| 6/22/2012 6:00:00 PM

Industria porcícola está entrando en riesgo

El presidente ejecutivo de la Asociación Colombiana de Porcicultores, Carlos Alberto Maya Calle, reveló que la importación de carne de cerdo en 2010, ascendió a 8.000 toneladas, cifra que se duplicó en el 2011 a 16.000.

“Dichas cifras representan una alerta para la industria nacional que tiene que prepararse para la llegada de más carne de los EEUU, Canadá y Chile con la reciente firma del Tratado de Libre Comercio (TLC) y alianzas comerciales entre los países”, explicó el funcionario.

El dirigente gremial afirmó que hasta el momento las consecuencias de estas importaciones no se han sentido en la producción local ni en las plazas laborales del sector, ya que estas no llegan ni siquiera al 8% de la demanda interna.

Sin embargo según cifras de Asoporcicultores, el consumo de la carne de cerdo per cápita en Colombia, aumentó en 10% al pasar de 4.7 kilos per cápita de carne que se consumían en 2010 a 5.10 kilos per cápita en 2011.

Según el presidente Maya, lo más importante es industrializar y educar a los pequeños y medianos productores para ponerlos a la altura de la competencia extranjera y nivelarlos a los requerimientos de la industria nacional, ya que este renglón de la economía “es muy joven y tan solo tiene 25 años de existencia formal”.

Adicionalmente el dirigente gremial destacó que la demanda interna es tan variable que en muchos casos los productores no dan abasto para suplir el consumo de carne de cerdo, como otras veces los excedentes de este producto son perjudiciales para sus bolsillos.

Esta situación se ha convertido en el mayor reto del sector de cara a dicha situación ya que, “es necesario para la industria nacional que el consumo de la carne de cerdo sea un hábito, tal como sucede con la carne de res”, aseguró.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?