| 3/17/2010 6:00:00 AM

La historia del local del Éxito de Unicentro

En un comunicado, la empresa Almacenes Éxito cuenta la historia sobre el caso Éxito-Unicentro de Bogotá, del cual sólo queda pendiente una acción de tutela que busca recobrar la segunda instancia del proceso y debe ser fallada por parte de la Corte Constitucional en las próximas semanas.

El local del Éxito de Unicentro lleva casi un año en un pleito que ha hecho que la cadena de almacenes esté apunto de desalojarlo. En este momento, la pelea se encuentra en manos de la Corte Suprema de Justicia, quien no ha dado un fallo definitivo.

 Almacenes Éxito, envió un comunicado contando cómo el local terminó en esas instancias y ellos con una demanda por no pagar los canones de arrendamiento.

 La historia comienza en 1976, cuando la Federación Nacional de Cafeteros adquirió el local de 6.000 metros cuadrados y lo arrendó a Cadenalco (hoy Almacenes Éxito). Allí funcionó un almacén Ley, luego un Superley y ahora un Éxito.

En 2001 la Federación pasó de ser propietario-arrendador, a ser sólo arrendador con opción de compra, después de realizar una operación de arrendamiento financiero con las compañías de leasing Bancolombia, Occidente y Popular.

En el año 2002 la Federación y la empresa Industrias Alimenticias Aretama, propiedad de la familia López Piñeros, acordaron una cesión con opción de compra que estaba hecha sobre unas arras de $9.000 millones y un plazo de dos años para pagar el saldo de $17.783 millones, dinero que debía la Federación a las compañías de leasing.

Aretama no cumplió con los pagos, por lo que la Federación de Cafeteros decidió en diciembre de 2004 hacer efectivas las arras ante el incumplimiento y dar por terminada su relación con esta empresa.

Aretama por su parte, denunciaron a la Federación por estafa, pero un fiscal delegado ante la Corte Suprema de Justicia concluyó que no hubo tal engaño y que la conducta de los cafeteros fue ajustada a la ley.

En 2008 la Federación pagó el saldo pendiente a las compañías de leasing y recuperó la propiedad del local. En ese momento, lo vendió a Didetexco, filial de Almacenes Éxito, por $80.000 millones. En virtud de esta transacción, hoy en día Didetexco sería el único dueño del local.

Aretama, a través de su filial Chevor, representada por el empresario Carlos López Piñeros, decidió reclamar el título de arrendador y comenzó una serie de acciones contra el Éxito.

La sociedad Chevor pidió en la demanda la restitución de tenencia del local alegando que Éxito no había pagado el canon, durante esos años. Éxito siempre pagó el canon a quien consideró su arrendador, la Federación Nacional de Cafeteros, la cual nunca le notificó que hubiera cedido el contrato a Aretama o Chevor.

Este proceso debe contar con dos instancias. Sin embargo, una vez proferido el fallo del juez 29 Civil del Circuito, se eliminó la segunda instancia. Quiere decir, que ni Almacenes Éxito, ni la Federación de Cafeteros, ni Didetexco han sido escuchados en el proceso.

En este momento está pendiente una acción de tutela que busca recobrar la segunda instancia y debe ser fallada por parte de la Corte Constitucional en las próximas semanas.

Así mismo, confirman que no hay ninguna orden de desalojo del local, que por motivos procedimentales y no de fondo, la Corte Suprema de Justicia revocó la tutela de los trabajadores en la que pedían un plazo para la entrega del local con el fin de facilitar su reubicación en otros puntos de la compañía. Pero no quiere decir que la orden de la Corte fuera desalojar.

Según el fallo de la Corte Suprema, los trabadores antes de presentar dicha tutela, debieron haber solicitado ante el Juez la protección de sus derechos. Con este fallo, los trabajadores han presentado ante el juez del proceso una nueva solicitud para obtener la defensa de sus derechos laborales y están pendientes de su decisión.

 

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?