| 2/7/2007 12:00:00 AM

Inventar sí puede ser rentable

Un producto estrella puede darle nuevas opciones a una empresa y generarle mayores ingresos. Así le sucedió a Muebles y Plásticos S.A. con un pupitre graduable. Gracias al compukid, creó una nueva línea escolar, creció el 20%, abrió una nueva planta y sigue inventando.

Un producto estrella puede darle nuevas opciones a una empresa y generarle mayores ingresos. Así le sucedió a Muebles y Plásticos S.A. con un pupitre graduable. Gracias al compukid creó una nueva línea escolar, creció el 20% y creó una nueva planta.

Inventar productos exitosos es un negocio rentable, o por lo menos así le sucedió a la empresa Compumubles, (Muebles y Plásticos S.A., en su razón social), de Bogotá, con el producto compukid. Este es un pupitre que se puede graduar en cuatro posiciones diferentes y que hoy le vende a la Secretaría de Educación de Bogotá y próximamente exportará a Venezuela y Panamá.

La historia comenzó con un viaje de Hugo Fenando García, Gerente y dueño de Muebles y Plásticos S.A., a Chicago. En esta feria encontró un pupitre realmente novedoso, ergonómico, con muchas posibilidades en un solo mueble, pero a un costo poco elevado para la mayoría de la población del país, cerca de US$1.500 por la silla y el pupitre, es decir, cerca de $3 millones.

Hugo regresó al país con la idea de diseñar un pupitre con opciones, en donde el gordo, el flaco, el alto y el bajito tuvieran las mismas posibilidades de sentirse cómodos, pero a un precio razonable. Un amigo de él, Fernando Prieto, y un diseñador de su empresa, Alejandro Chitiva, crearon compukid.

Este invento les representó dos premios importantes, el Lápiz de Acero de la revista Proyecto Diseño, por el diseño en sí; y otro, Innova, del Ministerio de Comercio, Industria y Desarrollo. El viaje de Hugo a Chicago fue en el año 2004 y hoy, a comienzos del 2007, la empresa acaba de negociar 15.000 unidades para vender en Venezuela y 5.000 más en Panamá. También ganó otra licitación con la Secretaría de Educación, por 10 000 unidades.

Así las cosas, compukid le ha representado a la empresa un crecimiento del 20%. La inversión total en el nuevo producto fue de $100 millones. Ha sido tal el éxito de este producto, que hoy la empresa cuenta con una planta adicional para fabricar únicamente este mueble, creó una nueva línea escolar y Hugo comprará próximamente 3 máquinas que le permitirán realizar su trabajo en menor tiempo y más barato. Actualmente, este producto cuesta $90.000 cuando se vende al por mayor, pero Hugo sabe que necesita producirlo en menos tiempo y más barato, porque “ estos chinos se van a dar cuenta de que estoy haciendo esto y lo van a fusilar”.

En grande
Compumuebles tiene 23 años de historia, fue fundada por Hugo Fernando García, y su principal objetivo es vender muebles de oficina. La empresa vende entre $12.000 y $15.000 millones al año, cuenta con 185 empleados, planta propia y 17 talleres satélites encargados de las piezas para ensamblar.

La empresa vende sus muebles en Bogotá, Pereira, Barranquilla, Medellín y Bucaramanga.

Después del éxito de compukid, Hugo ha seguido buscando ideas, y también su equipo. Ahora cuenta con dos diseñadores industriales diferentes a Alejandro Chitiva, quien participó en el pupitre y ya no está en la empresa. Estos dos jóvenes, Chistian Molina y Ricardo Huérfano, son los encargados de producir nuevas ideas y también de concretarlas.

Es así como lanzarán próximamente al mercado, una silla nueva para la ciudad, para los centros comerciales, etc., con filtro UV, de plástico, que no es fría y puede hacerse de diferentes tamaños y con garantía de 10 años.

Estos jóvenes consideran que crear muebles con diseño es fundamental. Tener diseño es lograr un equilibrio entre la estética, la comodidad y el precio, y ese equilibrio es el que ellos buscan constantemente. Además, debe tener ese “algo” que hace que al consumidor le guste.

Para Hugo, “la innovación es estar a la vanguardia”, y él considera fundamental estar al día en el mercado y arriesgarse con nuevos productos. Por eso, su hija que estudia finanzas en El Externado, está en China, y el hijo será ingeniero industrial. Su aspiración es lograr que esta empresa familiar llegue muy bien a la segunda generación.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?