| 7/8/2005 12:00:00 AM

La OPEP pierde su poderío

El cartel es incapaz de apaciguar la subida del precio del petróleo. Lea en Dinero.com un informe sobre la actual coyuntura de la organización, sus antecedentes y sus protagonistas.

Los exportadores del 40% del petróleo mundial se dieron cita esta semana en Viena con el objetivo de domar a los mercados del petróleo. Desde mediados de 2004, el precio del crudo se ha anclado por encima de los US$ 50 el barril tanto en el mercado de Londres como de Nueva York.



Lo más sorprendente, sin embargo, es que la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP) se encuentra preocupada. La bonanza de ingresos que están recibiendo por la subida del crudo tiene un sabor agridulce. Un precio excesivamente alto puede conducir a una recesión global que también golpearía a sus economías y reduciría la demanda mundial de petróleo. Así, la OPEP se encuentra en una encrucijada. Mal acostumbrada a manipular los precios del crudo a su antojo, por primera vez se tropieza con que sus anuncios de que aumentará su producción no calman a los mercados. El miércoles 15 de junio, cuando la OPEP dijo que elevaría su producción diaria en 500.000 barriles, el petróleo WTI, que se transa en Nueva York, registró una subida de un 1%. El detonante fue una caída en las reservas de petróleo de Estados Unidos.



El problema, dicen los ministros de energía de los países miembros de la OPEP, es que la demanda se ha acelerado desmesuradamente en los últimos dos años por culpa de los países asiáticos, léase China e India. Otro factor que les encanta resaltar es que la capacidad de refinamiento de los países industrializados se ha mantenido estancada, lo que está creando cuellos de botella. Las refinerías están trabajando ahora mismo al 95% de su capacidad. A mediados de los 80, esa cifra rondaban el 70%. Alí Al Naimi, ministro de energía de Arabia Saudita y peso pesado en la mesa de negociación de la OPEP, admitió ante los medios de comunicación que por esa razón, el aumento en la producción no podrá disminuir el precio del petróleo. Además, las multinacionales como BP o Exxon han descuidado sus inversiones para aumentar su producción.



La realidad, sin embargo, es que la capacidad de producción del cartel también se encuentra contra las cuerdas. Es decir, no pueden bombear más petróleo del que actualmente producen. Países miembro como Irán, Venezuela e Indonesia están produciendo menos de sus cuotas establecidas ya que no tienen capacidad para extraer más crudo. Solo Arabia Saudita tiene la capacidad para abrir sus espitas en cualquier momento y aumentar su producción.



Algunos analistas, como el banco de inversión Goldman Sachs, aseguran que la OPEP ha perdido su capacidad de reacción, ya que está produciendo casi 30 millones de barriles y se acerca peligrosamente al límite de su capacidad de extracción. Los analistas mantienen que la OPEP debería contar con una capacidad extra de producción equivalente al 4% de la demanda mundial. Así, en caso de una escalada de precios, podría poner de inmediato más crudo en el mercado con el objetivo de frenar la cotización. Pero esta variable se encuentra ahora reducida al 1%, lo que supone una OPEP con las manos atadas para satisfacer el tirón de la demanda del "oro negro".
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?