| 4/16/2007 12:00:00 AM

La moto, una opción popular

Colombia es el segundo productor de motos en América Latina, según un estudio realizado por el Comité de Ensambladores de Motos de Colombia, el cual muestra también, que quienes ganan dos salarios mínimos son los mayores compradores de motos en el país.

Las ventas de motos siguen disparadas, sobre todo entre las personas que devengan entre uno y tres salarios mínimos mensuales. Así lo explica un estudio elaborado por el Comité de Ensambladores de Motos de Colombia, al analizar los resultados de las ventas en el país, en el 2006.

El grupo que gana dos salarios mínimos es el que tiene la mayor participación en las ventas: pasó de representar el 38% del total de las ventas en 2005, a ser el 47% del total en 2006. En el “Segundo estudio sociodemográfico de usuarios de las motos en Colombia”, se destaca la mayor participación en las ventas de personas con ingresos de un salario mínimo, la cual es de 20%. Las facilidades de la industria para financiar la compra de motos han incentivado las ventas en este segmento económico.

Por otra parte, el Comité reportó una producción en 2006 de 426.000 unidades y espera que este año llegue a 300.000 unidades. Este organismo agrupa a las ensambladoras de motos japonesas del país: Auteco- Kawasaki; Fanalca- Honda; Incolmotos- Yamaha y Suzuki Motor de Colombia.

Tendencias
El estudio elaboró una encuesta a 52.000 personas propietarias de motos, en ciudades grandes, medianas y pequeñas del país. La mayor parte de los compradores (52%) manifestó que adquirió la moto para usarla como medio de transporte, mientras que en segundo lugar (40%) respondió que buscaba aumentar sus ingresos con el vehículo. En el 2005, un 35% de los entrevistados respondió lo mismo a esta pregunta.

Los hombres lideran el grupo de compradores, con una participación nacional de 75%. Las mujeres perdieron terreno en 2006. Mientras en el estudio anterior (2005) las compradoras tenían una participación de 30%, el año pasado un 25% manifestó ser dueña de una moto.

El análisis también mide las razones por las cuales se compraron las motos. La principal es aumentar el ingreso (un 45% aproximadamente.), seguida de la obligación de cumplir horarios (cerca del 18% ). Le sigue el interés de viajar y pasear (11%), la sensación de mayor libertad (8%), conseguir más amigos (7%), identidad con la moto (5%) y conseguir la admiración de otros (2%).

Quienes afirman que buscan en la moto un medio de trabajo, terminan empleándola en trabajos de mensajería, repartición de periódico y correo, servicios de reparación (despinchar a domicilio, mecánica y otros), trabajos por cuenta propia, policía, tránsito y compañías de alarmas y seguridad privadas.

Entre los compradores se destaca que son más las personas casadas que las solteras quienes optan por una motocicleta. Sólo un 25% de los encuestados manifestó ser soltero independiente, frente a un 70% de personas que dijeron estar casadas.

La industria
Según los datos del Comité, en el país hay 1.8 millones de motocicletas que se convierten en un vehículo compartido para tres millones de personas. Del total de motocicletas, alrededor de 700 mil son utilizadas por sus dueños para conseguir el sustento diario. Si se toma un promedio de cuatro personas por familia, cerca de tres millones de personas tienen en la moto su medio de ingreso económico para el hogar.

El estudio sociodemográfico presenta un balance de esta industria. El país se sitúa como el segundo productor de motos del continente. La producción de estas máquinas ya está exportándose a países como Venezuela y Ecuador.

Nacionalmente, las ensambladoras de Medellín, Cali y Pereira generan cerca de 53.800 empleos. Esta cifra es el resultado de sumar los actores de la cadena industrial y comercial de motocicletas: ensamblaje, proveedores y comercialización.

Desventajas para los motociclistas
Sin embargo, no todo pinta bien para los motociclistas. Al panorama de economía y versatilidad que representa la máquina, se le opone una serie de restricciones que cambian de acuerdo a la zona del país. El informe presenta la situación para los motociclistas en las principales ciudades de Colombia como Barranquilla, Villavicencio y Bucaramanga, e intermedias como Barrancabermeja.

“Si un motociclista quiere viajar de Bogotá a Barranquilla, tiene que llevar cinco diferentes chalecos ya que dependiendo de la ciudad a la que llegue, debe usarlo de un color y no de otro”, dice el análisis.

Por ejemplo, en Barrancabermeja, las motocicletas están prohibidas dentro de las zonas comerciales si van con un acompañante. La restricción no se aplica si se comprueba que el acompañante es un familiar, estado que es verificado por medio de la cédula. Están prohibidas las motos el fin de semana de 11:00 p.m. a 5:00 a.m.

En Barranquilla la prohibición se aplica en ciertos sectores de la ciudad. Bucaramanga también multa a los motociclistas que salgan con un acompañante hombre en horario de oficina; sólo pueden circular con acompañante mujer. Por su parte, en Cartagena el tránsito de motos está prohibido entre las 10:00 p.m. y las 6:00 a.m. en toda la ciudad.

En algunas ciudades las medidas fueron adoptadas para ponerle freno a la delincuencia y tras evaluar los indicadores de accidentalidad.

“Se puede decir que los motociclistas en Colombia no viven en un país unitario, sino en uno federado en cuanto a circulación se refiere”, agrega el informe.

Concientización
De acuerdo con el Comité, la gran mayoría de los motociclistas no tiene la preparación suficiente para conducir y es el Estado el responsable de dar esta capacitación.

La agremiación asegura que bajo este propósito de concientización invirtió $1.500 millones el año pasado en campañas de educación y seguridad para los motociclistas. “Estos esfuerzos no solo deben estar dirigidos a los conductores de motos, sino a todos los actores que forman parte de las vías.

Un último aspecto que hay que mejorar cuanto antes, es la regulación más fuerte hacia las escuelas de tránsito, “para que estas sean idóneas, responsables y para que cuenten con los equipos pertinentes para desarrollar esta labor pedagógica”, concluye el reporte.


¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?