| 7/2/2007 12:00:00 AM

Gobierno de Bush trabajará por el TLC con Colombia

Susan Schwab, representante comercial de Estados Unidos (USTR), dijo que esperaba trabajar con el Congreso de su país en la aprobación de los tratados de libre comercio con Perú y Colombia.

WASHINGTON _ Susan Schwab, representante comercial de Estados Unidos (USTR), declaró el lunes que la ampliación por ocho meses de las preferencias comerciales andinas servirá de base al gobierno del presidente George W. Bush para trabajar con el Congreso en la aprobación de los tratados de libre comercio con Perú y Colombia.

Pero Schwab, cuya oficina se encarga de las negociaciones comerciales internacionales, no hizo declaraciones sobre las perspectivas para ese período del comercio estadounidense con Bolivia y Ecuador, los otros dos beneficiarios de las preferencias y que no entraron al libre comercio.

USTR no tiene participación directa en la renovación porque ésta se da por iniciativa del Congreso, que estableció el programa en 1991 para compensar esfuerzos de los cuatro países en la lucha antidrogas. Pero Bolivia y Ecuador han expresado reiteradamente en Washington que deseaban un nuevo tipo de relación comercial con Estados Unidos para evitar el círculo vicioso de la renovación periódica de las preferencias.

Por iniciativa del propio Congreso, las preferencias fueron ampliadas en 2001 por cinco años hasta diciembre de 2006 al expirar después de 10 años. Luego tuvieron una segunda prórroga, esta vez de seis meses, en diciembre de 2006. Los nuevos ocho meses de vida concluirán el 29 de febrero de 2008

Schwab dijo que esperaba trabajar con los miembros del Congreso "en la aprobación de los tratados de libre comercio con Perú y Colombia durante este periodo de extensión".

Los dos tratados ya están firmados y John Veroneau, segundo funcionario más importante de USTR, dijo que el tratado peruano sería el primero en pasar a la ratificación, este mes antes de receso legislativo de agosto.

"Los tratados comerciales ofrecen importantes oportunidades para un mayor fortalecimiento de las relaciones comerciales con estos países andinos y proveer acceso sin costo alguno a empresarios y agroindustriales estadounidenses a esos mercados", dijo Schwab en una declaración escrita.

Horas antes, la Casa Blanca informó que el presidente George W. Bush había convertido en ley el proyecto del Congreso que amplía por ocho meses esas preferencias.

Bush firmó el proyecto el sábado en Kennebunkport, Maine, donde es anfitrión en su casa de verano del presidente ruso Vladimir Putin. Ese día expiraron los seis meses del más reciente alargue.

"Es una buena noticia para Colombia", dijo la embajadora de ese país Carolina Barco.

Indicó que la prórroga debe ser entendida "como un puente hacia la aprobación legislativa y la posterior entrada en vigor del tratado de libre comercio", dijo en una declaración escrita.

El embajador ecuatoriano Luis Gallegos afirmó a su vez que el gobierno del presidente Rafael Correa estaba "complacido" de que el Congreso haya reconocido "la importancia crítica de la ley para nuestro país y la región andina como un todo".

Pero, hizo notar también su "decepción de que no fuera extendida" por lo menos por los dos años y tres meses contenidos en el proyecto original".

Ese lapso había sido propuesto por miembros de la mayoría demócrata del Comité de Medios y Arbitrios de la Cámara de Representantes, pero en el proceso de búsqueda de un acuerdo bipartidista y bicameral encontró una fuerte resistencia en el senador Chuck Grassley, el republicano mas influyente del Comité de Finanzas del Senado.

Grassley tiene desde sus tiempos de presidente de ese comité senatorial deseos de cortar todo tipo de preferencias a los países que no colaboran con la política comercial exterior de Washington u hostilizan a corporaciones e inversionistas estadounidenses.

En el caso de las preferencias andinas, las intenciones de Grassley se orientaban a Ecuador y Bolivia, donde sus gobiernos están siguiendo políticas nacionalistas y tienen otros planes en el comercio exterior con Estados Unidos.

Veroneau dijo que Bolivia y Ecuador tendrán que "reflexionar" en los siguientes ocho meses sobre el trato que reciben las empresas extranjeras en esos países.

Si las preferencias no se renuevan el próximo año, mas de 1,5 millones de empleos se verían afectados y más e 1.500 millones de dólares en exportaciones no tendrían mercado.

AP

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?