| 3/7/2011 11:00:00 AM

La Era Londoño

Durante los quince años en los cuales Jorge Londoño fue presidente del Bancolombia la entidad pasó de ser la sexta más grande del país a ser la primera. Los activos crecieron 19 veces y el patrimonio 13. Una gestión para destacar.

Desde 1996 hasta el año pasado, Jorge Londoño Saldarriaga fue el presidente del Grupo Bancolombia. Su era fue marcada por un crecimiento acelerado del negocio.

En su período de quince años pasó de ser el sexto al primer banco del país. Comenzó la internacionalización de la entidad con la inscripción de ADR en la Bolsa de Nueva York y con la compra de negocios en El Salvador y en Perú.

Pero el balance de este ejecutivo, que ahora se encargará de la reconstrucción del país afectado por las lluvias del año pasado, es muy impresionante.

Durante su gestión,

• Los activos del banco crecieron 19 veces, de US$1,8 billones en 1995 a US$35,6 billones en 2010.
• El patrimonio creció 13 veces, de US$0,32 billones en 1995 a US$4,2 billones en 2010.
• El número de clientes aumentó más de 28 veces, de 250.000 a casi 7 millones en 2010.
• El número de transacciones pasó de 100 millones en 1995 a más de 900 millones en 2010.
• La participación de mercado en Colombia pasó de 3,6% a 21% y hoy tiene la mayor participación del mercado en El Salvador con 30%.
• El valor en bolsa creció 18 veces de US$0,67 billones a US$12,2 billones.
• El número de empleados pasó de 3.200 a más de 21.000
• La presencia del banco pasó de 25 ciudades a 663 ciudades y municipios.

Jorge Londoño no dejará de nadar todos los días en la mañana, ni de leer dos libros a la vez – uno de literatura y otro técnico –a una gran velocidad, ni dejará de ser amable, ni de tener las cifras y las estrategias de su negocio en la cabeza. Solo dejará de madrugar para ir a la carrera 48 en Medellín.

 

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?