| 8/1/2007 12:00:00 AM

Hay que apostarle a la competitividad

El presidente del Consejo Privado de Competitividad, Hernando José Gómez, dice que Colombia podrá ser, en 25 años, uno de los tres países más competitivos de América Latina si logra un crecimiento sostenido y acelerado.

Puede sonar algo extraño que se plantee que Colombia puede ser uno de los tres países con más desarrollo de toda América Latina, pero sólo hasta dentro de 25 años. La pregunta sería y ¿ahora qué? o ¿por qué hasta dentro de tanto tiempo?

Según cifras del Foro Económico Mundial, en el entorno latinoamericano, Colombia ocupó el octavo lugar en importancia. Sin embargo, superó a los países del Mercosur como Brasil (puesto 66), Argentina (puesto 68), Uruguay (puesto 69). El líder latinoamericano continúa siendo Chile, muy lejos del resto de países de la región, y se ubicó en el puesto 27. Le sigue en importancia, Costa Rica, Panamá y México, en las posiciones 53, 57 y 58 respectivamente. Ecuador y Paraguay siguieron perdiendo competitividad y se ubicaron como los últimos en la región, en los puestos 90 y 106, respectivamente

Hoy Colombia está por debajo de Chile, Barbados, Costa rica, Panamá, México, Jamaica y El Salvador.


Pero para ser competitivo se requiere de inversión y dedicación, y en Colombia además de la ausencia de esos dos factores, existen serios problemas en las áreas microeconómica y sectorial, que básicamente se traducen como inconvenientes de coordinación entre los diferentes sectores de la sociedad, es decir, el sector público, privado, la academia y la sociedad civil.

Según el presidente del Consejo Privado de Competitividad, Hernando José Gómez, el atraso que sufre el país en este tema puede verse reflejado por ejemplo, en que Colombia tiene sólo el 20% o una quinta parte de la productividad promedio de Estados Unidos. Por encima de ese porcentaje están los sectores de servicios financieros, electricidad, agua y gas, además de otros servicios como los sociales, comunales y personales, y también construcción y minería. Por debajo del promedio están industria, transporte y comunicaciones, comercio, turismo, agricultura y servicios inmobiliarios.

Otro factor que incide en la falta de competitividad de Colombia es que el 59% del empleo que se genera en el país pertenece al sector informal y además, no hay un sector que lidere o jalone la inserción a los mercados internacionales de los productos nacionales.

Pero más allá de estas discusiones, lo que plantea el Consejo Privado de Competitividad, es que el país tiene que apuntarle a un crecimiento sostenido del 8% año tras año y para lograrlo es indispensable una estrecha coordinación entre el sector privado y el público.

“El rol del gobierno es ofrecer un ambiente propicio para el desarrollo de la inversión. Un buen manejo macroeconómico es necesario pero no suficiente para lograr mayor productividad. El rol de las empresas es liderar la creación de valor pues la productividad del país es el conjunto de la productividad de sus empresas. El Consejo Privado de Competitividad surge para liderar y articular, desde el sector privado, la confluencia de esfuerzos entre el sector público, el privado, la academia y demás sectores de la sociedad civil, en coordinación con las instancias públicas”.

Para que esto suceda, según Gómez, se deben realizar una serie de cambios que se deben establecer mediante una política nacional de competitividad, donde estén comprometidos todos los sectores productivos y no productivos de la sociedad.

Por ello el Consejo Privado de Competitividad planteó ya una visión de país, la cual consiste en que al 2032, Colombia será uno de los tres países más competitivos de América Latina y tendrá un elevado nivel de ingreso por persona equivalente al de un país de ingresos medios altos, mediante una economía exportadora de bienes y servicios de alto valor agregado e innovación, con un ambiente de negocios que incentive la inversión local y extranjera, propicie la convergencia regional, mejore las oportunidades de empleo formal, eleve la calidad de vida y reduzca sustancialmente los niveles de pobreza.

Otra meta, es que para el 2032 se logre elevar el PIB per cápita que para población de ingresos medios altos, al 2006 está entre los US$9.000 y los US$18.000, como ocurre con Portugal, Corea y República Checa. En Colombia es apenas US$3.000.

Colombia podría aspirar a ser un país de ingresos medios altos, según el presidente del Consejo Privado de Competitividad, si se enfoca en estrategias como la identificar y fortalecer diferentes sectores que se puedan considerar de clase mundial, da un pleno salto a la productividad y al empleo, busca la manera de formalizar laboral y empresarialmente a las personas, sin dejar de lado el tema de ciencia, tecnología e innovación.

También debería buscar diversas estrategias de eliminación de barreras para la competencia y el crecimiento de la inversión tales como composición eficiente del stock financiero, estabilidad macroeconómica y jurídica, educación y destrezas laborales, regulación e instituciones al servicio de la producción, infraestructura física, provisión de servicios públicos, uso de TICS para la productividad, provisión y respeto de derechos de propiedad, calidad de vida y ciudades amables, capacidad de innovación y sobre todo, el aumento de la tasa de ahorro.

Precisamente, durante la edición número diez de Colombia Compite, que se realizará los días 2 y 3 de agosto en el Centro de Convenciones Plaza Mayor de Medellín, el sector privado y el Gobierno diseñarán, de la mano, una estrategia que permitirá que el país, en 25 años, ocupe un lugar privilegiado en el mundo.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?