| 1/22/2009 12:00:00 AM

Inclusión financiera

El paso siguiente para las microfinanzas es el de convencer a los bancos comerciales de que prestarles a los hogares más pobres es un buen negocio.

La discusión sobre microfinanzas cambió de foco. El tema central ahora tiene un nombre: inclusión financiera. Así lo explicó a Dinero.com la consultora experta financiera, Beatriz Marulanda, en el marco del Seminario Internacional Microfinanzas y Construcción de Paz, convocado por la Fundación Alvaralice en Cali.


El principio de la inclusión financiera está en que no se debe establecer un sistema bancario paralelo para ofrecer servicios a las familias pobres. “Las ONG ya demostraron que hay formas para prestarles y que es un buen negocio”, dijo la experta. Ahora el paso siguiente, sostiene, es el de poner a los bancos a trabajar con un portafolio completo para negocios y hogares pobres.


Una de las razones está en que las microfinanzas necesitan volúmenes importantes para ser realmente rentables.


Beatriz Marulanda considera que los bancos ya se están moviendo con fuerza en este tema en Colombia. Destaca el trabajo del Banco Caja Social, Bancolombia y el Banco de Bogotá.


Una de las herramientas más importantes en este empeño es la de los corresponsales bancarios, que ya ofrecen una rentabilidad atractiva para los corresponsales. De un lado, la experiencia en Brasil muestra que la demanda para los tenderos que ofrecen estos servicios aumenta en cerca de 10%.


Además los bancos ofrecen una remuneración mensual cercana a un salario mínimo para sus corresponsales, pero adicionalmente, dependiendo del entusiasmo del corresponsal, pueden conseguir un ingreso mucho mayor. Menciona el caso de uno de ellos en Ciudad Kennedy en Bogotá, que asegura que con los ingresos de la corresponsalía paga la universidad de uno de sus hijos.


La vía de la inclusión financiera parece ser la forma en la que se rompe la operación relativamente artesanal de las microfinanzas.


La banca que quiera entrar en las microfinanzas tiene que adecuar sus sistemas de análisis y manejo de créditos para fundar su estudio en la capacidad de los méritos de la comunidad, la familia y la empresa individual más que en las garantías reales, dijo el presidente de la Corporación Andina de Fomento, CAF, Enrique García.


“El enfoque solo financiero y microcrediticio no es suficiente”, dijo. También deberían acompañarse a los microempresarios con otras actividades que les ayuden a entrar en los mercados nacionales o internacionales.


Microfinanzas y paz
Hay una tendencia a pensar que se exageran los dones de las microfinanzas y que la convierte en la solución a todos los temas, dice María Otero, presidenta de Acción Internacional. Con todo, opina, las microfinanzas pueden contribuir en la tarea de construir la paz.


Pueden construirla en la medida que genere una economía sostenible y que reduzca la vulnerabilidad de las personas, señala. “Permite crear una reserva de precaución a través de ahorros, un elemento que es más importante en condiciones de conflicto”, dice María Otero. Advierte que el ahorro puede ser un producto financiero clave y destacó que el microcrédito no es el único fin de las microfinanzas.


Afirma también que el microcrédito impulsa el espíritu emprendedor de las personas y se convierte así en una opción de empleo.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?