| 10/26/2006 12:00:00 AM

La bolsa en su PC

El mercado bursátil del mundo ingresó a la era on-line. Hoy en día es posible comprar en las bolsas de valores de diferentes países con una operación tan sencilla como hacer "clic". Pero cuidado, así como este tipo de inversiones ofrece ventajas, también puede ser riesgoso

Internet se ha encargado de poner el mercado bursátil al alcance de todos. Ventanas, avisos, letreros atractivos, les indican a los lectores virtuales cada vez que ingresan a cualquier buscador, lo fácil que es multiplicar varias veces su inversión sin necesidad de ser un experto corredor de bolsa. Son miles las páginas web que incitan a los usuarios a comprar acciones o realizar operaciones bursátiles a través de brokers on-line. Siempre bajo el mismo eslogan: es tan sencillo como un juego de niños.

En Colombia, a muchos les ha picado ya el gusanito de la curiosidad por este mercado virtual. ¿A quién no le llama la atención un aviso que promete multiplicar su inversión tres veces y en pocos días? Los lectores de dinero.com también han manifestado estar interesados en orientación sobre el tema enviando mensajes con preguntas sobre cómo invertir en internet y si es éste un medio seguro para hacerlo.

Lo cierto es que aún el mercado colombiano es virgen en el tema, y aunque varias entidades tienen entre sus servicios inversiones virtuales como Bancolombia, aún distan mucho de ofrecer el servicio 24 horas o los portafolios de inversión de otros brokers on-line del mundo.

El acceso a esos intermediarios no tiene fronteras ni límite alguno, cualquier internauta puede comprar acciones en la Bolsa de Nueva York si así lo desea, y lo puede hacer desde Colombia, sin necesidad de moverse de su casa u oficina y sin contratar a un costoso comisionista de Bolsa en Wall Street.

Aprender jugando
Páginas web como PrimeraAcción.com les prometen a sus clientes convertirse en dueños de una firma de Estados Unidos y con ello hacer realidad el sueño americano. Para ello, ponen a disposición de los usuarios de su página, la compra de una acción de cualquiera de las 130 compañías más importantes de ese país como Disney o Coca-Cola. Esta oferta parece atractiva, pero en realidad no pasa de ser una adquisición simbólica que poco o nada le representará al comprador en el futuro, aunque en el certificado que le den le garanticen que es dueño de un ‘pedacito’ de Wal Mart o Home Depot.

Es común además, encontrar toda una serie de juegos y simuladores para aprender a invertir en acciones y títulos valores. El Juego de la Bolsa de Finanzas.com es uno de los más reconocidos formadores de expertos corredores on line. La premisa de aprender jugando ha sido la clave para que este mercado bursátil en la red atraiga diariamente a miles de inversionistas novatos en el mundo y ha sido la base para que muchos usuarios crean tener los conocimientos suficientes para invertir desde su PC en los mercados de Alemania, Estados Unidos, Inglaterra o Japón.

Pero como invertir en Bolsa va más allá de jugar Monopolio o Hágase rico, porque así como se puede ganar mucho en un abrir y cerrar de ojos, también se puede perder todo con solo pulsar la tecla izquierda del mouse, es mejor entender a tiempo y antes de tomar la decisión de arriesgar su dinero en inversiones virtuales, que éste es un mercado como cualquier otro, lleno de riesgos que deben ponderarse para no llevarse luego amargas sorpresas. Por ello es mejor acudir a un intermediario experimentado que no lo deje solo al momento de invertir.

Los grandes
Los brokers on-line de Estados Unidos ocupan los primeros puestos en los rankings sobre este servicio. Charles Schwab, Fidelity Investments, E*Trade y Datek figuran entre los más importantes de ese país.

En España, casi todas las entidades financieras ofrecen a sus clientes la posibilidad de comprar y vender acciones en la llamada ‘red en tiempo real’. Esta actividad se denomina brokerage o intermediación on-line, y se ha constituido en uno de los servicios bandera de grandes titanes financieros como BBVA. El éxito de estos brokers on-line ha sido tan grande en ese país, que se estima que más del 15% de las personas que invierten en Bolsa lo hacen a través de internet.

El significativo aumento del número de internautas explica, en parte, el crecimiento que han experimentado en los últimos años estos brokers en España, que han pasado de tener 50.000 usuarios en el año 2001 a superar los 900.000 a cierre de 2005. Las tarifas más bajas que aplican estas entidades, la comodidad y sencillez de las operaciones son algunas de las ventajas que persuaden a los inversionistas españoles a utilizar este canal.

Entre los principales brokers on-line de España se destacan Openbank, del grupo Santander, Cortal Consors, del grupo BNP Paribas y Activobank, del grupo Sabadell.

Tan sólo in ID
Para invertir por medio de internet en productos financieros como valores, fondos de inversión, opciones o futuros, lo primero que se debe hacer es elegir al broker on-line. Una vez que se tiene el intermediario, el siguiente paso es abrir una cuenta con él para poder operar. Es preciso diligenciar un formulario con datos personales especificando la naturaleza del inversionista (persona jurídica o natural). Todo esto se puede hacer en un computador personal conectado a la red desde cualquier parte del mundo y a cualquier hora. Luego de completar esos pasos, el broker asignará un número de cuenta de tipo personal a la cual el inversionista debe trasladar los fondos que desea invertir.

Para acceder a la cuenta, sólo se necesita un ID (nombre o identificación) y un password o contraseña y ya estará listo para invertir en Bolsa desde su PC.
El cliente puede decidir en qué momento de la sesión comprar, pues puede ver en tiempo real las cotizaciones de los valores. Además, puede introducir la compra o venta de un determinado valor aún con el mercado cerrado. Si no se han puesto condiciones de precio, la orden se ejecutará según comience la actividad de la Bolsa del día siguiente. Los usuarios también pueden consultar carteras y extractos de sus cuentas con actualización automática en tiempo real.

A favor
Invertir a través de la red ofrece ciertas ventajas al inversionista. Sobre todo, una mayor rapidez a la hora de tomar decisiones de inversión y unas comisiones por intermediación más bajas. Además, numerosas entidades financieras ofrecen a través de la red interesantes servicios de noticias y análisis, que le permiten al inversionista, por un lado, estar informado sobre lo que acontece en el mercado y, por otro, tener las herramientas necesarias para tomar decisiones de inversión.

Para expertos en mercado como Ramón Blanco, director de Self Trade de España, internet ha conseguido hacer más transparente el mercado, ayudando a los inversionistas con menos posibilidades de información a operar en condiciones más parecidas a las de los expertos en los mercados financieros.

En contra
Una de las mayores preocupaciones de los inversionistas on-line es la seguridad de la red. Pese a que se ha avanzado mucho en este aspecto, los múltiples ataques de “phising” (correos electrónicos enviados por piratas informáticos que crear falsas páginas web de entidades financieras para solicitar las claves a los clientes y poder entrar en sus cuentas) son una amenaza para el correcto funcionamiento de este canal. La falsificación y la suplantación de identidades son, sin duda, el mayor escollo a superar.

No olvide indagar sobre el broker on-line que eligió, porque puede no existir ni estar regulado por ninguno de los entes que tienen los países para tal fin. Esta regulación les permite a los clientes tener, hasta cierto punto, seguridad sobre sus depósitos. En Estados Unidos las encargadas de regular a los brokers son la NFA (Nacional Futures Association) y la CFTC (Commodity Futures Trading Comission), en Inglaterra es la FSA (Financial Services Authority) y en Hong Kong es la SFC (Securities and Futures comisión). Así que antes de transferir fondos a una cuenta virtual, averigüe con su broker qué entidad lo regula e indague ante la entidad sobre dicho broker (la mayoría de las reguladoras tiene bases de datos que incluyen un historial de reclamaciones realizadas por los clientes y sus resultados). Recomendación para no olvidar: nunca abra una cuenta sin antes verificar la seriedad de su intermediario.

Para no llevarse sorpresas desagradables, el consejo más recomendable es aprenderse la página del broker on-line de memoria e introducirla a mano siempre, nunca como favorito, para así evitar la entrada de virus y el ataque de ‘jackers’.

Otra de las desventajas es que el tiempo real en internet puede ser relativo, porque la mayoría de estos servicios tienen una demora de unos segundos o minutos. Por lo general, las cotizaciones a las que se acceden por la red gratuitamente tienen un retraso mínimo de 20 minutos. Es decir, el precio que aparece en la pantalla para una acción/bono/fondo, es el que se cotizaba 20 minutos atrás. Ese tiempo puede ser sustancial, porque es posible que el inversionista crea que está comprando a un precio y en realidad termine pagando más o menos porque el precio cambió en el transcurso de esos 20 minutos.

Por último, el inversionista debe asegurarse bien de que la cantidad que quiere invertir y que introduce por medio de una orden de compra sea la correcta ya que una vez enviada la operación es imposible corregirla. Un cero que se le vaya de más por equivocación le costará con toda certeza, muy caro. Otra advertencia que conviene tener presente es que dependiendo de cómo se utilice y, por supuesto, de cada persona, invertir por internet puede crear adicción y dependencia de la misma forma que lo hacen los juegos de azar.






¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?