| 7/10/2008 12:00:00 AM

Fed y gobierno piden reforma al sistema financiero en Estados Unidos

El presidente la Reserva Federal, Ben Bernanke, y el secretario del Tesoro, Henry Paulson, indicaron al Congreso que son necesarios nuevos poderes reguladores para proteger la economía nacional de las consecuencias derivadas del colapso de cualquier firma importante de Wall Street.


Sus recomendaciones forman parte de un debate más amplio ante la Comisión de Servicios Financieros de la Cámara sobre la reforma del anticuado sistema regulador de Estados Unidos, que data en su mayor parte de la Gran depresión de los años 30. El objetivo es blindar el sistema para que pueda responder mejor a una crisis como la de la vivienda y la del crédito, muy nocivas para la economía.

Tanto Bernanke como Paulson respaldaron la creación de nuevos procedimientos para que el gobierno pueda liquidar ordenadamente un banco de inversiones quebrado, aislando con ello al sistema financiero y la economía en general. Esos poderes y procedimientos, existentes en lo que a la banca comercial se refiere, podría haber facilitado una disolución más ordenada de Bear Stearns.

"Ante el episodio de Bear Stearns, el Congreso debería considerar si son necesarios nuevos medios para lograr la liquidación sistemáticas de importantes firmas (de Wall Street) que se encuentren al borde de la bancarrota, junto con un procedimiento más oficial para decidir cuándo deber ser usados estos procedimientos", afirmó Bernanke.

Paulson, que hace poco formuló esa propuesta, indicó que "es obvio que algunas instituciones, de quebrar, pudieran tener un impacto sistémico" en la economía. Empero, los bancos de inversiones deben gozar de una gran disciplina a la hora de evaluar y encarar los riesgos, sin esperar que el gobierno acuda al rescate cuando las cosas van mal", agregó. "Para que la disciplina del mercado pueda limitar de manera efectiva los riesgos, las instituciones financieras deben contar con la posibilidad de quebrar", agregó.

El respaldo brindado por la Fed a la adquisición de Bear Stearns por el banco comercial JPMorgan Chase fue criticado por los legisladores demócratas, que lo consideraron un rescate gubernamental que podría hacer peligrar miles de millones de dólares del erario.

Paulson intentó además calmar el jueves los nervios de los inversionistas ante la solvencia y liquidez de las empresas hipotecarias más importantes de Estados Unidos, Fannie Mae y Freddie Mac, que desde hace tiempo han gozado de una garantían federal implícita y cuyas acciones han bajado en los últimos meses de forma espectacular, desatando conjeturas de una posible corrida.

 

Ambas instituciones "trabajan para superar este periodo de gran desafío", aseguró Paulson al Congreso. "Su organismo regulador ha dejado en claro que cuentan con una capitalización adecuada".

 

 

 

AP

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?