| 6/8/2007 12:00:00 AM

G8 concluye cumbre con países emergentes, Africa y Bush enfermo

En una declaración, los países del G-8 consideraron que las naciones emergentes pueden jugar un papel importante en el desarrollo de Africa y las llamaron a involucrarse. El presidente de Estados Unidos se enfermó del estómago.

HEILIGENDAMM, Alemania _ Los líderes del Grupo de los Ocho concluyen el viernes su reunión cumbre con sus contrapartes de cinco países emergentes con los que dialogarán sobre el clima y el comercio, y se reunieron con mandatarios africanos a los que les ofrecieron ayuda millonaria para combatir enfermedades.

La última jornada del G-8, un día después de pactar un acuerdo para reducir "sustancialmente" las emisiones de gases de efecto invernadero, comenzó con la noticia de que el presidente estadounidense George W. Bush se enfermó del estómago y ello lo obligó a perderse la mesa de trabajo sobre Africa. Horas después, la Casa Blanca informó que el mandatario estaba mejor y que se reincorporaría a las últimas actividades.

El Grupo de los Ocho está integrado por Estados Unidos, Alemania, Francia, Gran Bretaña, Italia, Canadá, Japón y Rusia.

Los líderes del G-8 iniciaron los trabajos con los presidentes de Egipto, Argelia, Senegal, Ghana y Nigeria, a quienes les dijeron que se acordó un paquete de apoyo por 60.000 millones de dólares para luchar contra el sida, la tuberculosis y la malaria en su continente.

"Estamos conscientes de nuestras obligaciones y nos gustaría cumplir las promesas que hemos hecho, y lo estamos haciendo", dijo la canciller alemana Angela Merkel después del encuentro con los africanos.

Organismos civiles habían acusado una y otra vez a los países más ricos de no cumplir su promesa hecha en la cumbre del G-8 en el 2005 en Escocia, cuando dijeron que incrementarían en 50.000 millones de dólares anuales la ayuda a países pobres. La nueva promesa no señala plazos ni especifica si incluye ayuda prometida con anterioridad.

En una declaración, los países del G-8 consideraron que las naciones emergentes pueden jugar un papel importante en el desarrollo de Africa y las llamaron a involucrarse.

El encuentro con representantes africanos ocurrió precisamente antes de una reunión con el llamado Grupo de los Cinco países emergentes, que integran Brasil, China, India, México y Brasil.

El G-5 se encontró el jueves en Berlín para fijar sus posiciones respecto a la reunión con el G-8 y uno de los temas fue el cambio climático, el tema estrella de la cumbre en Heiligendamm y sobre el cual se logró un acuerdo para hacer reducciones sustanciales de gases y la promesa de los ocho países industrializados, incluido Estados Unidos, de considerar seriamente la meta de recortes de 50% en las emisiones para el 2050 hecha por la Unión Europea, Canadá y Japón.

Las cinco economías emergentes coincidieron en que las naciones desarrolladas tienen una mayor responsabilidad en combatir el calentamiento global, debido a que por su desarrollo han contribuido más a la emisión de gases de efecto invernadero.

El presidente brasileño Luiz Inácio Lula da Silva, que también espera hablar de comercio, dijo a periodistas al final del encuentro que su país no acepta la idea de que las naciones en desarrollo tengan que hacer sacrificios en materia climática.

Los países industrializados también discutían un posible acuerdo sobre la provincia serbia de Kosovo, a cuya independencia se ha opuesto férreamente Rusia.

Una reunión más prevista era entre el G-8 y los dirigentes de las Naciones Unidas, el Banco Mundial, la Organización Mundial de Comercio y el Fondo Monetario Internacional.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?