| 12/17/2007 12:00:00 AM

Inflación en 2008 será de 4,2%: Asobancaria

La economía colombiana tendrá un buen dinamismo el año entrante, pero será necesario tener en cuenta los riesgos relacionados con la situación de la economía de Estados Unidos y el rumbo que pueda tomar el conflicto con Venezuela.

Al primer semestre del año, el Producto Interno Bruto registró un crecimiento de 7,8% y muchos analistas esperan que para el cierre de 2007 y 2008 alcance niveles cercanos a 6,5% y 5,5%, respectivamente, cifras que se encuentran muy por encima del promedio histórico. La Asociación Bancaria de Colombia, Asobancaria, confía en que la economía colombiana continuará experimentando un buen dinamismo durante 2008, sin olvidar que para ese año existen algunos riesgos relacionados con la dinámica de la economía estadounidense, la incertidumbre frente a la aprobación del TLC con Estados Unidos y el rumbo que tome el conflicto con Venezuela.

Un factor que podría poner en riesgo la dinámica económica a futuro es la posibilidad de que se incluyan en el marco normativo medidas en contra de la libertad de los mercados como en el caso de la regulación de las comisiones y los precios, tanto del sector financiero como del real. De resurgir estas ideas en el 2008, se podría afectar no sólo el trámite del TLC, sino a futuro, la estabilidad económica y la fuerza empresarial del país.

Según la entidad, en 2007 el crecimiento ha estado impulsado por el desempeño favorable de todas las ramas de la actividad productiva, en particular las relacionadas con la construcción, la industria manufacturera y el comercio.

En los primeros seis meses de 2007, la construcción fue el sector que experimentó el mayor crecimiento anual con 16%. Al interior de éste, las obras de ingeniería civil registraron un dinamismo de 28,7%, mientras que los trabajos de construcción y edificaciones aumentaron 7,3%. La industria manufacturera, por su parte, aportó en el primer semestre de 2007 la mayor contribución a la variación semestral del PIB con 2,01 puntos porcentuales, derivado de un importante incremento anual de 13,3%.

Los buenos resultados económicos también se reflejan en el desempeño del sector comercial, que durante los primeros seis meses del año tuvo una expansión anual de 11,2%. El momento favorable por el que atraviesa la actividad productiva colombiana ha contribuido a generar un importante impacto en la confianza de los consumidores. De acuerdo con los resultados de la más reciente encuesta de opinión al consumidor de Fedesarrollo, en octubre el índice alcanzó un registro de 37,7 puntos, el nivel histórico más alto desde 2001.

En concordancia con los aumentos en la producción, las cifras del mercado laboral han registrado una mejoría. El informe asegura que en octubre de este año la tasa de desempleo para el total nacional se ubicó 1,4 puntos porcentuales por debajo del registro de igual periodo de 2006 al pasar de 11,4% a 9,96%. Así mismo, la población desocupada se redujo en 127.000 personas frente a octubre de 2006, mientras que la tasa de ocupación fue de 54,3%, cifra superior en 3,7% a la del año anterior.

Para poder garantizar que la buena dinámica del crecimiento se pueda mantener en el largo plazo, es necesario trabajar en tres frentes, según indica Asobancaria. Primero, es vital generar un ambiente favorable para la inversión y el desarrollo de los negocios. Segundo, fortalecer la economía para absorber adecuadamente los choques externos y tercero, evaluar adecuadamente la incidencia de las decisiones de política sobre el desempeño de la economía.

La entidad gremial asegura que “estamos convencidos de que para mantener una senda de crecimiento sostenido en el largo plazo hay que garantizar que la inversión se mantenga alta. Para que los empresarios puedan seguir apostándole al país necesitan contar con un ambiente favorable para la inversión y con suficientes condiciones de seguridad, así como con el fortalecimiento de las libertades económicas para un adecuado desarrollo de los negocios. También se hace necesaria una mayor estabilidad jurídica, un sistema tributario más equilibrado sin impuestos distorsionantes y un sector financiero cada día más fortalecido, sin barreras a los flujos financieros internacionales y sin topes a las tasas de interés”.

También Asobancaria considera que el Banco de la República debe hacer una pausa en su política de incrementos en su tasa de interés, debido a que, como lo ha dicho, el canal de transmisión de la política monetaria es lento y el peor de los mundos sería aquel en que por su accionar se le impida al país alcanzar una senda de crecimiento alto y sostenido.

Proyecciones económicas
A pesar del incumplimiento de la meta de inflación, el cierre de 2007 será muy favorable. Asobancaria sostiene que la mayoría de analistas, tanto nacionales como extranjeros prevén que la tasa de crecimiento del Producto Interno Bruto para este año se ubicará por encima del 6%. En Asobancaria están de acuerdo con la percepción de los analistas y pronostican que la economía colombiana cerrará este año con un crecimiento superior al 6,5%. Así mismo, creen que el dinamismo y el crecimiento de sectores como la construcción (17%), la industria (11,4%) y el comercio (10%) serán los principales responsables del favorable cierre de este año.

Es evidente que la meta que fijó el Banco de la República en materia de inflación para 2007 no se cumplirá, y el pronóstico de la agremiación indica que el año se cerrará con una tasa de inflación cercana al 5,3%. En relación con la tasa de cambio, existe unanimidad acerca de que en lo que queda de 2007 se continuarán generando presiones en el mercado cambiario que harán que la tasa fluctúe en niveles inferiores a los $2.100 por dólar.

Asobancaria estima que al finalizar 2007 la tasa de cambio se podría ubicar incluso por debajo de los $2.050.

Aunque 2008 no será tan bueno como 2007, Colombia experimentará una dinámica del producto superior al promedio histórico. El consenso de los pronósticos para 2008 indica que la economía colombiana mantendrá su buena dinámica, aunque con un menor ritmo que el de este año, por lo cual la mayoría de analistas estima que el producto crecerá entre 5,0% y 5,5%. Asobancaria considera que el buen desempeño de sectores como la industria y el comercio y la favorable dinámica de la inversión se mantendrán el año que viene y continuarán jalonando el crecimiento, por lo que la economía puede crecer incluso por encima del 5,5%.

Sin embargo, es claro que lo que pueda suceder con la economía colombiana el próximo año, así como con el resto de las economías latinoamericanas, estará influenciado por el desempeño de la economía estadounidense y por el desenlace de la crisis del mercado hipotecario, ya que la probabilidad de que el próximo año se de una desaceleración fuerte en ese país se ha incrementado. En relación con los pronósticos de inflación para 2008 es importante recordar que el emisor sabe que está en juego su credibilidad y que por ello no se descartan aumentos adicionales en las tasas de intervención, a pesar de que los grados de libertad del banco se redujeron por las medidas adoptadas por la Reserva Federal en materia de tasas.

“Creemos, al igual que muchos analistas, que el próximo año esta variable se ubicará dentro del rango meta que nuevamente fue fijado entre 3,5% y 4,5%. A pesar de esto, es posible que durante el próximo año el nivel de precios se vea presionado por los mayores precios de los combustibles, razón por la cual la inflación podría ubicarse muy cerca del límite superior del rango meta”, asegura Asobancaria.

Riesgos
Asobancaria asegura que muy seguramente 2008 será otro año positivo para la economía colombiana. Sin embargo, es necesario señalar que existen algunos factores, tanto externos como internos, que pueden afectar negativamente el desempeño de las principales variables macroeconómicas el año que viene.

En cuanto a los externos, asegura el informe, las autoridades económicas de Estados Unidos, así como la mayoría de analistas, observan un riesgo de desaceleración marcada en ese país a raíz de la posible profundización de la crisis del mercado “subprime” de deuda hipotecaria. Las ventas y la construcción de nuevas viviendas se han visto fuertemente afectadas, lo que sumado a la pérdida en el valor del patrimonio de los estadounidenses, debido a la caída en el precio de los inmuebles puede llegar a desestimular el consumo de los hogares.

Este fenómeno repercutiría negativamente sobre la demanda por las exportaciones colombianas hacia ese país, las cuales representan cerca del 35% de las ventas del país al exterior. Otra vía por medio de la cual el contexto internacional, y particularmente la crisis del mercado “subprime”, podría afectar la economía colombiana es mediante la reducción en los flujos de capital, debido a que la turbulencia de los mercados financieros internacionales y el aumento en la percepción de riesgo por parte de los inversionistas extranjeros podrían repercutir directamente en el costo y la disponibilidad de recursos para el gobierno y para las empresas, así como en la dinámica del mercado de valores de nuestro país. Otro factor de riesgo adicional es la suerte del Tratado de Libre Comercio entre Colombia y Estados Unidos.

Según Asobancaria, de no ratificarse el acuerdo firmado con Estados Unidos, Colombia estaría cediendo terreno a países de la región como México, Chile, República Dominicana, Costa Rica, El Salvador, Guatemala, Honduras y Nicaragua que ya gozan de los beneficios de la apertura negociada. Para Colombia sería grave perder el lugar que ha ganado en el mercado estadounidense, pues la evidencia indica que los últimos en acceder a los tratados de libre comercio son los que menos se benefician de ellos, porque comienzan a ser desplazados por aquellos países que lograron obtener primero las ventajas derivadas del acceso preferencial.

La no aprobación del TLC con Estados Unidos sería un duro golpe a la política comercial colombiana, sostiene Asobancaria, debido a que varias de las negociaciones emprendidas por el gobierno colombiano con otros países avanzados como Canadá, EFTA y Unión Europea toman como referente la experiencia de negociación adquirida con este país.

Adicionalmente, la desaceleración esperada en el crecimiento del PIB venezolano y la reciente tensión política con Venezuela, que derivó en las declaraciones del presidente Chávez sobre su deseo de romper relaciones comerciales y diplomáticas con nuestro país, podría tener repercusiones negativas sobre la actividad económica colombiana, ya que la fuerte demanda desde ese país por productos colombianos ha sido uno de los principales motores del crecimiento económico durante los últimos años.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?