| 4/6/2011 11:15:00 AM

La cadena Blockbuster finalmente fue vendida

La cadena Blockbuster, en bancarrota desde septiembre, ha acabado en manos de la cadena de televisión por satélite Dish Network, que se ha hecho a ella por US$320 millones en una subasta en la que también pujaron diversos inversores como el millonario Carl Icahn.

"Mientras que el negocio de Blockbuster se enfrenta a retos significativos, estamos ansiosos de trabajar con sus empleados para restablecer la marca como un líder en el negocio del vídeo-entretenimiento", dijo hoy en un comunicado el vicepresidente ejecutivo de marketing de Dish Network, Tom Cullen.

El ganador de la subasta, que comenzó el lunes en el Tribunal de Bancarrotas de Manhattan, detalló hoy que pagará unos US$228 millones en efectivo para adquirir la mayor cadena de videoclubs del mundo, en una transacción que podría cerrarse este mismo trimestre de recibir la aprobación por parte de ese tribunal.

"Con sus más de 1.700 establecimientos, una marca muy reconocida y múltiples métodos de envío, Blockbuster complementará nuestra actual oferta de vídeo", añadió Cullen.

El canal de televisión por satélite se convertirá así en el nuevo propietario de la cadena de videoclubs tras una disputada puja en la que participaron el inversor Carl Icahn, famoso por encabezar operaciones de este tipo, y el fondo de capital de riesgo Monarch Alternative, entre otros.

Blockbuster se puso a la venta al mejor postor en febrero después de que sus inversores no llegasen a un acuerdo para llevar a cabo la reestructuración de la compañía, que presentó en septiembre pasado la documentación para acogerse al capítulo 11 de la ley estadounidense de bancarrotas.

Según los documentos presentados entonces, la compañía acumula una deuda de US$1.460 millones, mientras que sus activos únicamente alcanzan los US$1.020 millones.

La cadena de videoclubs ya llegó a un acuerdo con sus principales titulares de bonos para reducir su deuda en cerca del 90%, hasta unos cien millones de dólares, a través del intercambio de esa deuda por capital de la compañía una vez que fuera reestructurada.

En los últimos años Blockbuster se ha visto en serias dificultades para seguir adelante y ha tenido que cerrar centenares de locales en todo el mundo afectada por una caída de ingresos que se debe en parte a la competencia de empresas como Netflix, un videoclub "en casa" que ofrece películas en línea, así como el envío postal a domicilio.

Afectada además por el auge de la piratería y la dificultad de acceder a nuevos préstamos para enfrentar sus problemas de liquidez, las acciones de la compañía se depreciaron paulatinamente hasta que el pasado julio dejaron de cotizar en la Bolsa de Nueva York.

Los títulos de la empresa, que ahora cotizan en los mercados secundarios no sometidos a la regulación de la Comisión del Mercado de Valores de Estados Unidos, caían antes del ecuador de esta sesión en Wall Street el 22,08%, donde se intercambiaban a unos ínfimos US$0,06 por título.

En lo que va de año, las acciones de esa compañía se han desplomado el 63,52%.

Por su parte, los títulos de Dish Network que se cotizan en el mercado Nasdaq perdían a esta hora el 0,25% para cambiarse a US$24,25.

 

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?