| 8/12/2008 12:00:00 AM

Givenchy llega a Colombia

Colombia compró US$348 millones en perfumes. Podría invertir US$50 millones en ropa cara. Es la apuesta de Givenchy que llega con fuerza a América Latina.

La marca francesa Givenchy viene con todo al mercado de América Latina. En tres años esperan convertirse en la maraca europea más importante de la región, con 72 franquicias sin contar con otras tantas en Brasil. Empezaron en Perú con una tienda piloto, pero van a México, Venezuela, Aruba, Curazao y San Martín.

“Las ventas no las quiero revelar, pero le aseguro que Givenchy se va a convertir en la marca más famosa de América Latina”, dijo el panameño Felipe Álvarez, propietario de la franquicia regional de la casa de modas.

En Colombia tienen una estrategia que puede parecer extraña. Tienen adelantadas las conversaciones para franquiciar sus dos primeros almacenes, uno en Cúcuta y otro en Bucaramanga.

¿Qué metas tiene Givenchy en la región?
Convertirnos en tres años en la marca europea más importante en Latinoamérica. Tenemos un concepto europeo con licencia de fabricación y somos la única empresa en el mundo que tiene la licencia de fabricación de una marca europea para América Latina. Nuestra visión es montar tiendas de franquicia en toda la región. Empezamos en Perú con la primera tienda piloto.

Vamos a abrir en México, Venezuela, Aruba, Curazao y San Martín, y en Colombia tenemos dos futuros licenciatarios.

En tres años esperamos tener 72 franquicias en toda América Latina exceptuando Brasil. Allí vamos a montar nuestra propia empresa porque es muy grande y hay que manejarlo de manera diferente.

¿Qué los atrae del mercado colombiano en momentos de desaceleración de la economía?
Hoy vivimos un estilo de vida enfocado hacia el lujo y hacia los productos de renombre y prestigio. Hemos encontrado en Colombia cada vez más gente con mayor poder adquisitivo. Independiente de la recesión económica, hay mucho dinero y la gente que tiene esa capacidad prefiere ir a comprar a Europa a Estados Unidos. Queremos que esa gente participe parte de sus compras en nuestros productos.

El año pasado Colombia fue el país de Latinoaméricaque más perfumes y fragancias consumió, con cerca de US$348 millones. Son números que atraen. Si pudieron gastar en perfumes, podrían invertir unos US$50 millones en esta clase de ropa.

¿Cómo diseñan sus colecciones de ropa de mujer?
La empresa panameña tiene la licencia de distribución y comercialización de Givenchy desde México hasta Argentina incluidas las islas del Caribe. De París mandan lineamientos, líneas de estilo, materiales que debo trabajar. Yo los desarrollo, los adapto al mercado y devuelvo todo actualizado a París. Ellos aprueban la colección. Traemos una colección basada en la globalización para un hombre moderno.

La producción se hace en Oriente. Y compro telas en Europa. En Colombiamoda estuvimos lanzando la marca, pero con fines de franquiciar la marca para tiendas. Así lo vamos a hacer en todos los países. Acabamos de volver de Intermoda en México e hicimos el mismo ejercicio de aquí.

¿Van a traerlo todo de Oriente, o van a producir en Colombia?
Estamos negociando producciones en Perú, quizás en Colombia porque queremos aprovechar la ventaja comparativa de la Comunidad Andina. Estamos trabajando en la posibilidad de producir en Colombia. La primera tienda en Colombia estará abierta en diciembre de este año en Cúcuta, la ciudad donde menos pensamos llegar y le sigue Bucaramanga.

En Cúcuta porque el franquiciatario nos visitó en nuestras oficinas centrales. Es de Cúcuta, puso a disposición un local y se enamoró de la marca y decidió montar la primera tienda en su ciudad. Ellos tienen un proyecto de 7 tiendas y vamos a ir paso a paso.

La franquicia en mobiliario e inventario inicial la franquicia vale US$120.000 y el franquiciante pone el local.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?