| 8/24/2007 12:00:00 AM

Industria continúa en crecimiento

Encuesta de la Andi revela que el sector productivo mantiene un margen de capacidad disponible para atender la demanda.

De acuerdo con los resultados de la Encuesta de Opinión Industrial Conjunta (EOIC), que la Andi realiza en el período enero-junio del 2007, comparado con el mismo período del 2006, la producción aumentó 6,4%, las ventas totales 6,2% y, dentro de estas, las ventas hacia el mercado interno aumentaron 5,6%.

En concordancia con los altos crecimientos en producción, la utilización de la capacidad instalada, en junio del 2007, se situó en 82,5% registrando niveles similares a los observados en los meses anteriores. De todas formas, el sector productivo mantiene un margen de capacidad disponible para atender la demanda, si se tiene en cuenta que el óptimo nivel de utilización de la capacidad instalada reportado por los empresarios es de 88,7%.

Además, cabe recordar que el sector privado ha mantenido altos ritmos de inversión productiva en los últimos años. La inversión privada como porcentaje del PIB aumentó de 8,8% en 2002, a 18,8% en 2006.

La buena dinámica industrial se refleja también en la demanda, la cual registra buen comportamiento a juzgar por los pedidos de las empresas, los cuales son calificados como altos o normales por el 88,8% de la producción industrial. Por su parte, los inventarios se mantienen bajos o normales, debido a que el 81,2% de la producción califica así sus existencias.

En cuanto a los obstáculos que perciben los empresarios en el desarrollo de su actividad, éstos son en su orden: tipo de cambio, baja demanda, costo y suministro de materias primas, competencia en el mercado, bajos márgenes de rentabilidad, contrabando y competencia desleal, falta de capital de trabajo, cartera y problemas de orden público.

Durante el primer semestre de 2007, la actividad industrial mostró resultados satisfactorios, de acuerdo con los indicadores de la Encuesta de Opinión Industrial Conjunta (EOIC). “El crecimiento en producción y ventas en este período fue superior al 6%, la utilización de la capacidad instalada está en muy buenos niveles, los inventarios son calificados en su mayoría como normales o bajos, los pedidos son excelentes y el clima es propicio para los negocios”, indica el documento.

Agrega la encuesta, además, que “el 70,6% de los encuestados califica la situación actual de la empresa como buena, frente a un promedio histórico de 52,3%. Pero no es sólo la calificación favorable de la situación de las empresas, sino que el 41,5% de los encuestados ve con mayor optimismo el inmediato futuro”.

En esta encuesta también se les preguntó a los empresarios sobre el número de turnos que se están utilizando en la planta de producción de las empresas. Los resultados muestran en la actualidad el 76,5% de las empresas trabaja tiempo completo en tres o cuatro turnos. En promedio en la industria se trabaja 2,7 turnos. Con este indicador se observa que no sólo se dispone de capacidad instalada para aumentar la producción, sino que también los empresarios podrían optar por aumentar el número de turnos.

En el mes de junio, la Andi preguntó a los empresarios sobre el uso de tecnología en las principales áreas de la empresa y encontró que, en general, las empresas están utilizando mayoritariamente tecnología de punta.

De acuerdo con los encuestados, los principales cuellos de botella son los siguientes: en tecnología de información, falta o desactualización del software y altos costos; en el área de producción, problemas en la cadena interna del proceso productivo, empleo de tecnologías no adecuadas y altos costos de las tecnologías de punta; en comercialización y distribución, problemas de mercadeo, infraestructura y tecnología y en transporte los ya tradicionales que incluyen infraestructura, costos, almacenamiento, cumplimiento y disponibilidad de vehículos de carga.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?