| 5/12/2009 12:00:00 AM

FMI aprueba crédito para Colombia

El gobierno colombiano es el segundo país de américa latina que obtiene este tipo de crédito. Los US$10.500 millones se usarán en el caso de que se agrave el impacto de la crisis económica mundial.

El Directorio Ejecutivo del Fondo Monetario Internacional (FMI) aprobó un acuerdo por un año por un monto de US$10.500 millones a favor de Colombia en el marco de la Línea de Crédito Flexible (LCF). Las autoridades colombianas lo consideran un seguro para enfrentar posibles impactos adicionales ocasionados por la crisis global.


La línea de crédito esta disponible para países que tengan una larga trayectoria de políticas macroeconómicas y marcos institucionales sólidos. Ahora Colombia es uno de ellos. Este es el tercer acuerdo de este tipo firmado: México y Polonia fueron los primeros. Esta línea de crédito a diferencia de los programas crediticios tradicionales se puede utilizar en cualquier momento. No está restringida ni condicionada al cumplimiento de unos objetivos específicos. Se da por hecho que los países tengan continuidad en sus políticas económicas.


“En la última década, Colombia ha registrado resultados macroeconómicos muy favorables, apoyándose en sólidos marcos institucionales. El crecimiento del PIB ha sido fuerte. El régimen de metas de inflación ha reducido la inflación a niveles de un dígito.... La cuidadosa supervisión y regulación han preservado la solidez del sistema financiero.” Afirmó, John Lipsky, el primer director adjunto del FMI.

 

Después de crecer un 2,5 % en el 2008 y un 7,5 % en el 2007, el país enfrenta un estancamiento económico. Se vio afectado por la crisis global, que ha reducido los precios de las materias primas y la demanda por sus productos. A diferencia de la crisis pasada, el país no ha sido afectado por fuertes fugas de capitales, la caída del peso ni elevadas tasas de interés

“Pese a sus fundamentos económicos sumamente sólidos, las perspectivas a corto plazo de Colombia se han visto perjudicadas por el entorno mundial. Si bien el tipo de cambio flexible permitió absorber la primera ronda de efectos de la crisis mundial, la debilidad de la demanda externa ha generado una contracción de las exportaciones y una considerable desaceleración de la actividad económica” agregó Lipsky.

Para finalizar, destacó que la reducción de las tasa de interés inyecta liquidez al sistema y que esta es una estrategia prudente para manejar la crisis.

 

(REUTERS-Dinero.com)


 

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?