| 3/2/2012 10:18:00 AM

Gobierno vería "inexplicable" que UE rechazara TLC con Colombia y Perú

El vicepresidente de Colombia, Angelino Garzón, confió en que el Parlamente Europeo apruebe finalmente el TLC con Colombia y Perú, porque rechazarlo "sería como autosuicidarse" y enviar "un mal mensaje" para las relaciones económicas entre Europa y Latinoamérica.

"Sería inexplicable que el Parlamento Europeo no llegara a aprobar este acuerdo comercial y creo que no lo entenderían los diferentes sectores de la Unión Europea, incluyendo el sector empresarial europeo", añadió Garzón en una entrevista con Efe en Madrid, donde está de visita en el marco de una gira europea.

El vicepresidente colombiano, no obstante, se mostró esperanzado con las posibilidades de que el acuerdo, cuyas negociaciones arrancaron en 2007, sea finalmente aprobado, en una votación que se espera para septiembre próximo.

"Soy optimista porque creo en la responsabilidad política y social de cada uno de los parlamentarios y parlamentarias de la Unión Europea, no con Colombia y con Perú, no, fundamentalmente con la sociedad europea y la población europea", señaló.

Un eventual rechazo, continuó, "sería como autosuicidarse el Parlamento Europeo, autosuicidarse la Unión Europea, porque sería perder un mercado muy importante que constituyen Perú y Colombia y sería un mal mensaje para las relaciones económicas y el comercio entre la UE y América Latina", "un continente", recordó, "en crecimiento económico".

Este tratado, cerrado por la UE con Perú y Colombia en 2010, favorece, a su juicio, "el desarrollo económico y la política de empleo" tanto en Europa como en Colombia y Perú y "contribuye al fortalecimiento de los derechos humanos".

Pero sus críticos creen que el acuerdo sólo beneficia a los inversores y las transnacionales y no mejorará la situación de los derechos humanos en Colombia o las condiciones laborales en Perú.

Garzón, que llegó a España tras participar en Bruselas en una debate sobre el TLC, se encuentra en Madrid también para promocionar su candidatura al cargo de director general de la Organización Internacional del Trabajo (OIT), con sede en Ginebra.

El nuevo director general de la OIT, que sustituirá al chileno Juan Somavia, será elegido el próximo 28 de mayo y al cargo también aspira el actual director adjunto de la organización, Guy Ryder.

"Yo soy el único candidato de las Américas", afirmó Garzón, que añadió que cuenta "con el respaldo de los gobiernos de América Latina y del Caribe".

En España, el vicepresidente colombiano se reunió ayer con la vicepresidenta del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría; la titular de Empleo, Fátima Báñez, y representantes de la Confederación Española de Organizaciones Empresariales (CEOE) y hoy lo hará con los responsables de los dos principales sindicatos, UGT y CCOO.

"Los tres sectores ven con simpatía, con respeto la hoja de vida de mi persona", explicó Garzón, inmerso en una campaña internacional para recabar apoyos a su candidatura.

El vicepresidente colombiano no cuenta con el respaldo del principal sindicato de Colombia, la Central Unitaria de Trabajadores (CUT), ni de representantes de la oposición, por creer que los ataques a sindicalistas no se han reducido bajo su responsabilidad.

"Nosotros no negamos las dificultades que tenemos", añadió, pero destacó que con su candidatura el Gobierno colombiano quiso "enviar un mensaje muy fuerte" a la sociedad colombiana y a la comunidad internacional "de total compromiso" con el respeto integral a los derechos humanos, incluyendo los derechos laborales y las libertades sindicales.


EFE
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?