| 11/18/2010 9:00:00 AM

GM resurge luego de la quiebra y del control gubernamental

La última vez que General Motors hizo una gran fiesta fue hace tres años, por su 100mo aniversario, y dos meses después su director general estaba ante el Congreso implorando dinero para rescatarla. Ahora GM prepara otra celebración: por su futuro.

La automotriz volverá a ser el jueves una compañía con presencia en bolsa al realizar una oferta inicial de acciones, poniendo fin al control mayoritario del gobierno federal y cerrando un capítulo extraordinario en la historia empresarial de Estados Unidos.

El gobierno debe recibir unos 13.600 millones de dólares cuando las acciones de GM comiencen a cotizar en la Bolsa de Valores de Nueva York. El Departamento del Tesoro habrá de desprenderse de 412 millones de papeles de GM para reducir su participación en la empresa de 61% a casi el 33%.

GM fijó el miércoles el precio de 33 dólares por cada acción común. Cuando el gobierno y otros propietarios vendan esos papeles, recibirán 18.200 millones de dólares a cambio.

La automotriz obtendrá 5.000 millones por la venta de 100 millones de títulos preferentes al precio individual de 50 dólares. En total, la venta de las acciones comunes y preferentes pondrán el valor de la operación en 23.200 millones de dólares.

El presidente Barack Obama dijo que el plan de General Motors de cotizar de nuevo en la bolsa representa un hito no sólo en el repunte de esa emblemática compañía, sino en toda la industria automotriz estadounidense.

El mandatario indicó que el dinero inyectado a GM y a Chrysler ayudó a salvar empleos, a rescatar una industria ubicada en el corazón del sector de manufactura de Estados Unidos, y a colocarla en posición de ser más competitiva en el futuro.

La oferta accionaria es el nuevo hecho en una serie de acontecimientos vertiginosos en los dos últimos años en la emblemática empresa estadounidense.

En septiembre del 2008, GM celebró sus 100 años de vida. Durante ese tiempo la empresa vio muchos cambios, dijo el entonces director general Rick Wagoner, quien dos meses después solicitó el rescate gubernamental. Y cuatro meses más tarde, Obama lo cesó del cargo.

En junio del 2009, GM solicitó protección por bancarrota, y al recibirla empezó a salir de la mayoría de sus deudas, pero con el control mayoritario del gobierno. Desde entonces, GM ha pagado o acordado pagar 9.500 millones de dólares. Ahora, el gobierno esta más cerca de recuperar parte de los 50.000 millones de dólares que inyectó a la empresa.

Tras la oferta inicial, las autoridades federales aún serán propietarias de unos 500 millones de títulos, los cuales tendrán que vender en 53 dólares cada uno _lo que equivaldría a 26.400 millones de dólares_ para que los contribuyentes recuperen sus 50.000 millones.

AP

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?