| 5/19/2011 7:00:00 AM

La Aerocivil prepara aeropuertos para enfrentar el invierno

La Aeronáutica Civil viene estructurando el Centro Nacional de análisis y Pronósticos Meteorológicos (Cenap) que, básicamente, se está encargando de concentrar toda la información meteorológica y así proveer un mejor servicio de tránsito aéreo. Fundamentalmente, se basa en una información en línea de lo que está sucediendo en cada sitio, basado en información de satélites.

Este proceso de mejoramiento para afrontar los problemas climáticos, se inició con la adquisición de un radar meteorológico pequeño para Pasto, posteriormente la Aerocivil hizo un convenio con la Asociación de Municipios del Valle de Aburrá y en cooperación se adquirió el primer radar meteorológico para Colombia. “Ese radar meteorológico va a estar ubicado en el cerro de Santa Helena y va a tener, para nosotros, un importante uso en relación a la condición meteorológica en tiempo real y para el Valle de Aburrá le va a representar un importante avance en todo lo que tiene que ver con la prevención de emergencias”, aseguró Sergio París, Secretario de Sistemas Operacionales de la Aeronáutica Civil.

Basados en esta experiencia, la Aeronáutica Civil tiene en proceso la adquisición de radares para ser ubicados en Bogotá, Cauca y en los límites de Meta y Casanare. La información que se registre en estos radares, permitirá a la Aerocivil gestionar de una manera más eficiente el espacio aéreo y la afluencia hacia el aeropuerto El Dorado.

“Los beneficios que tiene esto se verá reflejado sobre todo en el flujo, en la orientación de las aeronaves, en lo que los americanos llaman el playbook, que son los libros de juego que permiten trabajar rutas alternativas”, aseguró París.

Este playbook permite tener información real y al instante de los estados de demora que hay en los aeropuertos. Así es más fácil afrontar una condición meteorológica adversa, así se puede determinar, de conformidad con esta información, cuáles rutas se pueden tomar o que otra serie de actividades se pueden llevar a cabo.

La situación de El Dorado
Actualmente el aeropuerto El Dorado opera en categoría dos en la pista sur, lo que permite operar con condiciones de baja visibilidad. El fuerte invierno que se presenta en el país hizo que el río Bogotá se desbordara e inundara esta pista.

El objetivo es que el aeropuerto opere en categoría tres, es decir, que las aeronaves puedan operar con cero visibilidad, automáticamente.

Para lograr esto, se necesita un cambio en la radio ayuda de las pistas y una serie de cambios en la iluminación y toda una renovación en el sistema de gestión de control y movimiento de superficie del aeropuerto El Dorado.

Aeropuerto Alfonso Bonilla Aragón de Cali: es el aeropuerto alterno de Bogotá, Cali y Bogotá tienen una relación de sinergia entre los dos, “cerrar Cali es quitarle un alterno importante a Bogotá por cualquier circunstancia”, afirmó Sergio París.

El aeropuerto de Cali tendrá un sistema de aproximación con un equipo más moderno, a pesar de haber sufrido inundaciones el año pasado, la Aerocivil ha conseguido que este año no haya sufrido a pesar de las fuertes lluvias que han caído en el Valle del Cauca. Este aeropuerto podría alcanzar la categoría dos.

Aeropuerto de Rionegro: este aeropuerto es alterno de Bogotá, pero tiene una condición de meteorología muy desfavorable, es un aeropuerto que lo afectan mucho los fenómenos meteorológicos. Los fenómenos que se presentan allá son severos, sobre todo tormentas eléctricas.

La Aerocivil tiene otros aeropuertos que permiten un manejo importante del tráfico en condiciones complicadas:

Yopal: es uno de los aeropuertos más importantes en el sistema de tráfico aéreo porque allí se está concentrando la aviación no comercial. “En este aeropuerto nosotros tenemos pensado lograr el año entrante, dentro de los presupuestos, mejorar muchísimo y ampliar la plataforma porque se está quedando pequeña y mejorar todo lo que tiene que ver con las instalaciones del aeropuerto”, agregó el funcionario.

Ibagué: a pesar que tiene dificultades por su topografía ha servido como punto de amortiguación para algunos de los vuelos, sobre todo en la noche, con relación a fenómenos de meteorología adversa.

Barranquilla y Cartagena: no suelen tener problemas dramáticos de inundaciones, ni problemas asociados al invierno, lo tienen cuando viene la temporada de huracanes o tormentas que los golpea momentáneamente.

Bucaramanga: es un aeropuerto que se cierra por condiciones meteorológicas y topográficamente es difícil y tiene unos problemas de nivel de erosión de sus zonas de seguridad.

La Aeronáutica Civil tiene el Plan de aeropuertos 2012 - 2014. Para 2012 hay unas obras de mitigación que, en El Dorado, alcanzan los $15.000 millones.

Guaymaral: obras de bacheo por desprendimiento de material causadas por el invierno y hay un problema de inundación de calles de rodaje en la cabecera 29. $600 millones es la inversión que se realizará en este aeródromo.

Tolú: debido a la inundación se afectaron los cerramientos, el terminal y la zona de seguridad y la vía de acceso y el costo total de la recuperación de este aeropuerto es de $2.990 millones.

Saravena: tiene un problema particular de inundación. Se pavimentará la pista este año y se le está haciendo un manejo de sus canales con el apoyo de la Alcaldía para evitar inundaciones. La recuperación ronda los $250 millones.

Pasto: rehabilitación de las zonas de seguridad y de los efectos que ha tenido el invierno. Se estima una inversión de $1.040 millones.

Puerto Berrío: este aeropuerto se inundó completamente, tuvo un daño completo en todas sus instalaciones, su recuperación está estimada en $1.800 millones.

 

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?