| 4/25/2012 6:00:00 PM

La silla vacía

Ninguna mujer figura en la lista de los 50 mejores CEO de América Latina. ¿Cuáles son las razones?

Ni el hecho de que en las universidades latinoamericanas estudien más mujeres que hombres, ni que 40% de la población de la región esté bajo el mando de ellas han sido motores suficientes para que las latinas brillen en el mundo de los negocios de la misma forma que los hombres.

Pese a que hoy Petrobras, la empresa más grande de la región y la décima a nivel mundial (según el más reciente ranking de Forbes) esté comandada por Maria das Graças Foster, las mujeres están ausentes de los grandes escalafones de presidentes de empresas o CEO.

Harvard Business Review publicó el ranking de los 50 mejores CEO latinoamericanos y entre ellos no hay ni una mujer, pues solo se incluyó a quienes desempeñaron ese cargo entre 1995 y 2009 (por eso no está la presidente de Petrobras).

Para elegir a los mejores se evaluó la rentabilidad de la empresa relativa a su país y al sector en donde se desempeña, así como el aumento en su valor en bolsa. Como resultado, los cinco primeros son CEO de empresas brasileñas, el sexto es argentino, hay dos colombianos y ningún venezolano.

Las mujeres latinas también estuvieron ausentes, aunque han ganado muchos espacios en el mundo corporativo, todavía no llegan en masa a los cargos directivos y con muy contadas excepciones a CEO.

“Para las mujeres es muy difícil avanzar en las empresas porque, de entrada, en su primer cargo, una profesional colombiana gana 30% menos que un colega hombre con la misma formación. Aunque les cuesta menos a las empresas, no son promovidas igual de rápido y, si son mamás, por consideración a sus hijos les disminuyen o no les aumentan sus responsabilidades. Es un círculo vicioso”, explica Isabel Londoño, directora de la Fundación Mujeres por Colombia.

Cuestión de tiempo

Yolanda Auza, presidente de Unisys para América Latina (excluyendo Brasil y México) y miembro del capítulo Colombia de Women Corporate Directors (organización que reúne a presidentas de empresas y a mujeres de juntas directivas), considera que la ausencia en los rankings de CEO se explica porque a esos cargos no se llega sino hasta el final de la carrera laboral (con 50 años o más) y aquellas que tienen la formación y los méritos para llegar allá, aún no tienen esa edad.

“La revolución femenina, al menos en Colombia, no fue hace mucho tiempo. Las grandes profesionales que se formaron en los 80 y los 90 son las que dentro de poco van a liderar las empresas. Al finalizar esta década vamos a ser muchas más”, sostiene Auza.

Su visión es corroborada por las estadísticas, pues hoy 60% de los universitarios colombianos son mujeres, así como 75% de los estudiantes de derecho. ?No obstante, la falta de mujeres en altos mandos corporativos no es solo un problema latino. Un estudio de la ONG Catalyst, que se dedica a la equidad de género, muestra que 36% de las mil empresas más grandes de Estados Unidos, según Fortune, tienen mujeres CEO, mientras que en el ranking de las 500 mayores empresas europeas, del Financial Times, solo 1,8%. Así que, si por acá llueve, por allá no escampa.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?