| 6/24/2009 12:00:00 AM

GM recortará cerca de 4.000 empleos a finales del año

Aproximadamente 4.000 empleados más de General Motors Corp. perderán su trabajo a finales del año mientras el fabricante de automóviles continúa reduciendo su plantilla laboral.

La compañía notificó a través de un correo electrónico a sus más de 27.000 trabajadores no fabriles de Estados Unidos que ofrecerá paquetes estandarizados de indemnización por cese, mientras que los empleados que están cerca de la edad de jubilación tendrán la oportunidad de retirarse antes, dijo el vocero Tom Wilkinson.

Serán necesarios algunos despidos, señaló Wilkinson, conforme GM trata de disminuir su fuerza laboral asalariada a cerca de 23.500 empleados para el fin de año.

La empresa está bajo protección por bancarrota y ha recibido cerca de 20.000 millones de dólares en préstamos gubernamentales. El grupo de trabajo del Departamento del Tesoro que maneja el caso de las compañías automotrices está supervisando el plan de reestructuración de GM para emerger de la bancarrota como una empresa más adelgazada y competitiva.

Wilkinson dijo que el Departamento del Tesoro aprobó la oferta de jubilación anticipada y los paquetes de indemnización. El vocero no quiso dar un cálculo sobre cuánto costarán a la compañía las indemnizaciones. "Pudimos hacer esto porque es una manera efectiva en términos de costo para lograr estas reducciones", apuntó. GM ya ha reducido su fuerza laboral asalariada en más de 2.000 puestos este año. La empresa comenzó el 2009 con aproximadamente 29.650 trabajadores, dijo Wilkinson.

Los empleados que acepten salir de la compañía recibirán una indemnización de dos semanas de salario por cada año de servicio, con un límite de seis meses de salario, agregó Wilkinson. Para quienes están cerca de la jubilación, existen paquetes que les permitirán jubilarse antes con prestaciones, apunto el portavoz.

Los despidos se realizarán con base en desempeño, capacidades y antigüedad en el empleo, dijo Wilkinson. Se pidió a los trabajadores que respondan a las propuestas a más tardar el 3 de agosto. La compañía planea determinar el 1 de octubre quién se irá, agregó. Los recortes variarán por departamento. Por ejemplo, el de desarrollo de vehículos eléctricos, en el cual la empresa está apostando para sus ventas futuras, tendrá menos recortes que otras áreas, comentó el vocero.

Recursos para Venezuela

Las autoridades aprobaron US$430 millones para la filial local de la ensambladora estadounidense General Motors (GM) para cubrir sus compras externas en los próximos seis meses, pero la empresa sostiene que el monto es insuficiente para reactivar sus operaciones que se paralizaron el pasado 19 de junio por tres meses.

Venezuela mantiene desde el 2003 un control de cambio, y todos los importadores están obligadas a recurrir a la Comisión de Administración de Divisas (Cadivi) para obtener las divisas oficiales que se cotizan a la tasa de 2,15 bolívares fuertes por dólar.

Desde la segunda mitad del año pasado los importadores y empresarios vienen denunciando que el Cadivi ha incurrido en demoras en la entrega de los dólares oficiales, situación que se ha generado por la caída de los precios petroleros, que son la principal fuente de ingresos de divisas del país. El presidente de General Motors Venezolana (GMV), Ronaldo Znidarsis, dijo el martes a la prensa que el gobierno le informó a la mayor ensambladora del país que entre junio y diciembre "teníamos derecho a US$430 millones" para cubrir sus importaciones.

Znidarsis indicó que el monto de divisas aprobado "no resuelve el problema" de la deuda de US$1.150 millones que mantiene GMV con sus proveedores internacionales, y solo le permitiría mantener uno de los tres turnos de sus dos plantas de producción de vehículos y camiones. Entre mayo y junio pasado el gobierno le entregó a GMV US$120 millones para cancelar parte de las obligaciones que mantenía con sus proveedores internacionales, lo que le permitió reducir su deuda total a US$1.150 millones, precisó el directivo.

"A los proveedores internacionales mientras nosotros no les presentemos un plan de pago de la deuda vencida concreto no nos van a despachar más material", afirmó Znidarsis a la salida de una reunión con los integrantes de la Comisión de Desarrollo Económico de la Asamblea Nacional, donde se analizó el cese de operaciones de la ensambladora que genera la mitad de los vehículos del país.

GMV paralizó el 19 de junio la producción de vehículos de pasajeros por unos tres meses debido a la falta de piezas generada por el atrasado del gobierno en la entrega de los dólares para importarlas. La ensambladora sólo dejó activa su planta de camiones en la localidad central de Mariara, estado Carabobo, pero anunció que de mantenerse el problema de los suministros de dólares también podría detener esa instalación entre agosto y septiembre. Al ser preguntado sobre si GMV está en capacidad de reactivar sus operaciones en septiembre, Znidarsis dijo que "en este momento" no hay condiciones de reiniciar su producción en tres meses.

"Cada semana de retraso, en tener un plan de pago para los proveedores, y que los proveedores no acepten ese plan de pago, es una semana de retraso en el inicio de las operaciones", añadió.

Znidarsis admitió que "cuatro meses de parada no van a poner en una situación de solvencia y liquidez muy, muy crítica". En relación al comunicado que difundió en la víspera el Ministerio para Ciencia, Tecnología e Industrias Intermedias en el que desestimó la situación de GMV, y atribuyó sus problemas a la crisis que enfrenta su empresa matriz en Estados Unidos, Znidarsis dijo que el "único impacto" que han recibido las filiales de GM es que "no vamos a tener más soporte financiero" cuando tengan problemas.

Agregó que como parte del plan de ayuda financiera que acordó el gobierno estadounidense para GM, se estableció que "ningún dólar sale de Estados Unidos para soportar ninguna operación".

El directivo sostuvo que la cifra que difundió el gobierno en cuanto a que GMV habría importado 151.115 vehículos en el 2007 es "no correcta", debido a que ese año la empresa importó sólo 79.000 unidades, y fabricó en el país 71.000 autos. El gobierno anunció el lunes que había aprobado US$2.000 millones para las importaciones del sector automotriz. La Cámara Automotriz de Venezuela (Cavenez) dijo en marzo pasado que debido a los retrasos del gobierno en la autorización de los dólares, las siete ensambladoras locales habían acumulado deudas por US$2.000 millones con sus proveedores.

 


Agencias/Dinero

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?