| 10/18/2011 8:00:00 AM

Florida Power House, un negocio en medio de huracanes

En la Florida, específicamente en Miami, los dos últimos huracanes que golpearon su costa fueron Katrina el 25 de agosto de 2005 y el 24 de octubre de ese mismo año. Pero hay empresas que fluyen en medio de las tragedias.

Estos fenómenos naturales trajeron muchos daños materiales, muchas compañías perdieron sus instalaciones y aglunas tuvieron que cerrar, pero a pesar de la tragedia, hay empresas que en medio de estas dificultades mejoran sus ingresos.

Es el caso de Florida Power House, una organización que nació en enero de 2006, que se dedican a la instalación, mantenimiento y reparación de generadores. En temporada de huracanes sus ventas y servicios aumentan entre 50 y 75%, solamente con el anuncio de tormenta. Si llega algún huracán, éstos alcanzan el 100 o 200%.

En época que no es de huracanes, la compañía no baja sus ingresos. Guillermo Hernández, presidente de Florida Power House explica que "los generadores automáticos requieren mantenimiento y reparaciones igual que un carro. Las unidades tienen unas características que hacen que se prendan semanalmente por 15 minutos, así que siempre requieren de mantenimiento así no haya apagones".

Magaly Hernández, vicepresidenta de la compañía, advierte que "la idea de crear Florida Power House nació porque después de los grandes huracanes vimos la necesidad de tener una empresa que prestara el servicio de instalación y mantenimiento de plantas eléctricas automáticas".

Florida Power House tiene su sede en Miami, atiende la costa Este y ya ha empezado a recibir pedidos de otros estados del centro y occidente de Estados Unidos. De igual forma, están mirando la posibilidad de ingresar al mercado latinoamericano, específicamente al colombiano.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?