fundamental para impulsar el desarrollo de las economías de los países para que éstos puedan participar en igualdad de condiciones dentro de la dinámica del mundo global y competitivo. La tecnología se ubica, en este sentido, en el gran habilitador de todo este desarrollo, pero como herramienta porque lo más importante es la gente.

Es por eso que un país que no prepare a su gente, que no genere oportunidades de capacitación y que no tenga excelentes estándares de educación en tecnología se encontrará en desventaja frente a aquellos que sí las implementan y desarrollan en todos los sectores. Y Colombia se está preparando. Está haciendo grandes esfuerzos para que no le tome mucha ventaja la era digital, que ya empezó. Pero la realidad en el tema de acceso a la tecnología no es tan alentadora: existe un computador por cada 48 niños, sólo el 5,8% de la población tiene uno y la penetración de internet es del 11%.

Las metas para los próximos años permiten ver el compromiso del Gobierno en el tema del desarrollo tecnológico: un computador por cada 20 niños para el 2010, lograr para el 2019 que el 80% de las empresas en Colombia tengan múltiples servicios de telecomunicaciones a través de la banda ancha, que el 90% de la población tenga cobertura de telefonía celular, que el 85% de las empresas estén certificadas para exportar y que los niveles de desempleo se reduzcan al 6,4%.

Entonces ante estas perspectivas de desarrollo económico y de innovación y nuevos retos en un mundo globalizado, la misión de la tecnología de información y su impacto en los distintos sectores de la sociedad para generar oportunidades de trabajo, de negocios y de desarrollo de la economía es un asunto fundamental y que no se puede dejar pasar por alto. Ya existen algunos ejemplos exitosos en los que la tecnología ha servido de instrumento para desarrollar el potencial de los negocios y su gente.


Por eso compañías como Microsoft se han comprometido con el país y su crecimiento económico. Eso quedó demostrado con la reciente visita del fundador de la compañía, Bill Gates. Hablar de competitividad, como lo dijo Gates, es hablar de cerrar esa brecha del 5,8% de penetración de PCs y proveer educación para derrotar el desempleo.

Para eso el Sena trabaja –en alianza con Microsoft- en la creación de academias de tecnología. El objetivo es preparar a personas, estudiantes y trabajadores en capacitación tecnológica para fortalecer el nivel competitivo de la fuerza laboral. A la fecha se han entrenado 6.800 personas de bajos recursos en todo el país en 13 academias. El reto es construir 20 más para este final de año, para un total de 33, y poder capacitar más de 7.000 estudiantes al año de todos los niveles y áreas.

Otro sector que debe ser prioridad para darle la pelea al desempleo es la universidad. Gates, por ejemplo, tiene la visión de que hay que dotar a los alumnos de habilidades para crear empresa y facilitar su ingreso al mercado laboral y a lo que hoy se conoce como el “Nuevo mundo del trabajo”.

Por eso es importante promover la tecnología en el sector académico. Y se está haciendo: 32 universidades han sido beneficiadas con los Festivales de Instalación y se fomenta el concurso Imagen Cup en todas las instituciones educativas y académicas.

El primero consiste en promover la investigación y el desarrollo tecnológico en las aulas de clase. Se han entregado cerca de 45.000 programas de software a más de 7.000 estudiantes para impulsar proyectos educativos y científicos y habilitarlos para crear una industria tecnológica cada vez más sólida y con destacados niveles de experiencia. También se creó una bolsa de empleo dirigida a estudiantes de tecnología en la que participan 70 compañías socias de negocios de Microsoft que abren plazas para generar oportunidades de empleo. A la fecha se han registrado 392 estudiantes y se han proveído 133 posiciones.

Por su parte, Imagen Cup, es un concurso que se promueve en el sector universitario para promover la investigación y la producción de proyectos científicos. Aquí los jóvenes participan con su creatividad e ingenio para batirse con otros de todo del mundo. Los muchachos desarrollan proyectos productivos en áreas críticas: salud, educación, temas sociales. Esto incrementa las inquietudes de los jóvenes, les abre caminos y les genera oportunidades de empleo y desarrollo.

Colombia ya puso su cuota en este concurso el año pasado: 5 estudiantes de la Universidad del Cauca y su mentor ganaron con una solución para el sector salud. Fueron a la india en representación de la Región Andina, se enfrentaron a otros 49 equipos y a más de 40.000 estudiantes de ingeniería, sistemas de la información, ciencias de la computación y otras materias relacionadas todo el mundo. Les fue muy bien aunque no llegaron al primer lugar. Este año ya está corriendo el concurso. Los que ganen con soluciones que permitan mejorar la calidad de la educación irán a Corea, a jugársela por el primer lugar.

Así las cosas, la tecnología presenta un escenario alentador para fortalecer y promover el capital humano con miras al desarrollo económico y a la competitividad mundial. Para citar nuevamente a Bill Gates en su charla con empresarios en Cartagena: “Las mejores prácticas para la competitividad son aquellas que no están basadas en el tema de costo. Los mercados más competitivos son aquellos en los que las universidades han desarrollado un conocimiento único y especializado”

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?