| 7/6/2012 3:00:00 PM

La carta de Alejandro

El grupo Santo Domingo se la juega toda al negocio logístico. Ahora se alista a salir de compras.

A finales de la década pasada, una movida sacudió el negocio logístico para la cadena de suministro de las empresas en Colombia: Almagran –que había nacido desde que entró en operación Bancoquia y que pertenece al Grupo Santo Domingo– compró a uno de sus competidores: Almacenar.

Esta adquisición conformó el operador logístico más grande del país, hoy bajo la marca Suppla, que según Robinson Vásquez, su presidente, registra ventas anuales superiores a los $270.000 millones y tiene la cuarta parte de este mercado en el país.

Pero ahora la compañía se prepara para dar un paso gigantesco. La puesta en vigencia de los tratados de libre comercio que ha firmando Colombia con Europa, y están vigentes con Estados Unidos y Canadá, más los que están en proceso de negociación, sumado al interés de las diferentes compañías industriales y de servicios –locales y extranjeras– por desarrollar el mercado colombiano y aumentar el consumo, se han convertido en una excelente ventana de oportunidad para los operadores logísticos que prestan la tercerización de servicios integrados –desde transporte, almacenamiento, comercio internacional y acondicionamiento de productos, entre otros– y permiten a las empresas enfocarse en su core business.

La oportunidad todavía es mayor cuando se mira el potencial: en Colombia y, en general, en Latinoamérica, este proceso de tercerización apenas lo utiliza 30% de las empresas, cuando en otras regiones, como Estados Unidos y los países europeos, la cifra llega a 70%. La posibilidad por crecer está intacta.

Mientras la atención en el Grupo Santo Domingo, que lidera Alejandro Santo Domingo, se concentra en la unificación de Valorem e Invernac –sus brazos estratégicos de negocios–; su regreso a la radio, con la operación de la Cadena Melodía; el retorno a los negocios financieros –como la participación en la chilena CorpBanca–; a desarrollar estrategias de entretenimiento con su plataforma en medios y cine –es dueño de Caracol TV, El Espectador, Cromos, Shock y Cine Colombia–, la apuesta logística, aunque menos mediática, es de grandes ligas.

El plan de negocios de Suppla indica que hacia 2016 deberá facturar cerca de US$700 millones y tener presencia propia en al menos cinco países por fuera de Colombia. La operación en el país representará para la compañía cerca de la mitad de los ingresos. Hoy cuenta con una pequeña presencia en Venezuela y la operación internacional la hace de la mano de un aliado global: Hellmann Worlwide Logistics.

Para lograr las metas, el volumen de inversiones aumentará. Inicialmente está contemplado invertir US$40 millones solo en infraestructura y tecnología. Por supuesto, eso no es suficiente para alcanzar esa millonaria cifra en ventas. El grupo saldrá de compras y empezará una agresiva estrategia de adquisiciones, cuyo volumen de recursos aún no se ha definido y se están evaluando empresas en diferentes países. Ya a finales del año pasado, en Colombia se quedó con Servicéuticos, empresa que hace acondicionamiento de productos para terceros.

El camino puede llevarla a compras de grandes empresas u otras de menor tamaño especializadas en una parte de la cadena logística que les permita integrarlas. La idea es que de aquí a 2016, al final de cada año ya tenga la operación desarrollada en un país diferente. Este año se espera que sea Panamá.

“Queremos consolidar un operador regional en América Latina y así alistarnos para la llegada de las multinacionales que también están analizando las posibilidades y el desarrollo del negocio”, asegura Vásquez.

Aunque el rezago en infraestructura del país pone en dificultades el desarrollo logístico, no hay duda de las oportunidades de este sector en un escenario de mayor competencia, pero también de más consolidación, en el que el Grupo Santo Domingo se la juega.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?