| 4/27/2009 12:00:00 AM

GM recortará empleos y cerrará plantas

La automotriz estadounidense General Motors anunció un nuevo plan de reestructuración que incluye más recortes de empleos, cierres de plantas, una nueva oferta a los acreedores y la eliminación de su marca Pontiac.

 La automotriz General Motors Corp anunció el lunes un plan de recorte de empleos, cierre de plantas y venta su marca Pontiac, en una profunda reestructuración que la haría emerger bajo el control del Gobierno de Estados Unidos y su principal sindicato.

El presidente ejecutivo de GM, Fritz Henderson, dijo que la automotriz se declarará en quiebra si fracasa su oferta de canje de bonos por acciones con la que espera recortar en US$27.000 millones la deuda de la firma.

"Creo que hay que lidiar con la realidad," dijo Henderson a periodistas y añadió que ahora es más probable el riesgo a que pidiera la protección por quiebra.

La nueva GM que emergería de la reestructuración, si es exitosa, pertenecerá en un 89 % al Gobierno y al sindicato Trabajadores Automotores Unidos (UAW, por su sigla en inglés).

"El canje de bonos tiene que ser exitoso para que evitemos la bancarrota", comentó Henderson.

"No es imposible, pero una bancarrota ahora es más probable", añadió.

GM comentó que ahora pretende reducir el número de concesionarios a 3.605 en el 2010, desde las actuales 6.246, y la cifra de plantas a 34 el próximo año, desde las 47 actuales, y a 31 en el 2012.

También espera recortar el número de empleados por hora en Estados Unidos a 40.000, desde los actuales 61.000.

"El plan de GM para la deuda representa un importante paso en los esfuerzos de GM para reestructurar a la compañía," dijo en un comunicado el grupo asesor de la Casa Blanca para el sector automotor, liderado por Steve Rattner.

Las acciones de GM saltaban un 23 % y sus bonos también avanzaban.

En total, GM espera recortar obligaciones por US$44.000 millones mediante el canje de bonos y pagando la mitad de los US$20.000 millones que debe al UAW con una participación accionaria de casi un 40 % de la compañía reestructurada.

El Tesoro de Estados Unidos convertirá alrededor de US$10.000 millones de la financiación de emergencia que ha provisto a GM desde que comenzó el año a cambio de una participación de un 50 %.

GM informó a la Comisión de Valores estadounidense que emitirá 225 acciones comunes por cada US$1.000  de capital de las notas de deuda y pagará en efectivo por el interés acumulado.

Bajo los términos del canje, los acreedores tendrán hasta un 10 % de las acciones comunes de GM y los accionistas existentes se quedarán con un 1 %.

"No voy a evaluar qué es justo", sostuvo Henderson.

"Eso lo deben determinar los acreedores individuales", añadió.

Escarba más profundo


La semana pasada, GM tomó US$2.000 millones de fondos de emergencia del Gobierno de Estados Unidos, que ya le ha aportado unos US$15.400 millones .

El Gobierno de Barack Obama dijo en marzo a la firma que tiene hasta el 1 de junio para profundizar y acelerar sus planes de reestructuración, si pretende recibir más apoyo estatal.

La automotriz planea eliminar a Pontiac a fines del año próximo y frenará la producción de sus modelos Saturn a fines del 2009.

Una venta de la marca Hummer SUV todavía es una "posibilidad razonable", sostuvo Henderson.

Las medidas dejarán a GM, que solía ser la automotriz más grande del mundo, con sólo cuatro marcas -Chevrolet, Cadillac, Buick y GMC- y una red de alianzas internacionales, a la vez que su brazo europeo Opel es vendido a un nuevo inversionista.

GM espera terminar el año con ventas estables en Estados Unidos, en casi 10 millones de unidades, luego de los profundos recortes de costos.

Eso le permitiría comenzar a generar efectivo tan pronto como el año próximo, si el mercado estadounidense ve una recuperación al menos modesta, dijo Henderson.

La compañía había presentado al Gobierno algunos planes para acelerar sus reducciones de costos, pero el Ejecutivo los rechazó por considerarlos muy pequeños y lentos, lo que generó la salida del ex-presidente ejecutivo Rick Wagoner.

GM dijo que está trabajando para cerrar o detener seis fábricas más que las anunciadas en el plan original rechazado por el Gobierno.

La automotriz tiene 47 plantas de ensamblaje, carrocerías y sellado en Estados Unidos.

Los recortes de empleos por hora serán 7.000 a 8.000 más que el proyecto anterior y la reducción de concesionarias agregará el cierre de 500 agencias cuatro años antes que en el plan previo.

 

 

 

(REUTERS)

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?