| 5/19/2011 7:00:00 AM

Inversiones del proyecto ituango están garantizadas

El proyecto Ituango aseguró la financiación de su paquete de inversiones durante 2011, con una capitalización por $690.000 millones, aprobada por la Asamblea Extraordinaria de Accionistas realizada en Medellín.

Las partidas apalancarán la ejecución de los grandes contratos que se empezarán a ejecutar este año, entre ellos la desviación del río Cauca para permitir la construcción de la futura presa; la interventoría de las obras civiles y la construcción de los campamentos que alojarán el personal encargado de las obras.

Luis Javier Vélez Duque, Gerente de EPM Ituango, resaltó que con esta capitalización el proyecto recibe el impulso financiero necesario para emprender esta primera etapa de las obras. Explicó que habrá que hacer capitalizaciones adicionales, pues la estructura financiera del proyecto requiere aportes al capital y recursos de crédito.

La Asamblea también autorizó la expedición del Reglamento de Colocación de Acciones, y el nombramiento de la nueva Junta Directiva de EPM Ituango por un periodo de un año.

El proyecto
Como se recordará, con la firma del contrato BOOMT entre la Sociedad Hidroeléctrica Ituango S.A. ESP y EPM Ituango S.A. ESP, EPM asumió desde el pasado 30 de marzo el compromiso para construir, mantener, operar, explotar comercialmente y devolver, en un lapso de 50 años, la que será la central hidroeléctrica más grande de Colombia, con 2 mil 400 megavatios de capacidad. Es la primera vez que en Colombia se construye y opera un proyecto de generación eléctrica mediante la figura de la concesión.

El proyecto Ituango está situado en las regiones Norte y Occidente de Antioquia, con área de influencia en 12 municipios. La obra generará 6 mil empleos directos y unos 24 mil indirectos y entrará en operación en el año 2018.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?